Aunque las salas de cine están vacías en el Perú como en muchos otros países del mundo, la industria debe mantenerse activa en cuanto a provisión de contenidos, para tener al consumidor interesado y preparar el retorno.
Aunque las salas de cine están vacías en el Perú como en muchos otros países del mundo, la industria debe mantenerse activa en cuanto a provisión de contenidos, para tener al consumidor interesado y preparar el retorno.
Tito Aguilar

Dentro de las prioridades de gasto del consumidor peruano, diversión se ubicaba en el tercer lugar, luego de alimento y vivienda, y antes de educación y salud, según los últimos estudios de la consultora Arellano. Si vemos los datos en frío, diríamos que los peruanos somos muy parranderos, pero no, lo cierto es que el rubro de restaurantes se encuentra dentro de esta categoría y, siendo los peruanos de buen comer, pues el hecho de salir de casa a departir en familia y amigos era parte de lo que llamábamos “entretenimiento”.