La falta de agua agobia a los distritos balnearios del sur
La falta de agua agobia a los distritos balnearios del sur

LUIS GARCÍA BENDEZÚ

El verano no solo procura sol y turistas a los distritos balnearios del sur de Lima. Esta temporada también viene acompañada de un racionamiento en el suministro de que incomoda a los residentes, perjudica a los empresarios y ahuyenta a los visitantes. Esta es la ardiente situación de Punta Hermosa, Punta Negra y San Bartolo.

Los distritos playeros se abastecen de agua a través de pozos controlados por . Durante la mayor parte del año, las viviendas que tienen tuberías reciben agua todos los días por algunas horas. En verano, en cambio, la población de estos distritos se triplica, especialmente los fines de semana. Por ello, Sedapal inició el 23 de diciembre un horario de abastecimiento de agua hasta abril.

Según el afiche que reparte la empresa en Punta Negra, los cuatro sectores del distrito reciben agua de forma interdiaria por 4 horas. No obstante, los vecinos y la comuna distrital aseguran que Sedapal no cumple con los horarios y que este recurso se agota rápidamente.

Lo mismo ocurre en Punta Hermosa y San Bartolo.

COBRAN LO QUE QUIEREN
A los vecinos que se quedan sin agua solo les queda adquirirla a través de camiones-cisterna particulares que proliferan durante esta temporada. Los que pasaron por inspecciones sanitarias, se proveen de agua en los pozos de Sedapal y cuentan con autorización de la empresa para distribuir el agua.

“A estos camiones-cisterna, Sedapal les proporciona agua potable a un módico precio (S/.0.70 el m³), con el fin de que ellos, a su vez, la ofrezcan a un precio razonable a quienes lo requieran”, se lee en el afiche de Sedapal.

En la práctica, el costo del agua en los distritos del sur de Lima no parece razonable.

Américo Galdós Villa, de 65 años, vive en la cuadra 3 de la calle Miguel Grau, en Punta Hermosa, y las cisternas le venden el agua a S/.80 el m3 (mil litros de agua). Este suministro apenas le alcanza para un fin de semana. “En el verano, el reparto del agua potable es una desgracia aquí”, resume Galdós.

La falta de agua también afecta a Marjorie Centeno Vega, administradora del restaurante La Negra, ubicado en el distrito de Punta Negra. Ella compra cada fin de semana dos tanques de agua a S/.50 para cocinar y atender a sus clientes. “Es una estafa, las cisternas ni siquiera dan facturas. Es difícil llevar un negocio así por la poca salubridad. Esto es muy lamentable”, denuncia Centeno.

La situación de los asentamientos humanos de Punta Negra es peor que la del Cercado. En La Merced, por ejemplo, no hay redes de agua ni desagüe. Los pobladores obtienen el líquido de un pilón que funciona tres veces por semana y por el que pagan S/.2,50 por m³ . A veces, los camiones no pasan por el barrio.

En San Bartolo incluso las discotecas y clubes tienen que abastecerse de agua mediante camiones-cisterna. El Comercio constató que en ese distrito los camiones repartidores cobran S/.40 por cada m³. Entre los más perjudicados están los hoteles, que no pueden atender al máximo de su capacidad.

Sedapal administra el servicio de agua en Punta Hermosa, Punta Negra y San Bartolo desde el 2008. Según voceros de estas comunas, la empresa no ha ampliado la red de agua significativamente en estos años.

MALESTAR VECINAL
SERVICIO INSUFICIENTE
Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo y Santa María reciben en promedio 40 litros de agua potable por segundo. Solo en Santa María no se racionaliza el suministro.

CISTERNAS Y SILOS
El 80% de la población de Punta Negra cubre la falta de agua con cisternas; y el desagüe, con silos.

LA MAYORÍA NO TIENE AGUA
En Punta Hermosa solo el 40% de vecinos tiene acceso a redes de agua en sus casas.