Ate: mujer vive 'encarcelada' en su casa desde hace seis meses
Ate: mujer vive 'encarcelada' en su casa desde hace seis meses
Redacción EC

Una madre de familia vive prácticamente enclaustrada en su casa. La bloqueó los cuatro accesos de su vivienda desde hace seis meses. La Mujer ingresa y sale de su hora trepando los muros que inhabilitan las puertas y ventanas.

María Yarasca denunció el hecho como un acto abusivo de la gestión edil. La vivienda fue bloqueada porque en la primera planta se arrendaba como restaurante que no contaba con licencia de funcionamiento, declaró a Radio Programas del Perú.

Sin embargo, al clausurar el negocio, la Municipalidad de Ate bloqueó también todos los accesos al predio  no solo del restaurante.

"Es un abuso contra mí y mis hijos. He suplicado pero no me hacen caso, he ido a la Defensoría del Pueblo de Santa Anita, pero lo dejaron ahí. Estoy agobiada, desesperada e indignada... el alcalde me dijo que me iba a retirar los bloques de cemento, pero hasta hoy no cumple", señaló Yarasca.

La propietaria también denunció que es víctima de un caso de corrupción, pues el alcalde de Ate, , y subgerente general del Municipio de Ate, Juan Ampuero, la citaron en una notaría exigiendo el pago de S/. 13.800 de multa y que firmara un documento que indicaba que el local funcionaba como prostíbulo.

El abogado de María Yarasca, James Rodríguez, manifestó que existe una notificación a favor de su defendida para que retiren los bloques de cemento emitida por el Poder Judicial, pero Óscar Benavides no acata hasta el momento la orden.

LA VERSIÓN DE LA MUNICIPALIDAD

El subgerente general del Municipio de Ate, Juan Ampuero, dijo que la denunciante intenta sorprender a la prensa. Mientras que el municipio de Ate indicó que el inmueble fue clausurado por que funcionaba como cantina y no contaba con licencia de funcionamiento.

Ampuero evidenció fotos de la clausura del predio con papeles en el frontis, que se hizo el 24 de abril. Al no hacer caso Yarasca, se procedió a bloquear con bloques de cemento. 

"La señora debía firmar un acta de compromiso para garantizar que no iba a habría una cantina, pero no quiso", sentenció Ampuero.