Tres sencillos pasos para meditar en tu casa
Redacción EC

“Sufrimos porque albergamos engaños como el odio, el apego y la ignorancia”, dice Gueshe Kelsang en el "Nuevo manual de meditación". Meditar 15 minutos al día, según Kelsang Rinchung, es un método sencillo para librarnos de estas sensaciones desagradables y conectar con nuestra paz interior. 

1. Un lugar tranquilo. Se debe buscar el lugar más pacífico de la casa y pedir a los convivientes que nos regalen 15 minutos sin interrupciones. Se puede meditar tanto sentado en una silla como en el suelo, en cuyo caso un cojín o una almohada serán de mucha utilidad.  

2. La espalda recta. Hay que adoptar una postura que le resulte cómoda y que le permita estar relajado. Se recomienda tener los ojos entreabiertos y relajar la mandíbula.  Lo más importante es mantener la espalda recta y estar en estado de alerta. 

3. Concéntrate en la respiración.  Para meditar hay que concentrarse en un objeto virtuoso y el más sencillo es la respiración. Hay que respirar con normalidad por los orificios nasales y ser consciente de la sensación de bienestar que produce el aire al entrar y salir por la nariz. Si se concentra solo en eso, naturalmente surgirá una experiencia de paz interior.

“Al terminar la práctica debe tomar la determinación de mantener esta experiencia de paz interior en su vida cotidiana. Si la practicamos de ese modo y con paciencia nuestros engaños irán desapareciendo”, asegura la maestra Ringhung.