Las mujeres que no realizan ejercicio físico tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama.
Las mujeres que no realizan ejercicio físico tienen un 71% más de riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Con la misma agilidad que nos movemos al correr, la ciencia se ha encargado de estudiar cómo este deporte puede actuar como un gran soldado biológico al momento de combatir este preocupante mal: el cáncer de mama.

No es casualidad decir que el deporte es la cura de todo mal, y es cierto, el deporte sana y nos pone a punto tanto en el lado físico como en el emocional. Correr, sin duda, puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama y aquí compartiremos algunos estudios que lo confirman.

Prevenir desde la adolescencia
​Los científicos de la Universidad Southern California han confirmado que la etapa adolescente es la mejor para comenzar a prevenir el . De hecho, su recomendación general se basa en la idea de que el ejercicio moderado puede interferir en la ovulación mensual de las adolescentes y, precisamente eso, es lo que reduce la producción de estrógeno y en consecuencia, el desarrollo de células cancerosas.

El estudio fue realizado con 600 mujeres entre 35 a 64 años. A todas ellas se les realizaron distintos cuestionarios basados en las actividades que realizaban durante su adolescencia. Las experiencias se tornaron numéricas y se calcularon el número de horas de que practicaban para así sacar las conclusiones expuestas en el párrafo anterior.

Básicamente, el resultado que arrojó fue: las mujeres que habían realizado, al menos, una hora de ejercicio semanal, eran menos proclives a desarrollar cáncer de mama. Eso sí, también se llegó a la conclusión de que un mayor número de horas de ejercicio no suponía una mayor prevención.

Como dato adicional, las mujeres en cuya familia existían antecedentes de cáncer no respondían al mismo patrón y la actividad física no resultó ser un método de prevención útil para ellas.

Ejercicio y tratamiento
El grupo Líder en Investigación en Cáncer de Mama de España, , afirma la existencia de datos que sugieren que el ejercicio físico es tan beneficioso como el tratamiento posterior a la cirugía, a la hora de reducir las posibilidades de una recaída o prolongar la supervivencia.

Según los resultados, el ejercicio tiene un mayor efecto protector en las mujeres pre menopáusicas. Por otro lado, la investigación ha demostrado que las mujeres post menopáusicas necesitan hacer un ejercicio más intenso para obtener el mismo nivel de protección. Además, el documento sugiere que el efecto beneficioso del ejercicio parece más marcado en mujeres que no han tenido hijos.

Y en Perú
Conversamos con el Dr. Raúl Velarde, Director Médico y Mastólogo de la Liga Peruana contra el Cáncer y comentó que este año EE.UU. se ha convertido en el país con más casos de cáncer de mama, debido principalmente al uso de hormonas (pastillas anticonceptivas, píldora del día siguiente, etc.) además, otro punto que eleva significativamente la aparición de este mal, es la obesidad. Por tanto, afirma, que tanto el running como otros deportes, siempre serán un gran escudo protector contra la aparición del cáncer.

Información hay mucha, y la tenemos ahí, lo importante es intentar adoptar estas buenas prácticas como salir a correr/trotar, y complementarlo con una buena alimentación. Anímate y empieza con el running hoy mismo.

El Dato
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama no es una patología que se pueda prevenir; sin embargo, existen estudios recientes en los que se ha demostrado que el riesgo de padecerlo puede disminuir, realizando ejercicio físico de forma regular, al menos cuatro horas a la semana.