El gran reto en Áncash es luchar contra la corrupción
El gran reto en Áncash es luchar contra la corrupción
Redacción EC

Si los altos ingresos económicos se reflejaran en desarrollo, sería un ejemplo por seguir en el . Sin embargo, la corrupción, la malversación de fondos y la falta de fiscalización del Estado gestaron una grave crisis en la región.
 
Desde el 2010, este departamento ubicado al norte del país tuvo un ingreso económico de S/.5.416 millones. Solo el gobierno regional ha manejado en los últimos cinco años S/.1.422 millones, según cifras del Ministerio de Economía y Finanzas.
 
Pese a la bonanza, hoy Áncash tiene a su presidente regional tras las rejas, a un vicepresidente regional con arresto domiciliario, a funcionarios regionales en la cárcel y otros prófugos, todos por denuncias de corrupción. Tiene también una deuda con empresas constructoras y proveedores que supera los S/.500 millones y 87 obras paralizadas e inconclusas en todo su territorio.
 
El vicepresidente regional encargado, Juan Chuiz Villanueva, reconoce que para sobreponerse a la crisis que atraviesan se necesita de un crédito suplementario del , pues el dinero con que se cuenta para inversiones llega solo a los S/.170 millones. Él abriga la esperanza de que, en el resto de su gestión provisional, se logre la inyección de dinero que le permita dejar la menor cantidad de deudas a las nuevas autoridades.
 
El estima que en Áncash las denuncias por corrupción de funcionarios e instituciones públicas superan las 1.200. Un 60% involucra al gobierno regional.
 
En nuestra edición impresa, conoce más de las problemáticas en Áncash.