De terror: cinco cintas de casas embrujadas que tienes que ver
De terror: cinco cintas de casas embrujadas que tienes que ver
Redacción EC

Las casas embrujadas y el cine hacen una dupla indestructible y sumamente atractiva. Pocas cosas entusiasman más a un cinéfilo que saber que se estrena una cinta en la que unos fantasmas hacen de la suyas en una residencia. Por eso, el estreno de "Secreto Matusita", lo nuevo de los realizadores de "", hace que uno se sienta feliz porque el terror vuelve. Y qué mejor manera de celebrarlo que recordando algunas películas que nos hicieron prender la luz muy rápido al llegar a nuestras casas. 

1.- "Los inocentes" (1961)

Esta poco conocida película de Jack Clayton es, para muchos, una de las grandes cintas de terror de todos los tiempos. Deborah Kerr hace de una institutriz que llega a una casa para cuidar a dos niños que reciben la visita de su antiguo institutriz...que murió hace un año. Pero los sustos son lo menos importante en esta cinta: importa más el clima oscuro y opresivo, tan opresivo como la sexualidad reprimida del personaje principal, y sus coqueteos con el varón que debe cuidar. Eso es lo interesante del llamado terror gótico: muchas veces los climas que genera son, de cierta manera, la representación de represiones que están a flor de piel, a punto de explotar. 

2.- "The Haunting" (1963)

Un especialista en lo paranormal va a Hill House, una casa imponente que parece contener más de un espíritu. Lo acompañan una serie de personajes, entre ellas Eleonore, una mujer que ha cuidado de su madre enferma buena parte de su vida adulta, y que parece ser más sensible que otras personas al embrujo del lugar. Los sucesos paranormales se van sucediendo en una cinta en la que la residencia es un personaje más, que se impone y agrede a los protagonistas. Otro elemento interesante del filme es el personaje de Theodora, una psíquica, que es abiertamente lesbiana: se trata de una las primeras representaciones de una mujer homosexual en el cine. 

3.- "The Evil Dead" (1981)

Sam Raimi hizo su película de casa embrujada pero muy a su estilo: con harta sangre y vísceras, imponiendo y exagerando el estilo del shock. El cine de terror estaba cambiando en los años 80, 'el gore' poco a poco iba metiéndose en el cine más industrial, y el cineasta de la primera saga del Hombre Araña se aprovechó de eso para hacer un filme delirante, en el que un grupo de jóvenes despiertan unos espíritus temibles en una casa de campo. Diversión asegurada para los amantes del terror. 

4.- "Dark Water" (2002)

Hideo Nakata es conocido por haber dirigido la versión original de "El aro". Pero su mejor película es esta cinta en la que una madre en trámite de divorcio se muda con su hija a un departamento con una extraña filtración de agua. De pronto, cosas extraña comienzan a ocurrir, que incluyen la visión de una niña que nadie sabe de dónde vino. El ritmo pausado del filme va creando un clima melancólico y tenso, que hace que uno salga del cine con una extraña tristeza. De las mejores cintas del llamado 'J horror' o terror japonés. 

5.- "La noche del demonio" (2010)

James Wan se ha convertido en un referente del cine de terror: después de esta cinta, y con "El conjuro", queda claro que se trata de un tipo que sabe crear climas y filmar escenas verdaderamente terroríficas. La historia de una familia que, después que su hijo cae en un coma profundo, comienza a vivir un verdadero infierno en su casa, nos muestra las apariciones fantasmales como si fuera la cosa más normal del mundo. Lo cual da mucho más miedo, por supuesto. Un clásico del cine de terror de nuestro tiempo.