Embarcadero 41 espera que con la atención en el salón las ventas de la cadena lleguen a representar entre el 30% y 35% de lo que facturaban en los mismos meses del 2019.
Embarcadero 41 espera que con la atención en el salón las ventas de la cadena lleguen a representar entre el 30% y 35% de lo que facturaban en los mismos meses del 2019.
Leslie Salas Oblitas

¡La función debe de continuar! Esta famosa frase hoy la pone en práctica . La empresa peruana, pese al mal tiempo y a las turbulencias propias de la pandemia, logró abrir hace unos días las puertas de su nuevo en La Florida (Estados Unidos).

Esta incursión se concreta luego de tres meses de espera y es el segundo intento de la cadena para asentarse en dicho país, en línea con la internacionalización de la marca que desde hace algún tiempo había preferido dejar en ‘stand by’ para concentrarse en la operación local.

MIRA: Reinicia la atención en salón, pero no hará milagros: Los retos de los restaurantes para sobrevivir este año

El formato que han desarrollado –en alianza con inversionistas de EE.UU.– es más un concepto de barras y, por ende, muchos más pequeño que los tradicionales locales que operan en el mercado peruano, revela su gerente de márketing, Jorge Luis Wong.

El ejecutivo confía en que este local pueda ser el primero de muchos otros en dicho país, aunque la incertidumbre generada por el nuevo coronavirus es latente y es difícil, por el momento, determinar las ventas que tendrá. “Las tasas de contagio han aumentado mucho en esta ciudad estadounidense, pero a diferencia del Perú las medidas son menores y distintas. Allá no hay restricciones de aforo, por ejemplo”, señala.

Este es el segundo restaurante de la cadena en el exterior; el primero está en Ecuador -país fuertemente azotado por el COVID-19- pero que ha podido resistir y que hoy atiende solo con recojo en tienda y por delivery.

MIRA: Restaurantes: ¿Cómo operaron en su primer día abriendo sus puertas al público? | FOTOS

OPERACIÓN LOCAL

Respecto a la operación local, Jorge Luis Wong comenta que estar más de dos meses sin poder abrir y sin percibir ingresos ha sido complicado no solo para empresa, también para sus colaboradores.

Embarcadero 41, al igual que muchos otros restaurantes en el país, tuvo que recurrir a la figura de suspensión perfecta y acceder al programa de préstamos Reactiva Perú.

Cuenta que cuando el Gobierno permitió la operación por delivery tuvieron que correr en implementar una flota propia de motorizados para poder reiniciar el negocio y un call center.

Embarcadero 41 lanzó marca de panadería Ciabatta en Ecuador
Embarcadero 41 lanzó marca de panadería Ciabatta en Ecuador

La cadena de pescados y mariscos –después de 125 días resistiendo a esta crisis- ya ha puesto en marcha la atención en salón en ocho de sus 12 locales en el país, específicamente los ubicados en Surco, Real Plaza Centro Cívico, San Isidro, La Molina, Mall Aventura Santa Anita, Mega Plaza, Centro de Lima (jirón Ucayali) y Plaza Norte.

Por un tema de estrategia han optado por no abrir todavía el local de Emilio Cavenecia (San Isidro); además tampoco están operando el restaurante del Club Regatas y los dos de la ciudad de Arequipa, donde siguen en cuarentena.

EXPECTATIVAS

Wong espera que con la atención en el salón las ventas de la cadena lleguen a representar entre el 30% y 35% de lo que facturaban en los mismos meses del 2019. “No ha sido sencillo, los costos fijos son altos y los ingresos son menores. El Gobierno debería dar estímulos a toda la industria gastronómica, porque son muchos jugadores en riesgo, que ante la crítica situación quebrarán”, confiesa.

Confía en que conforme pasen los meses el consumidor, poco a poco, tendrá más confianza para ir a comer a los restaurantes, y en que se flexibilicen los topes de aforo [hoy al 40%] y se amplíen los horarios de atención para poder recuperar en algo los ingresos.

En nuestros locales puerta a calle solo estamos operando a un turno; mientras que en los centros comerciales atendemos hasta las ocho de la noche”, precisa.

Un plato delicioso, cuyas versiones nos siguen encantando. (Foto: Embarcadero 41)
Un plato delicioso, cuyas versiones nos siguen encantando. (Foto: Embarcadero 41)

Para minimizar riesgos de posibles contagios, la cadena ha implementado la carta en los individuales de papel (no reusables y personales) y a través de códigos QR destacados en cada mesa para que -con el uso de un smartphone- se pueda acceder virtualmente a ver la oferta de comida marina y criolla que maneja la marca.

Aunque están trabajando con una carta reducida, Embarcadero 41 mantiene platos como el arroz con mariscos y el tacu tacu a los tres quesos, entre otras variedades, para combatir el invierno, estación que suele jugarle en contra a las cebicherías.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Restaurantes reabren sus puertas con aforo de 40%