Ricardo León

Con la seriedad con la que juegan los niños, la pequeña formó un club ecologista antes de los 10 años, e imaginaba que protegía a esos animales de papel couché que veía en los libros que atesoraba en un estante. Ya de adulta, después de estudiar Biología, entendió que la conservación de especies era una acción absolutamente desafiante. Pero ella estaba absolutamente decidida.

Después de la universidad, se enroló como voluntaria para proteger a las tortugas marinas, una especie eternamente amenazada por la contaminación y por los accidentes pesqueros, pero también por el consumo indiscriminado de su carne. En un año, ella y su equipo encontraron 260 especímenes muertos, además de decenas de caparazones, y notó que el riesgo principal estaba en la costa norte. Se concentró en esa zona.

MIRA TAMBIÉN: Viaje al futuro: cómo pagar con criptomonedas en transporte público en Perú
Kerstin trabaja especialmente con las comunidades de pescadores y productores. “Las problemáticas de conservación no solo se abordan desde el lado ambiental, sino también por el lado social y económico”, explica.  (©Rolex / François Schaer)
Kerstin trabaja especialmente con las comunidades de pescadores y productores. “Las problemáticas de conservación no solo se abordan desde el lado ambiental, sino también por el lado social y económico”, explica. (©Rolex / François Schaer) / François Schaer

‘Cultura oceánica’ es un término relativamente nuevo que se resume en el impacto que tiene el océano sobre el hombre, y el hombre sobre el océano. En la costa norte, Kerstin se encontró con que en los colegios, donde estudiaban los hijos de los pescadores, nadie hablaba de las amenazas ecológicas. Supo de inmediato que debía trabajar con los niños, y también con sus padres, y aliarse con ellos. Así, en el 2009 fundó Planeta Océano bajo la lógica de la comunicación horizontal: yo aprendo de ti, tú de mí.

En el 2013, Kerstin obtuvo el International President’s Award del Fondo Mundial para la Naturaleza; en el 2016, Planeta Océano se hizo merecedora del Rolex Awards; y, en el 2018, se le concedió el Premio Whitley. A la izquierda, una mantaraya gigante, el animal que le cambió la vida. (©Rolex / François Schaer)
En el 2013, Kerstin obtuvo el International President’s Award del Fondo Mundial para la Naturaleza; en el 2016, Planeta Océano se hizo merecedora del Rolex Awards; y, en el 2018, se le concedió el Premio Whitley. A la izquierda, una mantaraya gigante, el animal que le cambió la vida. (©Rolex / François Schaer) / François Schaer

Su primera gran batalla fue a favor de la mantaraya gigante, un elasmobranquio majestuoso cuya situación es vulnerable debido a la caza, pero también a los encuentros inesperados con las redes de pesca en altamar. Después de visibilizar el problema, de analizarlo con los pescadores y con las comunidades a las que estos pertenecen, consiguió que el Estado peruano promulgara, en el 2015, una resolución ministerial que prohíbe la pesca de esta especie en mar peruano.

Forsberg es fundadora de la ONG Planeta Océano y fue en el año 2011 cuando empezó su labor para la conservación de las mantarrayas, trabajando con pescadores locales y voluntarios para estudiar y conservar estos titanes del mar. (©Rolex / ©Getty Images / Martin Strmiska)
Forsberg es fundadora de la ONG Planeta Océano y fue en el año 2011 cuando empezó su labor para la conservación de las mantarrayas, trabajando con pescadores locales y voluntarios para estudiar y conservar estos titanes del mar. (©Rolex / ©Getty Images / Martin Strmiska)

“El océano es compartido, a través de él somos una misma comunidad”, dice Kerstin. Se lo demostró un humilde pescador del norte que cierto día detectó un pez sierra, especie en peligro crítico de extinción (incluso se pensaba que ya se había extinguido). Planeta Océano se contactó con otras organizaciones de Ecuador y países cercanos, y se pusieron de acuerdo en proteger a esta impresionante especie. Otra resolución ministerial coronó ese esfuerzo.

¿Qué sigue ahora? ¿A quién cuidar? El mar es interminable y también lo son sus amenazas. Los protectores del océano, como Kerstin, nunca pueden descansar y por eso se reconoce su esfuerzo.

Uno de sus principales objetivos es que las escuelas sean espacios de discusión y conocimiento sobre las bondades del océano, pero también sobre su fragilidad. “El derrame de petróleo debe ser un punto de partida para cambiar algunas cosas”, opina. (©Rolex / François Schaer)
Uno de sus principales objetivos es que las escuelas sean espacios de discusión y conocimiento sobre las bondades del océano, pero también sobre su fragilidad. “El derrame de petróleo debe ser un punto de partida para cambiar algunas cosas”, opina. (©Rolex / François Schaer) / François Schaer

Apenas se enteró del derrame de petróleo en el mar frente a Ventanilla, ella pensó -ingenuamente- que el desastre podría ser controlado a tiempo. Pero la enorme cantidad de crudo, la inoperancia de la empresa Repsol y la lentitud del Estado Peruano la preocuparon. Ella, que siempre ha trabajado en la costa norte mirando vigilante hacia las enormes plataformas petroleras y sabiendo que esta convivencia es frágil, ahora protesta: “Siento una frustración total. Ha sido un aprendizaje: no estamos preparados, y necesitamos prepararnos”, dice, con toda autoridad.

VIDEO RCOMENDADO

El 60% de alumnos de preescolar interrumpió sus clases. Una tasa menor se habría registrado en educación primaria y secundaria.
El 60% de alumnos de preescolar interrumpió sus clases. Una tasa menor se habría registrado en educación primaria y secundaria.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más