Stranger Things 4
2022
Netflix
Director:
Matt Duffer, Ross Duffer
Actores:
Millie Bobby Brown, Finn Wolfhard, Noah Schnapp, Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin
Género:
Suspenso, Terror, Thriller
Duración:
9 capítulos
Clasificación:
+14
"Stranger Things 4": entrevista con los actores #VideosEC #SLT
"Stranger Things 4": entrevista con los actores #VideosEC #SLT

Lo mejor del final de “″ es que, a pesar de tratarse de dos episodios extendidos, en especial ese final con metraje de película; mantiene el ritmo. Esas dos horas y media finales, que encadenan acción con desarrollo de personajes, tenía que presentar secuencias intensas, así como encuadres icónicos; eso estaba asegurado. Pero mantener la tensión por tanto tiempo, y hacerlo de manera fresca, no es fácil. Eso por sí solo ya es un triunfo.

¿Qué más cosas buenas tuvo este final? El desarrollo de personajes como Will Byers (Noah Schnapp), que descubre lo que es una decepción amorosa mientras llega a términos con su orientación sexual; Lucas Sinclair (Caleb McLaughlin), que tiene una pelea literal y figurada contra aquello que quería ser; Steve Harrington (Joe Keery), lo suficientemente maduro como para aceptar sus sentimientos sin forzar una relación con Nancy; Max Mayfield (Sadie Sink), que afronta al mismo tiempo su miedo por Vecna y también por los sentimientos negativos que tiene hacia su fallecido hermano. Incluso Eleven (Millie Bobby Brown) se redime, al menos en una escena, cuando enfrenta a su “padre”, quien otra vez planea explotarla como si fuese un objeto.

MIRA: “Stranger Things 4″: ¿cuál es el origen de los nombres que tienen los monstruos de la serie?

Y claro, Eddie Munson (Joseph Quinn), que al inicio de la temporada huyó ante lo paranormal, pero que al final, ante la posibilidad de huir, elige quedarse para darle unos segundos más al equipo encargado de matar a Vecna. Él es un personaje redondo y trágico, como Bob Newby, fallecido de la segunda temporada en circunstancias similares, solo que en esta ocasión hay mayor peligro.

EL GRAN PROBLEMA

Mientras más reflexionamos sobre la similitud de las muertes de Bob y Eddie, se hace evidente que “Stranger Things” vuelve a tocar la misma canción, por decirlo de algún modo. Pero por sí solo esta muerte no es el problema, sino cómo encaja en toda la temporada. Ben y Eddie tienen motivaciones diferentes, por lo que, si bien su final es el mismo, ambos caminos no tienen las mismas curvas o baches. Es en el “cierre” del arco de Max donde la serie acaba con cualquier duda: los creadores no se atreven a enfrentar las consecuencias de sus propias acciones.

Max eligió ser carnada para atrapar a Vecna y tuvo éxito. La misión podía causarle graves daños y eso pasa; la niña muere. Pero todo cambia cuando Eleven, que estableció un vínculo psíquico con su amiga para vencer a Vecna, recuerda los momentos que pasaron juntas y hace “algo” que la trae de vuelta la vida. Sí, ese “algo” del que nada se explica es una resurrección; poder que, justo en el momento más necesario, surge y del que no habían pistas previas.

La muerte de Eddie Munson es uno de los momentos más comentados de "Stranger Things 4"
La muerte de Eddie Munson es uno de los momentos más comentados de "Stranger Things 4" / Netflix

Aquí es cuando algo se quiebra, y no me refiero a las extremidades de Max. Se trata de la suspensión de la incredulidad, contrato tácito entre la audiencia y la ficción, donde la primera está dispuesta a obviar algunas cosas y aceptar otras; mientras que la segunda tiene que ofrecer algo verosímil dentro de este universo ficcionado. Aquí se hace claro que “Stranger Things” prefiere matar a personajes nuevos, que si bien pueden establecer vínculos sólidos con la audiencia, no se comparan al elenco principal.

Matar a Eddie no fue una decisión valiente. Mantener con vida a Max fue una decisión cobarde. No se trata de matar solo para mantener la sensación de impredecibilidad, de que todos están condenados. Hay series que lo han hecho mejor, donde ese recurso se ajusta a las historias que cuentan. Pero los creadores de “Stranger Things” saben lo suficiente como para darse cuenta que, una vez tomas impulso narrativo, las tramas tienen que responder de igual manera. Decir que aun queda una quinta y última temporada para arreglar las cosas es una excusa válida, pero eso no quita el mal sabor de boca.

Pensamientos sueltos

  • Gran uso de “Master of Puppets” para el concierto de Eddie en el Upside Down.
  • Qué inútil resultó ser Mike Wheeler esta temporada, solo un porrista para Eleven. Eso es triste.
  • Argyle se confirma como el peor personaje de la serie.
  • Qué gran momento resultó ser el de Hopper con la espada. En un principio me recordó al mito de Beowulf, pero luego noté que la espada que lleva es la misma de “Conan”; la película de Arnold Schwarzenegger.
  • Me hubiese gustado ver más desarrollo de personaje en Robin (Maya Hawke).
  • Recién al final de la temporada vemos un desarrollo en Dustin Henderson (Gaten Matarazzo), que muestra gran madurez al contar qué pasó con Eddie al único familiar vivo del adolescente.
  • ¿En algún momento veremos a Eleven sentir remordimiento por toda la gente a la que mató? Puede que jamás tengamos una respuesta.

Calificación

4 estrellas de 5

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más