¿Estás pensando renovar tu cuarto pero no deseas invertir demasiado dinero? Una forma de hacerlo es construyendo tú misma la cabecera de la cama.

Existen distintas opciones. Si buscas una cabecera para tu cama que sea fresca y juvenil, es posible hacerla perforando un bastidor de madera en diversas zonas y luego pasando cuerdas de distintos colores o un solo tono por los orificios. Asegura los extremos con un nudo. Si buscas generar una sensación de orden crúzalas de manera vertical u horizontal y si quieres algo más informal, ubícalas en diagonal. 

Fija las tablas a la pared con pernos y construye así una cabecera para tu cama (Foto: Shutterstock)

Fija las tablas a la pared con pernos.(Foto: Shutterstock)

Los tableros y listones de madera son un buen recurso para darle a la cama de tu cuarto una apariencia cálida. Opta por una cabecera hechas de placas de OSB (viruta prensada), triplay fenólico o tablas reutilizadas. Fíjalas a la pared con pernos y dale un acabado con barniz transparente para destaquen la textura y las vetas.

La cabecera de melamina es fácil mantenimiento. Solo se les pasa paño húmedo. (Foto: Shutterstock)

Las cabeceras de melamina son de fácil mantenimiento.Solo se les pasa paño húmedo.(Foto: Shutterstock)

Si vas en pos de algo más económico, adquiere un tablero de melamina, colócale canto plástico grueso en los bordes para que no te arañes y ubica tu nueva cabecera detrás de la cama. 

TAGS RELACIONADOS