Con respecto a las exportaciones de harina y aceite, la anchoveta tiene una participación del 60% del promedio anual. (GEC)
Con respecto a las exportaciones de harina y aceite, la anchoveta tiene una participación del 60% del promedio anual. (GEC)
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Una alerta de para los últimos meses del 2020 fue declarada por el Comité Multisectorial del Estudio Nacional del Fenómeno del Niño (). Esto se produce por las bajas temperaturas de la superficie del mar, lo que podría tener un impacto en la pesca, sobre todo de .

MIRA: Produce: Desembarque de recursos pesqueros creció 1.03% en agosto

Aunque estemos en primavera, aún se presentan condiciones de invierno donde el mar está más frio de lo normal, a la vez que la intensidad de los vientos se mantiene, lo que contribuye a enfriar más las aguas, según explicó Mariano Gutiérrez, director científico del Instituto Humboldt (IHMA).

Cuando la temperatura es menor a los 1.5 grados, se considera una Niña costera de intensidad media. Esto produce que el viento traslade el fitoplancton y lo disperse en un área grande, lo que podría provocar también la dispersión de la anchoveta.

Para Gutiérrez, predecir que efectivamente habrá una alta dispersión de la anchoveta todavía es temprano. Todos los indicadores señalan que este fenómeno va a ser débil. “No veo que estemos en un escenario de una Niña costera intensa”, apuntó.

Con respecto a las exportaciones de harina y aceite, la anchoveta tiene una participación del 60% del promedio anual. (Foto: GEC)
Con respecto a las exportaciones de harina y aceite, la anchoveta tiene una participación del 60% del promedio anual. (Foto: GEC)

Conocido este escenario, Cayetana Aljovín, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (), señaló que en primer lugar es importante saber que las condiciones frías del mar son muy favorables para el desarrollo de la anchoveta.

“Actualmente, según el ENFEN, nos encontramos en condiciones neutras con un 62% de probabilidad y pronostica que tendríamos para los meses de diciembre y enero una probabilidad de 21% del desarrollo de una Niña débil, meses que corresponden al final de la primavera y al inicio del verano”, puntualizó.

De mantenerse este pronóstico, la directiva añadió que el impacto sería leve en las actividades de la segunda temporada centro norte de la anchoveta. Sin embargo, precisó que es importante mantener el constante monitoreo del desarrollo del ecosistema marino que se caracteriza por una alta variabilidad y una gran adaptabilidad de la anchoveta.

PARA SUSCRIPTORES: Pesca para consumo humano: Cae la demanda por productos en el mercado interno y en el exterior

Acotó que actualmente se viene monitoreando el desarrollo de las condiciones oceanográficas del mar y del recurso para contar una mejor estrategia de pesca y distribución de la flota.

Con respecto a las exportaciones de harina y aceite, la anchoveta tiene una participación del 60% del promedio anual. “Una Niña muy intensa –lo que no se vislumbra en la actualidad- afectaría la temporada de pesca y por tanto nuestra producción y las exportaciones que se derivan de ello”, subrayó Aljovín.

Cabe recordar que la pesca de anchoveta tradicionalmente es abundante en la zona central entre Huarmey y Chicama, con centro en la zona de Chimbote.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER