Redacción EC

Sergio Busquets no ocultó su pena en el terreno de juego. El volante catalán derramó lágrimas previo al  en el minuto de silencio que se realizó por la muerte del ex director técnico, Tito Vilanova.

Las lágrimas de Busquets son totalmente entendibles, ya que el volante del Barcelona compartió vestuarios desde el Barcelona B junto a Vilanova en el año 2008. Además, fue él y Guardiola quienes lo convocaron del segundo equipo del Barcelona en tercera división al primero. Un fuerte dolor el que sufre ahora Busquets y toda la plantilla culé. 

No te pierdas