Esta semana continuaron las protestas en Machu Picchu, ¿cómo afectarán estas paralizaciones a futuro?
Esta semana continuaron las protestas en Machu Picchu, ¿cómo afectarán estas paralizaciones a futuro?
Javier Artica

El Gobierno debe ejercer el principio de autoridad para frenar las protestas y paralizaciones de actividades que mantiene a Machu Picchu a la deriva y que deja una pérdida diaria en el turismo interno de S/ 2.5 millones, según apuntó la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

“Los pobladores indican que están trabajando en beneficio del turismo nacional, pero nosotros queremos salir adelante no con el bloqueo ni generando violencia. Todo esto afecta una barbaridad al turismo interno”, comentó Carlos Canales, presidente de Canatur.

Señaló que el conflicto se inició porque las personas de esa localidad exigen que el tren, de una hora y medio de recorrido con sus protocolos, les cueste solo S/ 10.

“¿Quiénes promueven este tipo de cosas? Los informales. El alcalde de Machu Picchu tiene un restaurante, como muchos del frente de defensa que tienen un hotel. Ellos venden un plato de trucha a S/ 60 o una botella de agua a S/ 6 y quieren que los pasajes bajen, pero ellos siguen con sus precios”, sostuvo.

CAMINO INCA

El presidente de Canatur también manifestó que el turismo para el Camino Inca estará fuera de los catálogos estadounidenses y europeos en 2021.

“Nos dieron la noticia que está fuera de catálogo. No se vendería Camino Inca en el Perú durante el próximo año. Además, no se abrirían las reservas”, precisó.

En este sentido, Canales señaló que en su directorio se evaluó suspender las operaciones en Cusco y se impulsaría la actividad turística del norte del país.

“Esto sería con todos los empresarios y agencias de viaje porque nada nos garantiza la seguridad de nuestros pasajeros”, comentó.

EXTRANJEROS CANCELAN TOURS

Por su parte, Ricardo Acosta, presidente de la Asociación Peruana de Agencias de Viaje y Turismo (Apavit), expresó que se está haciendo un gran daño a la imagen del país con la represión de la población en Machu Picchu.

“Están en el derecho de reclamar, pero no es la forma secuestrando a 200 personas días pasados”, detalló.

Con todas estas trifulcas que ya trascendió a nivel internacional, Acosta manifestó que una agencia de viaje le comentó que un grupo de 20 alemanes canceló sus reservas para la Ciudad Imperial.

Por tal motivo, el representante de Apavit pidió al Gobierno poner orden y disciplina porque así nadie va a querer ir al Cusco.

“Deben sentarse en una mesa de diálogo, pero de una manera civilizada. Eso sí, el Gobierno no puede continuar con esta pasividad porque todos los que quieran algo harán bloqueos o marchas que atentan contra las personas hasta lograr sus pedidos”, acotó.