Ximena Sariñana: "Intentar el 'crossover' me llenó de humildad"
Melvyn Arce Ruiz

De un tiempo a esta parte, Lima ha albergado los conciertos de algunas de las figuras más importantes de la escena indie mexicana. Ya estuvieron por aquí Carla Morrison, Natalia Lafourcade, Caloncho y, este 9 de marzo, será el turno de , una cantante a la que muchos asocian todavía con su trabajo televisivo (fue la malvada Mariela en "Luz Clarita"), pero que ha desarrollado una importante carrera musical tanto en América Latina como en Estados Unidos. Ella misma nos cuenta su historia en esta entrevista.

Tus primeras canciones las escuchamos en las bandas sonoras de las películas de tu papá. ¿Participar fue una iniciativa tuya?
Sucede que, cuando estaban haciendo el soundtrack de "Amarte Duele", yo estaba estudiando música y me vi involucrada en la parte de, digamos, supervisión musical. Esto se dio de una manera muy informal. Mi papá me decía: "Oye, a ti que te gusta mucho la música y que estás estudiando, ¿por qué no me enseñas un par de bandas? Quiero que el soundtrack esté lleno de música joven, música nueva de México, con gente que esté haciendo cosas interesantes". En esa época yo estaba en la escuela de música con Natalia (Lafourcade). Ella estaba grabando su primer disco y recordé que tenía música increíble. Le pedí una copia diciéndole lo que quería mi papá. También le mostré música de Zoé, de Kinky, cosas así. Esa fue inicialmente mi función, pero quizás luego, al darse cuenta de que conseguir las licencias para todo iba a ser imposible, mi papá y el compositor del score, me dijeron que necesitaban música para tres escenas y que creían que yo podía escribir las melodías y las letras. No sabía cómo iban a quedar, pero al final salieron bien y entraron a la película.  No fue nada planeado.

Ximena Sariñana también fue parte del elenco de "Amarte Duele", filme que se estrenó en 2002. (Fuente: Giphy)

¿Fue por esa época que se gestó Feliz No Cumpleaños, tu ex banda?
Se dio un poquito después y gracias a mis estudios de música. Cuando me metí a estudiar, me tocó una generación muy bonita en esa escuela (la Academia Fermatta). Estaban Natalia Lafourcade, Juan Manuel Torreblanca y muchísimos grandes músicos estudiando al mismo tiempo que yo. Allí fue donde conocí a los miembros de Feliz No Cumpleaños. Nos juntamos para inscribirnos en el festival de la escuela, pero nos gustó componer juntos y seguimos tocando.

Con Feliz No Cumpleaños, Ximena Sariñana grabó el EP "La familia feliz". (Fuente: Giphy)

Las canciones de ese grupo tenían una onda mucho más festiva. ¿Eso se debía quizás a que, en ese momento, tu acercamiento a la música era por una cuestión menos pensada y más emotiva?
Fue un poco lo contrario. Era una banda de escuela de música. Nos interesaba la fusión de los  estilos que nos estaban enseñando, obviamente para hacer música mucho más rítmica y, como dices, como más festiva. Pero, además, yo tenía 17 años cuando escribía las letras de estas canciones. Era mucho más juguetona y me gustaba muchísimo en esa época la literatura latinoamericana. Estaba descubriendo la poesía en español, me interesaba mucho la metáfora, ser muy crítica, que la gente no necesariamente entendiera de lo que estaba hablando. Y, como formaba parte de una banda con seis integrantes  hombres y y de distintas edades, en esa época me interesaba que todo fuera muy incluyente, tratar temas un poco más universales, que todos ellos se fueran a identificar  con las letras, no necesariamente solo yo. Por eso casi no escribíamos canciones de amor, usábamos conceptos que íbamos escogiendo.

Y cuando sacas tu primer disco solita, "Mediocre", haces lo opuesto.
Totalmente. Fue la necesidad, como lógica, después de estar en una banda por tres años: hablar desde un punto de vista mucho más personal, para mostrarme como soy en mi primer disco. Fue una experiencia súper bonita el poder lograr eso con “Mediocre”.