Con dos tantos en la portería del Schalke, el portugués Raphael Guerreiro fue la gran figura de la jornada histórica de la Bundesliga. Su equipo, el Dortmund, goleó 4-0 en casa. (Foto: AP).
Con dos tantos en la portería del Schalke, el portugués Raphael Guerreiro fue la gran figura de la jornada histórica de la Bundesliga. Su equipo, el Dortmund, goleó 4-0 en casa. (Foto: AP).
Guillermo Oshiro Uchima

“La impresión es que si la Bundesliga no se puede jugar, entonces nadie podrá hacerlo”. Toni Kroos, volante alemán del Real Madrid, explica con la misma precisión de sus botines la complicada situación de un fútbol amenazado por el COVID-19. Por ello, con las tribunas vacías pero con los ojos de más de 200 países puestos en sus canchas, el retorno de la liga germana genera esperanza. Pelotas desinfectadas, sin saludos protocolares, mascarillas en los rostros, distanciamiento social de 1,5 metros fuera del terreno de juego y un sinfín de normas de sanidad son la nueva normalidad de un deporte rey que se resiste a ser jaqueado por una pandemia. Seis partidos para un sábado feliz lo pusieron en práctica y rompieron la monotonía de una cuarentena que estaba en modo retro.

MIRA: Juan Seminario, el goleador que le hizo tres goles a Inglaterra y nunca más volvió a jugar por la selección

Este nuevo orden también ha generado situaciones impensadas en el ya viejo balompié. Desde la imposibilidad del técnico Heiko Herrlich de dirigir a su Augsburg, en la caída 2-1 ante el Wolfsburgo por romper los protocolos al salir de su concentración para comprar pasta dental, hasta la propuesta de la directiva del Dortmund de no castigar a sus futbolistas que no quisiesen jugar por temor a un posible contagio.

El duelo entre Eintracht Frankfurt y Borussia Mönchengladbach cerró la jornada sabatina y ofreció cuatro tantos, uno del local y tres de los visitantes. (Foto: EFE).
El duelo entre Eintracht Frankfurt y Borussia Mönchengladbach cerró la jornada sabatina y ofreció cuatro tantos, uno del local y tres de los visitantes. (Foto: EFE).

Si bien el 11 de marzo ya el Möenchengladbach vs. Colonia (2-1) se había disputado a puerta cerrada, los encuentros de este sábado fueron los primeros respetando todos los nuevos protocolos. Así, el primer gol celebrado a la distancia fue el del noruego Erling Haaland a los 29’ del choque entre el Dortmund, y el Schalke (4-0), en el Signal Iduna Park. Pero acostumbrarse a las nuevas medidas llevará un poco de tiempo. En el segundo tanto del Hertha en casa del Hoffenheim (3-0), por ejemplo, fue tanta la explosión de felicidad que Vedad Ibisevic recibió abrazos de sus compañeros. Algo similar ocurrió con Marcus Thuram al convertir la segunda conquista del M’Gladbach frente Frankfurt (3-1): para retribuir el buen pase de Ramy Bensebaini no tuvo mejor idea que darle un beso en la mejilla.

Antes de todos los encuentros se desinfectaron los balones. (Foto: REUTERS).
Antes de todos los encuentros se desinfectaron los balones. (Foto: REUTERS).

En cuanto al discutido cambio reglamentario que ahora permite cinco variantes durante los partidos, de los doce clubes que compitieron, solo cinco optaron por aplicarlo en su totalidad: Schalke, Hertha, Paderborn, Frankfurt y Mönchengladbach, mientras que Leipzig y Wolfsburgo apenas llegaron a las tres modificaciones.

MIRA: Luis Llontop: “En la 'U' no había agua para entrenar. No cobramos diez meses y seguimos sin cobrar”

Adaptarse a los nuevos cambios significará para los clubes de la Bundesliga 70 millones de euros menos en sus arcas por los partidos sin público (un informe de “Kicker” estima que ese rubro es el 13% de los ingresos de los equipos). Los aficionados también tendrán que acostumbrarse a vivir los partidos frente al televisor. Este sábado, al menos, pudieron observar 16 goles en una jornada con un solo empate sin goles (Düsseldorf vs. Paderborn).

Así fue el curioso saludo de Kevin Mbabu, del Wolfsburgo, y el árbitro asistente Dominik Schaal. (Foto: REUTERS).
Así fue el curioso saludo de Kevin Mbabu, del Wolfsburgo, y el árbitro asistente Dominik Schaal. (Foto: REUTERS).

La jornada dominical incluirá el juego del líder Bayern Múnich en casa del Unión Berlín (11 a.m. ESPN 2), que no contará con su técnico Urs Fischer que decidió salir de la concentración para estar en el velorio de su suegro. Horas antes (desde las 8:30 a.m. Fox 2), el Colonia y el Mainz protagonizarán el otro encuentro del día con un hecho singular: por primera vez en 12 años, la mascota del cuadro local, la cabra Hennes IX, no podrá asistir al Rhein Energie Stadion para ver a su equipo.

Gary Lineker dijo alguna vez que el fútbol era un juego de once contra once en el que siempre terminaban ganando los alemanes. Parafraseando al exgoleador inglés, diríamos que, al menos hoy, el partido contra el coronavirus los germanos ya lo están ganando.

El técnico del Leipzig, Julian Nagelsmann, durante la entrevista de rigor tras el partido. Así será de ahora en adelante el contacto con los periodistas. (Foto: AFP).
El técnico del Leipzig, Julian Nagelsmann, durante la entrevista de rigor tras el partido. Así será de ahora en adelante el contacto con los periodistas. (Foto: AFP).

MÁS EN DT...


No te pierdas