Nora Sugobono

Tres aquí no son multitud. Es, de hecho, el equilibrio perfecto. Era 2018, cuando los amigos y colegas Coco Tomita, Mayra Flores y Renato Kanashiro abrieron el primer local de Shizen, un restaurante sostenido en una visión joven y una carta salpicada de creatividad que refrescó el panorama gastronómico desde el comienzo.

Lo que hacían no tenía símil: por un lado estaba la tradición, en nigiris, makis y otras piezas de sushi donde el producto siempre brilló; por otro, estaba el juego, la inventiva, con cebiches, tiraditos, fideos udón y arroces donde la sazón criolla se dejaba sentir. Shizen era, y sigue siendo, pura vida.

MIRA: Tiny houses: los peruanos que optaron por vivir en menos de 50m² y cómo hacer para tener la casita propia

Entonces dicho espacio estaba ubicado en Miraflores y se convirtió rápidamente en un lugar de culto. La única desventaja era, quizás, el aforo: era relativamente pequeño, llegó la pandemia y las cosas cambiaron rápido. En ese reto estuvo precisamente el momento para dar un gran salto: apostar por el traspaso a un local más grande y ambicioso, y seguir creciendo en el año más difícil que el rubro culinario ha vivido en su historia reciente.

Navajas de Huarmey salteadas en batayaki, sake y cítricos, coronadas con uchucuta de rocoto, culantro y ajo crocante.
Navajas de Huarmey salteadas en batayaki, sake y cítricos, coronadas con uchucuta de rocoto, culantro y ajo crocante.

Hace unos meses, Tomita, Flores y Kanashiro se mudaron a una transitada esquina de la avenida Conquistadores, en San Isidro (la misma donde antes estaba el restaurante Don Doh) y es ahí donde los encontramos ahora.

El nuevo Shizen conserva el espíritu de siempre, pero llega repotenciado con una carta llena de matices. Los nigiris siguen siendo la vedette de la casa –obligatorios el batamiso, con trucha y miso; el carretillero, con pesca del día y rocoto; y las conchas con trufa– pero hay espacio para bastante más.

MIRA: República Dominicana: así se come en un resort todo incluido en Punta Cana | VIDEO

El clima invita a probar algo fresco, como el sabroso tiradito Ancón, con pejerreyes y ají amarillo; si, por el contrario, busca algo más de contundencia, imposible obviar los fideos udón –hay con lomo y con mariscos– o un buen arroz con pato (insistimos: aquí hay variedad). Consulte por las pescas enteras cocinadas a la robata o en sudado. Algunos platos del menú están sujetos a disponibilidad, pero así es cuando el mar marca el compás.

Conchas Bataparme, hechas a la robata con salsa batamiso, parmesano y momiji de rocoto.
Conchas Bataparme, hechas a la robata con salsa batamiso, parmesano y momiji de rocoto.

La temporada manda

En Shizen, el producto lo es todo. depende de la semana y la estación, por supuesto. acaban de tener pescados enteros como cabrillas, diablos o pintadillas que se usan para la robata (parrilla japonesa). Para el resto del menú, se emplean filetes de pesca del día como fortuno, buri, mero, paramo y charela, entre otros.

En la barra de sushi también se trabaja con los insumos más frescos que haya. Además de los pescados, suele haber erizo, otoro (que se trae desde España), bonito, caballa, ostras y otros mariscos.

Más información

Dirección: Av. Conquistadores 999, San Isidro.

Contacto: 926-855394

Instagram:

VIDEO RECOMENDADO

Aprende a preparar unas deliciosas empanadas argentinas
¿Planeas hacer algo diferente el fin de semana? Aprender a preparar paso a paso unas clásicas y deliciosas empanadas argentinas.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más