La exportación de productos peruanos alcanzaron un valor de US$14,000 millones entre enero y abril del 2019, según informó la Cámara de Comercio de Lima. (Foto: GEC)
La exportación de productos peruanos alcanzaron un valor de US$14,000 millones entre enero y abril del 2019, según informó la Cámara de Comercio de Lima. (Foto: GEC)
Juan Carlos Odar Zagaceta

Las cifras recientemente difundidas por el BCR nos muestran que la creció a una tasa anual de 1,2% en el segundo trimestre. Por cuestión de decimales es la más baja en 18 trimestres; de no haber sido por la revisión periódica de los datos preliminares, hubiera sido la menor en 39 trimestres.

► 


La causa detrás de esta desaceleración radica en las exportaciones, cuyo volumen ha caído 2,9%. Esta ha sido la tercera contracción en 18 trimestres, pero para encontrar una caída de magnitud similar debemos remontarnos al 4T14.

El otro rubro que muestra una desaceleración acentuada en el trimestre es el consumo privado, cuya expansión de 2,5% es la menor en 9 trimestres. Sin embargo, supera el dinamismo del público (1,7%).

Pero las resultan ser el único componente por el lado del gasto, que se ha contraído en el último trimestre difundido; por el contrario, en el 1T19, tanto el consumo como la inversión pública habían caído. Esta vez ambos repuntaron, sobre todo la inversión pública, que ha mostrado una tasa de crecimiento (6,1%) mayor a la del PBI por primera vez en cuatro trimestres; esto podría ser el inicio de una tendencia que se mantendría los próximos trimestres.

Sin embargo, lo verdaderamente notable es el repunte de la inversión privada. Esta ha crecido 5,1% en el trimestre. Este ritmo ha sido 3,9% superior al del PBI, y la diferencia entre ambas ha sido la mayor en 24 trimestres.

Con esto, ha continuado la recuperación de la inversión privada como porcentaje del PBI, iniciada en el primer trimestre de 2018. Así, esta ha llegado en términos anualizados a 17,9% del PBI; es la más alta en 10 trimestres pero está lejos todavía de bordear el 20%, como en el 2015.

Parte significativa de esta trayectoria reciente ha provenido de la minería. En dos años, la inversión total ha aumentado en alrededor de US$3.000 millones, mientras que la inversión minera –que representa 13,5% de los flujos totales– se ha incrementado en más de US$ 2.000 millones. Es decir, más de dos tercios del incremento de la inversión privada desde mediados del 2017 han sido explicados por la minería.

La situación económica al segundo trimestre ha mostrado solo las consecuencias del choque externo que ya venía en marcha, manifestado en la caída de las exportaciones. Queda por ver el impacto de los factores locales, sobre todo tras las señales recientes que ha dado el Gobierno, tras las manifestaciones en el sur adversas al sector.