Este equipo de dóbermans conquista las redes sociales
Renzo Giner Vásquez

Nací en Lima hace 23 años. Estudié Administración en la Universidad de Lima y ahora estoy en la Universidad de Lisboa ISEG. Divido mi tiempo libre entre la equitación y entrenar a mis dóberman, pueden vernos en redes como .

En el siglo XIX el recaudador de impuestos alemán Karl Friedrich Louis Dobermann decidió cruzar hasta cuatro razas de perros con la intención de conseguir un can que lo defendiera frente a posibles asaltantes. El resultado, según la historia, fue el Polizeilicher Soldatenhund [perro soldado policial en alemán]. 

En estos 200 años de historia hay quienes han estigmatizado a la raza calificándola de agresiva. Pero Leslie y sus 4 perros perfectamente entrenados, que además son estrellas de Instagram, nos demuestran que se trata solo de un prejuicio.

—Me imagino que poca gente se acerca a tus perros en la calle...
Cuando salgo a pasearlos la primera reacción de la gente es cruzar la calle o cuando paso a su lado se ponen nerviosos pese a que los perros están tranquilos. Hay mucho prejuicio por la forma del animal, por sus orejas, la cola chiquita y el tamaño. Sobre todo por las orejas.

—¿Cómo combates eso? 
En Instagram intento hacer bastantes campañas. Por ejemplo, hay una ley llamada BSL [Legislación Específica de la Raza, en español] y en Instagram buscamos eliminarla porque va en contra de razas como las del pitbull, el dóberman o el rottweiler. Lo que trato de hacer es mostrar cómo estos animales pueden ser equilibrados, compartir con gente u otros animales como mi caballo u otros perros en el parque. Al principio iba al parque y desaparecían todos los perros [risas]. Ahora ya nos conocen, la gente nos mira de otra manera y hasta nos graban porque se dan cuenta de que no son malos. A un perro no hay que prejuzgarlo por la raza, hay que darle una buena crianza para que se desarrolle de manera adecuada. 

—El cine debe ser uno de los mayores culpables de esa mala imagen. 
Totalmente. Sobre todo por esa película donde roban bancos [“La banda de los dóberman”, 1972], son famosos por eso. Pero yo uso esa película para explicarle a la gente que son perros tan inteligentes que los puedes entrenar para hacer prácticamente todo. Su inteligencia y agilidad hace muy fácil enseñarles lo que quieras. 

—Hay otro prejuicio: se espera que un dóberman esté junto a un policía y no que cuatro paseen con una chica. ¿Te lo han dicho?
[Risas] Siempre me preguntan cómo los controlo o si ellos me llevan de paseo a mí. Esto no es cuestión de fuerza sino de la actitud que le muestres a los perros. Si desde cachorro le enseñas bien él te entiende, la crianza del perro no depende de enviarlo con un entrenador para que le enseñe a sentarse, echarse o dar la pata. Debe ser una enseñanza integral, más allá de los trucos, que crezca contigo para que aprenda tus costumbres. 

—Cuéntanos más sobre el entrenamiento… 
Al que dediqué más tiempo fue a Boss. Llegó a mi casa en el 2012, tenía mes y medio de nacido y con juegos lo comencé a entrenar. Cosas simples como sentarse a esperar que ponga su plato, jugar con la pelota y corregirlo si me mordía. En cuestión de trucos no puedes hacer sesiones largas si son cachorros, máximo 5 o 10 minutos. Con el resto usé a Boss como guía.

—¿Te han sorprendido en algún momento?
Siempre digo que no cambiaría de raza. Son inteligentes, leales, llenos de energía y disposición para el entrenamiento, además forman una gran relación con el amo.  Por ejemplo, me tomó dos días enseñarle a Boss a prender la luz. Me impresiona y me gusta la facilidad de aprendizaje de esta raza.

—¿Cómo nació la idea de saltar a las redes sociales? 
Te vas a reír. Subía muchas fotos de Boss a mi Instagram y mis amigas estaban hartas [risas]. Un día vi que un perro tenía una cuenta, así que para que no me fastidiaran le hice una a Boss. Cuando llegó Kyra se transformó en Boss and Kyra Dobies y ahora, con los cachorros, son The Dobie Team. En cuanto a los seguidores, no me esperaba tal crecimiento, todo empezó porque una página de perros dóberman compartió una foto. 

—Y ahora, con más de 80 mil seguidores entre Facebook e Instagram, tus grandes rivales deben ser los videos de gatitos.  
[Risas] Y por ahí algunos perros con dos millones o un millón de seguidores. Intento interactuar mucho con las personas, trato de contestarles a todos. Eso también tuvo que ver con el crecimiento. Hago algunos videos educativos, manejo varias ideas para que a la gente le guste estar en mi página. 

—¿Te han propuesto comprar a alguno de los perros o la cuenta? 
La cuenta no, pero a uno de mis perros sí. Hubo un árabe raro que quería comprar a Boss. No sé si era mentira o no pero mi perro no se vende. También existen asociaciones que buscan que promueva su comida para perros, por ejemplo, pero ya tengo una asociación con una empresa que reparte juguetes, realmente no aceptamos a muchas. 

TAGS RELACIONADOS

No te pierdas