Gracias a la tecnología miles del niños alrededor del mundo pueden continuar estudiando, pero ¿Cuál es el papel de los padres en este proceso de enseñanza-aprendizaje? (Foto: Shutterstock)
Gracias a la tecnología miles del niños alrededor del mundo pueden continuar estudiando, pero ¿Cuál es el papel de los padres en este proceso de enseñanza-aprendizaje? (Foto: Shutterstock)
Milenka Duarte

La pandemia del ha sacudido al mundo por completo, ya que al estar presente en más de 180 países, las autoridades se vieron forzadas a emitir un decreto de estado de emergencia, que nos permite estar a salvo en nuestros hogares con la finalidad de frenar los casos de contagio.

Este distanciamiento social ha generado una paralización masiva de los comercios y el mercado global, así también como el cierre temporal de los centros educativos, por lo que se estima a la fecha que el 91. 3% de los alumnos del mundo no están asistiendo a clases, de acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación .

Semanas atrás empezaron a surgir diversas interrogantes entorno a la educación, puesto que el año escolar corría peligro por una cuarentena que se prolonga con el tiempo. Finalmente, el jefe de Estado, en conjunto con el , anunciaron el reinicio de las clases mediante la modalidad virtual el pasado 6 de abril, con el programa .

“Las clases escolares no pueden ser presenciales, pero de las grandes crisis salen las grandes oportunidades”, refirió Vizcarra en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Miles de niños se conectaron a las señales del Estados y canales privados para conectarse a Aprendo en Casa. (Foto: Twitter)
Miles de niños se conectaron a las señales del Estados y canales privados para conectarse a Aprendo en Casa. (Foto: Twitter)

En definitiva, el coronavirus está poniendo a prueba el arte de la enseñanza, por lo que la tecnología y el internet, en estos días, son el aliado perfecto. Sin embargo, es evidente que no todos estamos tan actualizados y preparados como quisiéramos para afrontar los retos que esto nos exige.

Por lo tanto, los profesores desde sus hogares están focalizados en poder plasmar la currícula escolar a través de diversos medios interactivos y guías de estudio, mientras que, los padres como responsables de la educación de sus hijos, hoy cumplen un papel fundamental en el proceso de aprendizaje. No obstante, por lo abrumadora que puede llegar a ser la situación, muchas veces no sabemos cómo podemos apoyar a nuestros niños a potenciar su desempeño.

“En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que estamos a salvo. Si bien es cierto es un problema sanitario, también es una gran oportunidad para mejorar nuestra relación de padres e hijos. Este aislamiento nos ha forzado a mejorar nuestra comunicación y la escucha activa, permitiéndonos conocer cómo se sienten y en qué podemos ayudarlos. También es importante valorar la nueva vía de aprendizaje que tenemos en casa, dado que podemos mejorar nuestras habilidades comunicativas en redes sociales”, refirió el psicoterapeuta familiar, Percy Rivadeneyra en exclusiva con El Comercio.

-EL APRENDIZAJE EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS-

Es probable que más de uno de nosotros nos hayamos cuestionado sobre la efectividad de esta modalidad de enseñanza, teniendo en cuenta que puede surgir una preocupación por parte de los padres sobre sí sus hijos están aprendiendo o no.

Por ello, Rivadeneyra señala que es importante que entendamos que generalmente lo que educa es la experiencia, y que este tipo de vivencias en definitiva son aprendizajes, los cuales de todas maneras tienen que ser monitoreados para lograr esa aproximación sucesiva hacia el contenido. En otras palabras, brindarles las herramientas de cómo conseguir información de manera autodidacta, pero con la guía de un profesor, lo que los conduce a aprender a aprender.

Además, las personas aprendemos por necesidad y no tanto porque alguien nos ordena que escuchemos y copiemos. Por lo que esta situación nos plantea la posibilidad de que el aprendizaje significativo sea por descubrimiento.

Por este motivo, es fundamental que tanto los profesores como los padres puedan tomar en cuenta el tema de la motivación antes de presentar cualquier tipo de contenido. Como destaca el especialista, en el caso de los alumnos más pequeños la estimulación es más visual y auditiva, por el contrario, en los adolescentes es más de tipo reflexiva en base a ejemplos de la vida diaria.

-UN ESPACIO DE ESTUDIO-

Definitivamente, es sustancial destinar un lugar en nuestros hogares para que los chicos puedan realizar sus tareas escolares, lo que evitará que se distraigan y logren cumplir con los tiempos establecidos.

“Lo recomendable es que en la medida de lo posible los alumnos no estudien con la computadora en sus habitaciones porque los estímulos lúdicos pueden ser grandes distractores, incluso hasta el estar cerca de la cama puede generar sueño, lo ideal es ir a la sala o al comedor. De igual manera, es indispensable que en el caso de los niños de preescolar y los primeros grados de primaria, cuenten con el acompañamiento de los padres. No solo para vigilarlos y conocer cuáles son los contenidos que están recibiendo, sino también para que puedan asegurarse que la conexión de internet es la adecuada”, asegura Rivadeneyra.

Es recomendable que los padres puedan acompañar a sus hijos en este proceso de enseñanza-aprendizaje. (Foto: Shutterstock)
Es recomendable que los padres puedan acompañar a sus hijos en este proceso de enseñanza-aprendizaje. (Foto: Shutterstock)

-ORGANIZAR EL TIEMPO-

Es esencial que los padres determinen el cronograma de actividades. Así como en el colegio cumplen con un horario y ciertas normas, es importante que los niños continúen con estas prácticas durante esta cuarentena, garantizándoles un momento de estudio de calidad.

“La actividad es una señal de vida en nuestros hogares. Una persona que no está activa, es una persona que puede generar ansiedad, depresión y caer muchas veces en conductas adictivas o dependientes. Entonces debemos incluir actividades laborales para los adultos y escolares para los adolescentes y niños, también es crucial que cada miembro tenga un momento destinado para disfrutar de actividades individuales. Además, con la finalidad de fortalecer el vínculo entre padres e hijos, podemos establecer durante la semana diversos momentos lúdicos comunitarios”, manifiesta el psicólogo.

Igualmente, es primordial que la división del tiempo esté programada de acuerdo al nivel de desarrollo de nuestros hijos. Por ejemplo, en el caso de los adultos es de 60 minutos, en los niños de preescolar de 30 minutos y los niños de primaria y los adolescentes es de 45 minutos, es decir, al cumplirse este periodo, es necesario cambiar de actividad.

Es importante proponer actividades para compartir con la familia. (Shutterstock)
Es importante proponer actividades para compartir con la familia. (Shutterstock)

-EL JUEGO-

Jugar es un derecho de la infancia reconocido por la ONU desde 1959 (Resolución nº 1386 de la Asamblea de Naciones Unidas). A parte, gracias a este podemos observar cómo es su desarrollo integral.

Por tal razón, Rivadeneyra indica que “No es un juego hablar del juego”, ya que al ser una actividad es una forma primaria de vivencia y comportamiento, más no un distractor sin sentido como consideran algunas personas. Cabe señalar que, cuanto más actividad tenga el niño a nivel de juego estará desarrollando destrezas físicas y mentales.

Adicionalmente, el experto considera pertinente poner en práctica dos tipos de juego durante esta cuarentena. Por un lado, tenemos los juegos de construcción, un claro ejemplo son los Legos, puesto que si observamos las piezas de manera individual no significan nada, pero al momento de unirlas formas un todo.

Los bloques son muy importantes porque ellos motivan el desarrollo social y cognitivo, mientras que a la vez trabajan las destrezas motoras gruesas y finas, y la coordinación del niño. (Foto: Shutterstock)
Los bloques son muy importantes porque ellos motivan el desarrollo social y cognitivo, mientras que a la vez trabajan las destrezas motoras gruesas y finas, y la coordinación del niño. (Foto: Shutterstock)

Lo trascendental de este juego radica en que no solamente los niños son capaces de manipular las piezas y crear estructuras mentales, sino que también pueden disfrutar de sus logros, es decir, del producto final. Además de ser juegos funcionales que tienen una finalidad, también son placenteros.

Otra actividad esencial son los juegos sociales como pintar, realizar trabajos de arcilla o juegos de mesa. Gracias a estos no solo mejoramos el vínculo entre padres e hijos, sino también entre hermanos y otros miembros de la familia. De igual manera, les permite conocer la importancia de respetar las reglas y normas de convivencia.

Gracias a los juegos sociales podemos fortalecer el vínculo familiar, además los niños aprenden sobre normas de convivencia. (Foto: shutterstock)
Gracias a los juegos sociales podemos fortalecer el vínculo familiar, además los niños aprenden sobre normas de convivencia. (Foto: shutterstock)

-EL REFUERZO-

El refuerzo positivo es una buena estrategia para la educación de los niños, tanto en la escuela como en el hogar. El objetivo prioritario de usar estímulos positivos es que fomentemos aquellas actitudes y conductas que son importantes que los niños desarrollen para sus vidas.

Básicamente, consiste en brindarles una respuesta agradable y estimulante cada vez que manifiesten un comportamiento adecuado.

“El juego también funciona como un reforzador, ya que cuando una actividad es agradable para el niño, mejoramos su estado anímico. Creo que es muy importante este tema, en especial ahora, ya que al estar los niños con sus padres realizando los deberes escolares, pueden recibir refuerzos sociales como gestos, palabras de aliento, abrazos y aplausos por su desempeño”, plantea el psicoterapeuta.

El refuerzo positivo es una buena estrategia para la educación de los niños, tanto en la escuela como en el hogar. (Foto: Shutterstock)
El refuerzo positivo es una buena estrategia para la educación de los niños, tanto en la escuela como en el hogar. (Foto: Shutterstock)

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

--------------------------------------------------------

¿Hay cura para la COVID-19?

Aún no existen pruebas de que alguna vacuna o medicamento pueda prevenir o curar la enfermedad. Sin embargo, los afectados deben recibir atención de salud para aliviar los síntomas; y si el paciente está grave, deberá ser hospitalizado.

La OMS coordina esfuerzos para encontrar la cura contra este nuevo coronavirus que ha acabado con la vida de miles de personas.

¿Debo usar mascarilla para protegerme del coronavirus?

Si no tiene síntomas respiratorios característicos del COVID-19 (tos) ni debe cuidar de alguien que esté infectado, no es necesario llevar una mascarilla.

La OMS recomienda evitar su uso, debido a que, en esta pandemia, estos implementos pueden escasear. Ahora, recuerde que, si usa uno, este es desechable; es decir, solo se puede utilizar una vez.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en el Perú: La historia del profesor Efráin en tiempos de COVID-19

Coronavirus en Perú: conoce la historia del profesor Efraín en tiempos de COVID-19 17/04/2020

TE PUEDE INTERESAR

·

·

·