Redacción EC

El fuerte golpe del alza del tipo de cambio y la desaceleración económica fueron los golpes que tuvo que enfrentar el año pasado, embates que llevaron a la emblemática empresa que embotella para en el Perú a

"El año pasado fue duro, fue difícil. Estamos en una fase donde estamos haciendo muchas mejoras internas operativas que tiene un efecto ligeramento disruptivo en el proceso y lo tuvimos contemplado pero no tuvimos contemplando escenarios externos", explicó, presidente ejecutivo y gerente general de la empresa. 

Entre estos factores citó al clima - "fue el invierno más intenso en 15 años"-, la desaceleración económica y el alza del tipo de cambio, que les restó S/.114,7 millones en un año a sus resultados financieros. 
 
Lindley, que tuvo que enfrentar hace pocos meses el , Johnny Lindley Taboada, adelantó que tienen planes para corregir esas pérdidas este año y enrumbar en el camino del crecimiento

SALTO GERENCIAL

De otro lado, adelantó que la profesionalización sigue siendo una prioridad para la . A partir del 1 de abril de este año el empresario José Borda pasará a ser gerente general adjunto y desde el 1 de enero del 2015  tomará este puesto, para que Johnny Lindley se mantenga solo como presidente ejecutivo de la compañía. 

Asimismo, respecto al plan de inversión de los próximos años, recordó que el objetivo estener tres megaplantas y dos plantas, estas últimas en el Callao e Iquitos, lo cual los llevará a vender su planta del Rímac. 

En Iquitos, asimismo, contemplan una mudanza dentro de la ciudad selvática a un terreno que les permita más crecimiento y expansión, para poder acompañar el avance de la demana del mercado del oriente peruano.