La startup chilena Justo crea la tienda online de los restaurantes y conecta los pedidos a motorizados. (Foto: Justo / GEC)
La startup chilena Justo crea la tienda online de los restaurantes y conecta los pedidos a motorizados. (Foto: Justo / GEC)
Lucero Chávez Quispe

Periodista

lucero.chavez@comercio.com.pe

En tiempos de pandemia, la facturación por de los ha crecido de manera considerable. Y es que ha sido la única forma de sobrevivir durante el confinamiento y ante una incierta demanda en los salones tras la cuarentena. Por ello, los negocios gastronómicos peruanos ya vienen evaluando los canales de venta online que les son más rentables, ya sea usando las apps de delivery o implementando el delivery propio.

MIRA: Servicio de delivery se mantendrá los domingos durante la inmovilización obligatoria

En este escenario, la startup chilena Justo vio la oportunidad de ingresar al Perú este mes. La firma con 2.500 restaurantes como clientes en Chile se encarga de crear sus tiendas online para gestionar los pedidos, ofrecer el servicio de delivery con sus motorizados, y contar con una aceleradora especializada en marketing para publicitar a los restaurantes asociados. Con ello, los restaurantes son quienes gestionan la data de los clientes.

Tenemos una aplicación, pero nosotros lo que hacemos es crear un [para restaurantes] y conectarla a una flota de repartidores nuestra. Nuestro fuerte no es la aplicación que vende, sino potenciar los canales directos de los restaurantes. (...) Una de las cosas que más nos diferencia de las apps es que nuestro centro gira alrededor de los restaurantes; en cambio, el centro de las apps gira en torno al que realiza la compra, y eso cambia la lógica”, indica Rodrigo Segal, cofundador de Justo, a El Comercio.

Nosotros hacemos [la logística] por atrás. El cliente se queda con la idea que fue la marca quien hizo todo”, recalca.

Conocido como el ‘anti Rappi’ en Chile, Segal explica que Justo tiene comisiones que van del 7% al 15% de las ventas; muy por detrás de lo cobran las apps de delivery, que oscila entre el 20% y 30%. “Nosotros creemos fielmente en la anti exclusividad”, añade. La implementación del e-commerce del restaurante no está atado al envío de los pedidos mediante los repartidores de la startup, por lo que el delivery puede ser realizado por una app de delivery o un motorizado propio del negocio.

Rodrigo Segal y Nicolás López, fundadores de Justo, iniciaron el emprendimiento tras conocer el caso de un restaurante que quería romper el círculo de dependencia a las apps de delivery. (Foto: Justo)
Rodrigo Segal y Nicolás López, fundadores de Justo, iniciaron el emprendimiento tras conocer el caso de un restaurante que quería romper el círculo de dependencia a las apps de delivery. (Foto: Justo)

Tras ser seleccionado por Y Combinator, una aceleradora mundial por la que también han pasado Rappi y Dropbox, iniciaron su expansión en América Latina con miras a México, país al que llegaron el mes pasado. Su ingreso al Perú no estaba en sus planes, pero lo añadieron a raíz de la coyuntura.

Gracias a la pandemia y haber sido seleccionados por Y Combinator, decidimos acelerar nuestro plan de expansión. Perú no estaba en nuestro plan inicial, solo era México, lo agregamos porque encontramos que había una oportunidad muy grande. (...) No es por cercanía, sino por estrategia. Es una capital gastronómica, y si les gusta tu solución donde normalmente el perfil del restaurantero es más exigente que en otros lugares [será una buena señal]”, explicó a este Diario.

PARA SUSCRIPTORES: Dark kitchens logran impulso ante la pandemia y aceleran su expansión en Lima para este año

ALTAS EXPECTATIVAS

Iniciaron el 2018, en Chile partieron con cero repartidores y en tres meses ya tenían dos mil repartidores, nos comenta Segal. Pero con la pandemia, dado la baja demanda por conductores de taxi, muchos optaron por ser repartidores de la startup, llegando actualmente a los 25.000 afiliados a la fecha.

Asimismo, Justo multiplicó por cinco su demanda en abril, tanto de nuevos restaurantes, como de ordenes realizadas y despachos hechos. “Aún así, después de abril logramos duplicar nuevamente los pedidos, vamos ya casi con un crecimiento de 1.000% desde febrero hasta ahora”, indica.

Con estas cifras en mano, explica Segal, la startup está “cerrando un acuerdo con el operador gastronómico más importante del país”; y prevé contar con al menos 1.000 repartidores en los primeros meses de operación. Su inversión inicial en el país es de entre US$100 mil y US$500 mil.

PARA SUSCRIPTORES: Reinicia la atención en salón, pero no hará milagros: Los retos de los restaurantes para sobrevivir este año

Esperamos cerrar setiembre con 100 operadores ya andando. Lo digo desde el lado conservador, porque es posible que sea mucho más explosivo allá, ya tenemos un equipo funcionando en Perú”, agrega. En una primera etapa, espera que los repartidores se concentren en Lima Moderna. Pero su solución de e-commerce sí podría ingresar a más regiones del país.

Y los resultados en los ingresos de la startup serán inmediatos, prevé. “Esperamos superar este año los US$5 millones de facturación”, agrega.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Deliverys se mantendrán durante la inmovilización social obligatoria los domingos