Tres razones por las que sí necesitarías tener un smartwatch
Tres razones por las que sí necesitarías tener un smartwatch
Redacción EC

No cabe duda de que hoy en día es indispensable tener un celular no solo para poder llamar o mandar mensajes desde donde nos encontremos, sino para organizar nuestra agenda y acceder a información útil para nuestro diario devenir. En ese sentido, mientras más complicada sea nuestra vida más inteligente llega a ser nuestor . De eso no quedan dudas y por eso hasta los abuelitos más tradicionales le encuentran ventajas al hecho de tener un teléfono personal en el bolsillo. En lo que sí quedan dudas es qué tan necesario es tener un .

La más reciente apuesta de las empresas de desarrollo de hardware es un reloj que haga cosas - y en forma sincronizada - propias de un teléfono pero desde la muñeca. ¿Estamos hablando de accesorios prescindibles? ¿Son productos que solo se compran por moda y no por utilidad práctica real? ¿Son un gasto superfluo? Podría creerse que son un lujo innecesario, pero no siempre es así. Para algunos usuarios, no la mayoría claro, pueden ser de mucha utilidad y convertirse en una inversión más que justificada.

1.- Rendimiento.

Si el deporte es lo suyo, o se está iniciando en el asunto, tener un reloj inteligente puede ser de gran ayuda porque le permitirá medir su desempeño. De hecho este segmento de usuarios tiene en los relojes con (con Garmin a la cabeza) un accesorio de larga data en el mercado con un uso muy intenso. No en vano los deportistas invierten mil soles en un ejemplar.

Cuando uno corre, monta bicicleta, hace caminatas y un largo etcétera de actividades similares, necesita medir las pulsaciones del corazón para parar y evitar un paro cardiaco por sobre esfuerzo, además de controlar la velocidad a la que avanza y la distancia que recorre o por donde va. Antes esto solo lo conseguías con accesorios que venden en tiendas especializadas para deportistas, pero ahora con un reloj inteligente de las marcas populares del mundo de la telefonía uno podrá, por menos dinero, tomar  todas estas mediciones y procesarlas en estadísticas vía apps del teléfono e incluso hasta compartirlas en línea con los amigos o compañeros de expedición.

Si solo tienes el smartphone corres el riesgo de que se te caiga (no son tan fiables los accesorios para sujetar teléfonos cuando vas a alta velocidad) y no será tan sencillo revisar la data porque hay que sacar el teléfono de su sitio para ver si vamos o no a la velocidad deseada.

2.- Productividad.

Aquí entran los hiper conectados, esos que necesitan estar revisando su correo y sus sistemas de mensajería todo el tiempo y que no pueden perderse una llamada importante porque significa muchos soles menos en sus comisiones de venta de fin de mes. Para ellos el hecho de tener un reloj que vibre y notifique cada vez que reciben algún tipo de mensaje puede ser de mucha ayuda, porque pueden leerlo al instante sin tener que sacar el teléfono del bolsillo o descartar contestar si no es relevante con solo mirar hacia el brazo.

Aquí de lo que se trata es de recibir las noticias respectivas rápido y sin tener que moverse. ¿Todos necesitamos eso? Claro que no. Para las grandes mayorías es innecesario gastar S/. 600 en la posibilidad de leer lo que dice el teléfono sin sacar el aparato de la cartera, pero para otros les ahorra minutos y les permite perder dinero al hacerlos más productivos. Ya es cuestión de los tiempos que puede manejar cada uno. 

3.- Salud

Todo aquel que requiere medir su ritmo cardiaco con frecuencia, que no puede realizar muchos esfuerzos y que necesita mantenerse informado sobre ciertos indicadores de salud puede encontrar en este tipo de relojes el aliado perfecto. Primero hay que instalar las aplicaciones respectivas en el celular, luego sincronizarlo con el reloj y listo, este empezará a medir los datos y enviarlos al teléfono para su procesamiento y le responderá con alertas al reloj cuando haya algún exceso o algo que deba dejar de hacer.

En la medida en que la aplicación y el recibir la información al instante con solo mirar el brazo sea de ayuda para controlar su salud la inversión estará más que justificada. De lo contrario puede tratarse sí, en efecto, de un accesorio prescindible  que entrará más en la categoría de "gustos que uno se da cuando puede".

TAGS RELACIONADOS