Only Murders in the Building
☆☆
2021-2022
Star+
Director:
Jamie Babbit
Actores:
Selena Gómez, Steve Martin, Martin Short, Aaron Dominguez, Jackie Hoffman
Género:
Comedia
Duración:
10 capítulos
Clasificación:
+13
Saltar Intro | Tráiler de "Only Murders In The Building", segunda temporada. (Fuente: Hulu)
Saltar Intro | Tráiler de "Only Murders In The Building", segunda temporada. (Fuente: Hulu)
Redacción EC

“Las segundas temporadas son difíciles”, dice Oliver Putnam (Martin Short) dentro del hoy famoso ascensor del Arconia, ese histórico condominio neoyorquino donde se desarrolla “”, la serie que meses atrás maravilló a miles con un trío de protagonistas que, además de Short, conforman Steve Martin (en su papel de Charles Hayden Savage) y Selena Gómez, interpretando a la joven Mabel Mora.

La frase, que parece absolutamente trillada, ciertamente retumba en nuestra cabeza luego de haber visto los tres primeros episodios ya estrenados de la segunda temporada de esta serie que emite Star+ en Latinoamérica y Hulu en Estados Unidos. ¿El motivo? Para ser francos, son varios. Por lo mismo, vamos a utilizar este espacio para intentar explicar, siguiendo un modelo comparativo, por qué esta segunda parte podría haber decepcionado a muchos con relación a la anterior.

MIRA: “Only Murders in the Building” presentó un nuevo y revelador tráiler a poco de su estreno en Star+

Primero: ¿de qué trataba la serie en mención? " Only Murders in the Building” cuenta la historia de tres solitarios personajes unidos en una Aventura peculiar: crear –de la nada-- un Podcast sobre crímenes reales. Este trío estaba conformado por Mabel, una misteriosa joven que heredó el departamento de su tía millonaria, intentó sobrellevar una vida ligada a amistades, pero fracasó en el intento. El segundo es Charles Hayden Savage, un actor (soltero y sin hijos) venido a menos que solo es recordado por un papel, el protagónico de la serie “Brazzos”. Finalmente, Oliver Putnam es un director teatral casi retirado que, ante la falta de opciones laborales, parece a punto de ser echado de su departamento, a la sazón, lo único que parece hacerlo sentir importante.

Un encuentro al interior del ascensor del Arconia y el posterior crimen del vecino Tim Kono (viejo amigo de Mabel) termina por unir a los tres personajes arriba mencionados en una historia irreverente, divertida y sin fisuras. Como lo dijimos en una reseña previa, la serie de Star+ es el retrato de tres vidas solitarias que encuentran en la producción y realización de un Podcast un sentido de la vida. En el camino, por supuesto, los televidentes seremos testigos de aciertos, tropiezos y mucho humor de calidad: la combinación de una atrevida Mabel con un políticamente correcto Charles Hayden Savage y un ‘viejito querendón’ como Oliver propicia grandes momentos en una temporada estreno elogiada por la crítica y premiada en distintas ocasiones.

Selena Gomez en "Only Murders in the Building 2"
Selena Gomez en "Only Murders in the Building 2" / Hulu

Ahora, ¿qué hace trastabillar a esta segunda parte? Vamos con un poco de información. Tras resolver con éxito el caso Tim Kono, nuestros tres protagonistas deciden celebrar en la azotea del Arconia. En un momento, cuando se acaba el Champagne, Mabel baja a su departamento a buscar más bebida. Al abrir la puerta se encuentra con una agonizante Bunny (Jayne Houdyshell), la administradora del edificio. Segundos después, Oliver y Charles bajan y la encuentran sosteniendo el cadáver ensangrentando. Así pues, en una misma noche, todos pasan de héroes a villanos.

Descrita en la temporada estreno como una anciana renegona, prepotente y sumamente reglamentarista, ciertamente nada hacía presagiar que Bunny tomaría protagonismo en una segunda entrega de esta serie. Las circunstancias alrededor de su muerte hacen posible lo que por ratos parece ser el primer tropiezo de esta nueva temporada: los personajes secundarios (en este caso, los demás residentes del Arconia) empiezan a tomar fuerza, uno por uno, arrimando así al costado a nuestros tres detectives freelance.

Sería difícil negar que el resultado –al menos en estos tres primeros episodios—en pantalla se ve debilitado cuando Mabel, Oliver y Charles no dan la cara. Pero eso no es todo. Como apariciones hasta ahora ‘sin alma’ podríamos describir las de Cara Delevingne y Amy Schummer. La primera interpreta a Alice, una especie de curadora de arte que descubre el lado bisexual de Mabel Mora. Sin mayores recursos que un discurso algo barato sobre “quién realmente es” (basado en sus posteos en Instagram), la conquista casi en un ‘dos por tres’. Cero profundidad, aunque mucha química artística.

Cara Delevingne se sumó a la segunda temporada de "Only Murders in the Building"
Cara Delevingne se sumó a la segunda temporada de "Only Murders in the Building" / Hulu

El otro rol hasta ahora tibio es el de la humorista Schumer. Esta irreverente exponente de los Stand Up Comedy llega al Arconia como nueva dueña del departamento que ocupó Sting, quien valgan verdades, con muy poco logra el triple de empatía que Amy ante cámaras (la comediante se interpreta a sí misma). Hace su aparición en el ascensor junto a Oliver, ambos entablan un diálogo absolutamente deslucido que termina con una millonaria propuesta para comprarle los derechos del Podcast. Varias de las cosas que se conversan en estas tres paredes (más una puerta) parecen improbables de hacerse realidad más adelante.

Sin ser tan duros con Delevingne y Schummer –y con la fe de que tomarán más peso en cualquiera de los siete capítulos restantes--, volvemos a centrarnos en el argumento en sí. Nadie puede ocultar que hay en esta serie un roce con la verosimilitud que todos aceptamos en pos de pasarla bien ante el televisor, la Tablet o el celular: un edificio tan lujoso como el Arconia no está lleno de cámaras en sus respectivos pisos. Así pues, aceptamos esta situación porque nos gustaba ver cómo se resolvía el caso Tim Kono ‘a la antigua’, buscando hipótesis e indagando en los chismes.

Ya en la segunda temporada un recurso así exige mucho más que estas cosas. Por otro lado, Mabel, Charles y Oliver ya no son los mismos inexpertos de antes que van tropiezo tras tropiezo, haciéndonos reír con sus recriminaciones y, más aún, conmoviéndonos al develarse como personajes solitarios cuya única forma de ser felices es unidos para “hacer el bien”. En esta segunda parte los tres dominan técnicas y métodos que tiran por los suelos el factor sorpresa en más de una ocasión.

Por último, como dijimos párrafos atrás, el peso de los actores secundarios aquí no llega a suplir el talento de nuestros tres ‘detectives’. Tal vez una buena salida podría ser ahondar en figuras de peso, como pasa con Bunny en el tercer episodio. En una lluvia de flashbacks conoceremos quién fue esta soltera administradora del Arconia que en tres décadas entregó su vida a hacer un trabajo que cualquiera de nosotros rechazaría: ver cómo el mundo circula a tu lado sin prestarte la más mínima atención.

Sigue a Saltar Intro en Instagram: