Redacción EC

Un tono civilizado, pocas interrupciones e incluso cumplidos: el “debate de los vicepresidentes” entre y el miércoles ofreció un marcado contraste con el violento enfrentamiento verbal entre el presidente y su rival la semana pasada.

MIRA ACÁ EL DEBATE EN VIVO:

MIRA: Trump anuncia su intención de participar en el debate del 15 de octubre con Biden: “Me siento fenomenal”

El vicepresidente republicano y la senadora demócrata se interrumpieron en sus intercambios, pero también se agradecieron, se trataron con amabilidad y se escucharon.

“Quiero felicitarla, como lo hice por teléfono, por la naturaleza histórica de su nominación”, le dijo Pence a Harris, primera candidata negra a la vicepresidencia de uno de los grandes partidos estadounidenses.

MIRA: Kamala Harris vs. Mike Pence: ¿Por qué es importante el debate entre los candidatos a la vicepresidencia?

Más adelante, Harris volvió a agradecerle a Pence luego de que éste destacara la trayectoria de los candidatos demócratas. “Respeto el hecho de que Joe Biden pasó 47 años en la vida pública. También respeto su servicio público”, dijo el mano derecha de Trump.

Una combinación de fotos de Kamala Harris y Mike Pence durante el debate. (Fotos: Robyn Beck y Eric BARADAT / AFP).
Una combinación de fotos de Kamala Harris y Mike Pence durante el debate. (Fotos: Robyn Beck y Eric BARADAT / AFP).

Varias veces más la exfiscal de California, famosa por su estilo inquisitivo, le dijo “Gracias, señor vicepresidente”.

MIRA: Pence defiende asistencia a evento en la Casa Blanca, posible origen de contagios de coronavirus

El duelo televisado en Salt Lake City, Utah, el primero y único previsto entre los candidatos a vicepresidente antes de las elecciones del 3 de noviembre, fue notoriamente diferente al caótico encuentro del 29 de septiembre en Cleveland, Ohio, entre Trump y Biden, muy cuestionado luego por el público.

Una firme advertencia por parte de la moderadora Susan Page estableció una expectativa de cortesía básica entre Pence y Harris.

MIRA: Harris dice que la gestión del coronavirus de Trump es el mayor fracaso de un Gobierno en la historia de EE.UU.

“Queremos un debate que sea animado. Pero los estadounidenses también merecen una discusión que sea civilizada. Estos son tiempos tumultuosos, pero podemos y tendremos un intercambio respetuoso”, afirmó Page.

El encuentro entre Pence y Harris cobró especial importancia cuando Trump, de 74 años, se recupera de su infección de covid-19, y Biden, de 77, podría convertirse en el presidente más anciano de la historia de Estados Unidos.

Debate entre Kamala Harris y Mike Pence. (EFE).

El coronavirus

Kamala Harris y Mike Pence chocaron el miércoles sobre la gestión del coronavirus covid-19 del presidente Donald Trump, infectado con el virus.

Harris criticó la repuesta a la pandemia de la administración Trump como “el mayor fracaso” en la historia de Estados Unidos.

“El pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país”, dijo la senadora demócrata.

MIRA: Kamala Harris dice que Trump ha perdido la guerra comercial con China

Y Pence respondió acusando a Harris de “socavar la confianza” de los estadounidenses en una vacuna contra el covid-19 que pueda surgir durante este gobierno.

“El hecho de que continúe socavando la confianza del público en una vacuna, si la vacuna surge durante el gobierno de Trump, es inconcebible. Deje de jugar a la política con la vida de las personas”, dijo el vicepresidente republicano.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia global declarada en marzo, ha superado los 210.000 muertos de covid-19, con más de 7,5 millones de personas infectadas.

MIRA: Mike Pence: “Biden y Harris apoyan que contribuyentes financien abortos”

Mamparas de plexiglás separan a Pence y a Harris en el teatro de la Universidad de Utah en Salt Lake City donde tiene lugar el debate de 90 minutos.

Tras el positivo de Trump, anunciado el viernes 2, Pence dijo que había dado negativo en las pruebas y que no lo había visto desde el martes 29.

Coronavirus en la Casa Blanca. (AFP).
Coronavirus en la Casa Blanca. (AFP).

Desempleo, impuestos y raza

La aguda crisis económica inducida por la pandemia también estuvo presente.

“Hay estimaciones que para el final de este gobierno, va a haber más pérdidas de empleo que en ningún otro gobierno”, afirmó Harris. La tasa de paro está actualmente en 7,9%.

Pero Pence, tenaz escudero de Trump, contraatacó enumerando lo que consideró la “receta” demócrata “para el declive estadounidense”: más impuestos, más regulación, prohibición de la extracción de petróleo de esquisto, abolición de los combustibles fósiles, rendición económica frente a China.

MIRA: Pence ve como “gran insulto” declaraciones antirracistas de Harris y Biden

Uno de los encontronazos más fuertes fue sobre la justicia racial, en medio de la ola nacional de protestas contra la brutalidad policial contra los negros.

Pence acusó a Biden de creer que la policía tiene un “sesgo” hacia las minorías, algo que calificó de “gran insulto” hacia los uniformados. Harris recordó que Trump dijo que había “personas muy buenas” entre los neonazis en una marcha en Charlottesville, Virginia, que derivó en actos de violencia.

Los candidatos sin embargo eludieron meterse con temas espinosos, como el aborto o el futuro de la Corte Suprema.

De guante blanco y con mosca

Aunque Pence y Harris rápidamente mostraron estar en desacuerdo en muchos temas, el tono civilizado del debate en Salt Lake City ofreció un marcado contraste con el crispado enfrentamiento verbal de la semana pasada entre Trump y Biden en Cleveland, plagado de interrupciones e insultos.

Pence demostró calma y estabilidad y felicitó a Harris, hija de inmigrantes de Jamaica e India, por la naturaleza histórica de su candidatura, que podría convertirla en la primera vicepresidente negra.

Y aunque Pence trató de retratar a Harris como de izquierda radical, a pesar de que está más cerca del ala moderada del partido demócrata, también destacó la trayectoria de servicio público de la senadora y exfiscal general de California, y los 47 años de vida política de Biden.

“Gracias, señor vicepresidente”, le dijo varias veces Harris, famosa por su estilo inquisitivo, sonriendo.

Ambos candidatos debatieron sin máscaras, pero separados entre sí casi cuatro metros y protegidos por barreras transparentes, aunque expertos advirtieron que no estaban libres de contagio.

MIRA: Una mosca en la cabeza de Pence durante el debate en EE.UU. deleita a los internautas

Pero lo más memorable para muchos quizás fue la mosca que se posó sobre la cabellera blanca de Pence, que desató una avalancha de comentarios en las redes sociales. La campaña de Biden rápidamente comenzó a vender matamoscas en internet con la inscripción “La verdad sobre las moscas”.

Una mosca descansa sobre la cabeza del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, mientras toma notas durante el debate vicepresidencial contra la candidata demócrata Kamala Harris. (Foto de Eric BARADAT / AFP).
Una mosca descansa sobre la cabeza del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, mientras toma notas durante el debate vicepresidencial contra la candidata demócrata Kamala Harris. (Foto de Eric BARADAT / AFP).

El primer y único duelo televisado previsto entre los candidatos a vicepresidente cobró especial importancia cuando Trump, de 74 años, está enfermo de covid-19, y Biden, de 77, podría convertirse en el presidente más anciano de la historia de Estados Unidos.

Otros dos debates entre Biden y Trump están programados para el 15 y el 22 de octubre, pero siguen en suspenso dada la convalecencia del presidente.

Biden, el exvicepresidente de Barack Obama que se presenta como unificador de un país dividido, lidera desde hace meses las encuestas. Y amplió aún más su ventaja, con una brecha de hasta 16 puntos porcentuales a nivel nacional.

____________________________

INFORMACIÓN PREVIA

Ya iba a ser inédito al tratarse del primer cara a cara entre dos aspirantes a la Vicepresidencia de durante una pandemia y con la participación de la primera mujer afroamericana y de ascendencia india, pero la COVID-19 del presidente , podría hacer que el debate del miércoles entre y sea aun más excepcional, con medidas como barreras separatorias de plexiglás, que ya han suscitado polémica.

La Comisión de Debates Presidenciales, un órgano no partidista encargado de la organización, anunció el lunes por la noche que tanto el vicepresidente republicano como la senadora demócrata por California estaban de acuerdo en estar separados por plexiglás para evitar contagios durante el debate del miércoles en la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

Sin embargo, el jefe de Gabinete del vicepresidente, Marc Short, apuntó este martes que su equipo no ve necesaria ninguna barrera en torno a Pence, dado que se aplicarán otras medidas como una separación de 12 pies (unos 3,7 metros).

Esta distancia es mayor a la que hubo hace una semana entre Trump y el candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, que estuvieron alejados unos 7 pies (2,1 metros) durante su primer debate, celebrado en Cleveland (Ohio), donde no hubo ninguna barrera física entre ambos.

LA CAMPAÑA DE PENCE: EL PLEXIGLÁS “NO ES NECESARIO”

“Si ella (Harris) lo quiere, (estamos) más que encantados de que se rodee de plexiglás si eso le hace sentir más a gusto”, indicó Short, citado por el diario , quien agregó “no es necesario”.

Kamala Harris y Mike Pence. (AFP).
Kamala Harris y Mike Pence. (AFP).

La idea de usar barreras físicas y otros cambios vienen después de que Trump, la primera dama, Melania Trump, y varias personas del entorno del presidente, como la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, y el director de su campaña, Bill Stepien, dieran positivo en las pruebas de COVID-19 días después del debate en Cleveland.

La madrugada del viernes, el mandatario anunció que había contraído la enfermedad y ese mismo día fue ingresado en el hospital militar Walter Reed, en las afueras de Washington, que abandonó el lunes.

Debido a esta situación, Biden y sus acompañantes en el primer cara a cara tuvieron que someterse al test, aunque nadie ha dado positivo por el momento.

Aunque Pence ha dado negativo en las pruebas de coronavirus, su proximidad con Trump y otros miembros de la Casa Blanca que se han contagiado ha causado inquietud en la campaña de su oponente.

Trabajadores instalan paneles de plexiglás entre los escritorios de los candidatos para el debate vicepresidencial de 2020 entre el vicepresidente estadounidense Mike Pence y la senadora Kamala Harris. (EFE / EPA / JIM LO SCALZO).
Trabajadores instalan paneles de plexiglás entre los escritorios de los candidatos para el debate vicepresidencial de 2020 entre el vicepresidente estadounidense Mike Pence y la senadora Kamala Harris. (EFE / EPA / JIM LO SCALZO).

YA SE USÓ PLEXIGLÁS EN UN DEBATE ENTRE CANDIDATOS AL SENADO

No sería la primera vez que se emplea plexiglás como separación en los últimos días en un debate, ya que el pasado fin de semana el senador por Carolina del Sur, el republicano Lindsay Graham, y su rival demócrata, Jaime Harrison, que le disputa el asiento en las elecciones de noviembre, estuvieron separados por una barrera de este tipo.

El asunto del plexiglás durante el debate vicepresidencial será dirimido en las próximas horas durante una reunión entre los equipos de Pence, Harris y la Comisión organizadora.

Queda también en el aire si la moderadora, la periodista de USA Today Susa Page, estará separada de los contendientes por una barrera de plexiglás, como algunos medios habían anunciado.

Esta disputa entre las campañas se enmarca en lo que se perfila como la nueva estrategia electoral de Trump tras salir del hospital, ya que se ha proclamado “inmune” a la COVID-19, pese a que su médico dijo el lunes que todavía no estaba fuera de peligro, y ha anunciado su intención de participar en el debate del 15 de octubre en Miami (Florida) frente a Biden.

Aún en riesgo por covid-19, Trump sale del hospital y promete volver "pronto" a la campaña. (AFP).

Más allá del tema del plexiglás, durante su debate, que se desarrollará entre las 19.00 y las 20.30 hora local del miércoles (01.00 y 02.30 hora GMT del jueves) los aspirantes a la Vicepresidencia estarán distanciados a más de 3,6 metros y no llevarán mascarilla facial, al igual que Trump y Biden en el suyo.

Pence y Harris tendrán que someterse a las pruebas de COVID-19 tanto antes como después del encuentro y no se saludarán estrechándose la mano al principio, como sus predecesores.

El PÚBLICO: MASCARILLA FACIAL O A LA CALLE

Quien sí estará obligado a portar máscara facial o de lo contrario no podrá entrar en el recinto será el público del acto, entre los que habrá invitados de los candidatos y algunos estudiantes de la Universidad de Utah, cuyo número estará limitado.

Durante el cara a cara de Trump y Biden, algunos invitados del presidente aparecieron sin mascarilla, lo que contrastó con los seguidores del demócrata, que todos la lucían.

Por lo demás, la Comisión de los Debates Presidenciales no ha anunciado modificaciones respecto al formato del diálogo, pese a que la semana pasada avanzó que iba a introducir modificaciones tras un caótico primer cara a cara entre Trump y Biden, marcado por las innumerables interrupciones, sobre todo del primero, que hicieron imposible que se tocaran a fondo los temas de interés para el electorado.

Por lo pronto, lo único que se sabe es que el encuentro entre Pence y Harris estará dividido en secciones de entre nueve y diez minutos, y que cada candidato tendrá dos minutos para responder a la pregunta con la que la moderadora abrirá cada bloque.

Page no ha revelado todavía la lista de temas que se abordarán en el debate.

Sea como fuere, las medidas de protección del debate del miércoles sentarán las bases para el encuentro entre Biden y Trump del próximo 15 de octubre en Miami, y de su cara a cara en Nashville (Tennessee), el 22 de octubre.

Fuente: AFP / EFE

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

____________________

VIDEO RECOMENDADO

Acusaciones e interrupciones marcaron el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden

Acusaciones e interrupciones marcaron el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden

TE PUEDE INTERESAR