La bandera más grande en una tribuna mostrada en el Perú fue con la imagen de Lolo Fernández. Se presentó por el centenario del nacimiento del 'Cañonero' en el 2013. (Foto: El Comercio)
La bandera más grande en una tribuna mostrada en el Perú fue con la imagen de Lolo Fernández. Se presentó por el centenario del nacimiento del 'Cañonero' en el 2013. (Foto: El Comercio)
Jasson Curi Chang

Jefe de Mesa Digital de la Zona Deportiva

jasson.curi@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Es sencillo y modesto afirmar que lo hacía todo y todo lo hacía bien. Solo él confirma que resucitar es imposible, pero vivir por siempre es real. Es el símbolo del fútbol amateur en Perú, una mirada hacia ese pasado que llenó de gloria la historia sobre la que hoy se encuentra parada su mítica figura. El baluarte de que cuando la pelota no valía millones y se ganaba “dos soles cincuenta, pues imagínate, y uno era feliz”. Y con él, millones fueron felices. Principalmente en Universitario de Deportes, el club que lo erige como su máximo ídolo.

Sus anécdotas hoy son leyendas y esas leyendas se convirtieron en libros. No existe otro deportista peruano que haya conseguido tener más publicaciones de tinta y papel sobre su vida. La biografía oficial escrita en 1958 por Guillermo Córtez Núñez, ‘Cuatacho’; el libro literario “El Elegido” del Vocha Dávila, y el rastreo emotivo y exacto de las historias de “La Camiseta de Lolo” de Gonzalo García Bedón y “Padre Nuestro” de Miguel Villegas, periodista, escritor y ‘Lolista’ de esta casa editorial, son las muestras de que Lolo vive.

MIRA: Liga 1: ¿Cuánto afecta a la organización del torneo los desmanes en el Monumental y Alberto Gallardo? | INFORME

Y suena, también, en canciones de los grupos Bombo de la Barra (Me creo Lolo) y Nos Sobra Aliento (Padre Nuestro), o aparece pintado en un cuadro homenaje de Cherman. O en el cartel como su nombre de una sección de la clínica Maison de Santé. Son señales de que Fernández es cultura, es arte, es vida, es una pasión eterna que no se derrumba ni se daña sino que cada vez es más inmortal.

Respondamos a la pregunta principal de esta nota: ¿Por qué? Porque no existió -y no existirá- mejor jugador que represente los colores cremas. Señorial, goleador, caballero; un centro forward que ha unido las generaciones de los bisabuelos, abuelos, padres e hijos conociendo sus historias.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Lolo Fernández: quiénes eran los Lolistas, la legión de hinchas de todos los clubes que amaban al ídolo

Números de leyenda

No se tiene registro de todos los arqueros que desmayó ni las redes que rompió o los travesaños que quebró, pero quien corrió la voz de estos hechos tuvo que haber visto a Lolo Fernández en una cancha de 1931 a 1953. Son 22 temporadas (sin contar la de 1936 porque se fue a jugar a los Juegos Olímpicos en Berlín) seguidas en las que escribió su historia con Universitario de Deportes.

Campañas en las que se bañó de gloria saliendo 7 veces goleador del torneo peruano: 1932, 1933, 1934, 1939, 1940, 1942, 1945. Ningún otro jugador que haya pisado canchas nacionales ha podido acercarse a esta marca. Valeriano López, quien va detrás, salió como artillero en 4 años.

Lolo Fernández en hombros, tras ganarle 4-2 a Alianza Lima. Diario La Crónica, 31 de agosto de 1953. FOTO: Archivo personal Miguel Villegas
Lolo Fernández en hombros, tras ganarle 4-2 a Alianza Lima. Diario La Crónica, 31 de agosto de 1953. FOTO: Archivo personal Miguel Villegas

Lolo fue creando su mito, también, con cada título ganado. En la polémica temporada de 1934, tras tres años de campeonatos ganados por Alianza Lima, Universitario se impuso en la final por 2-1 contra los íntimos, y el ‘Cañonero’ logró su primera corona saliendo como máximo anotador (10 goles).

Los seis títulos que le siguieron solo agrandaron a la figura del artillero. En 1939, por ejemplo, pudo haber competido por el Premio The Best (si es que hubiese existido) tras salir goleador y campeón con la selección peruana en el Campeonato Sudamericano de Fútbol (7 tantos), y además, dio la vuelta olímpica con Universitario de Deportes a fin de año tras marcar 15 anotaciones.

En 1941 repitió otro título, pero tan significativo como el conseguido en 1945, donde salió goleador del campeonato por última vez con 16 goles. En 1946 y 1949 fueron los últimos títulos en su amado Universitario de Deportes. Luego de su retiro en 1953, nadie superó su marca de títulos hasta 1971 cuando Ángel Uribe y Luis Cruzado alcanzaron los 7 títulos en su palmarés como cremas. Hoy, el más ganador es José Luis Carranza con 8 campeonatos hasta el 2004.

Los 171 goles que registró, según estadísticas de la FPF, lo tuvieron a la cabeza del ranking de artilleros locales por casi tres décadas. Recién en 1980, Oswaldo Ramírez lo pudo superar y llegar hasta los 190 tantos en 1982. Con el retiro de Sergio Ibarra (2014) con 274 dianas, ningún otro jugador amenaza el récord.

Lolo contra el clásico

Eran otros tiempos, a pesar del clásico de los bastonazos en 1928 y de la polémica final que definió el título de 1934, pero el tono señorial que tenía el fútbol peruano no escapaba a la competencia. Por eso, Lolo fue creciendo con el clásico contra Alianza Lima ganando mayor notoriedad.

Los años 30 aún eran para los partidos entre limeños y chalacos (Alianza-Sport Boys) o de la clase media (Universitario-Municipal). Ya entrado los años 40 fue inevitable que el Universitario-Alianza Lima sea visto como el partido principal del torneo, y allí estuvo Lolo Fernández para hacer notar su capacidad goleadora.

En los registros históricos de Universitario, Lolo aparecía como el jugador con más presencias (48) entre 1953 y el año 2000, cuando José Luis Carranza lo superó. El ‘Puma’, en tanto, ha jugado 61 choques contra el archirrival. Sin embargo, una marca que nadie ha podido igualar es la cantidad de goles que marcó en el arco aliancista: 29 tantos. Es decir, su efectividad es de 60.4% en el área blanquiazul.

En 1953, Lolo volvió del retiro y participó en el 4-2 sobre Alianza. Marcó 3 goles. Grande hasta el día en que se fue.
En 1953, Lolo volvió del retiro y participó en el 4-2 sobre Alianza. Marcó 3 goles. Grande hasta el día en que se fue.

No existe jugador en el Perú que haya tenido mejor cierre de su trayectoria que Lolo Fernández. El 30 de agosto de 1953, aniversario de Santa Rosa de Lima, se iba a disputar el clásico peruano. El ‘Cañonero’ ya tenía 40 años y muchas dolencias, pero ante la ausencia del delantero titular del primer equipo fue incluido para jugar.

“Saldré con el entusiasmo de hace 20 años. Aunque las piernas no sean las mismas, el corazón sigue igual”, dijo en la previa. En el campo, sus palabras se concretaron con un ‘hattrick’ que selló el 4-2 en el remodelado Estadio Nacional de Lima. Fue sacado en hombros y aplaudido por hinchas, compañeros y rivales. El mito del ‘Lolismo’ ya era una verdad.

El cheque en blanco

¿Qué podía demostrar un cheque en blanco en la primera mitad del siglo XX? Respeto, caballerosidad, admiración, orgullo, quizás, o una muestra anticipada de todo el amor que se puede dar más adelante. Por décadas se habló que Lolo Fernández rechazó irse a Colo Colo de Chile con un contrato donde él podía poner la cifra que quería.

El libro Padre Nuestro, de Miguel Villegas, desentraña esta historia en el capítulo dedicado a Marina, su hija. “Siempre me respondía lo mismo: ‘¿Cómo iba a cambiar de club, cómo iba a dejar a mi club en Lima? Me molesta cuando dicen que es mentira’”, recuerda la heredera del ‘Cañonero’.

La investigación de Villegas va más allá sobre el tema. El autor de la historia del cheque en blanco es Renato González Moraga, con el negro literario de Pancho Alsina. “A raíz del ‘match’ en el que reforzó a Colo Colo, Robinson Álvarez, presidente colocolino quiso contratarlo, ofreció cifras en blanco para que él pusiera la cifra que quisiera, pero Lolo lo rechazó, así como rechazó ofertas de San Lorenzo y Racing, Peñarol y Racing de París, escribió Alsina y su relato traspasó fronteras.

El libro, publicado por Hualcará Editores en 2015 y cuya edición es un lujo de los coleccionistas de Universitario, rearma los vínculos que pudieron acercar al goleador al país vecino.

“Cuando Lolo reforzó a Alianza Lima en la gira por Chile lesionó de gravedad a un futbolista de apellido Wilson y lo llevaron a la comisaría. Robinson Álvarez, presidente del club chileno, hizo las gestiones para su liberación. Desde entonces se hicieron buenos amigos. Arturo, hermano de Lolo, jugó en Colo Colo de 1940 a 1941, después de salir campeón con la ‘U’. El vínculo existía, era real”, escribe Villegas.

No hay mejor muestra de amor hacia la camiseta de Universitario de Deportes que ese cheque en el que Lolo escribió que prefería quedarse con su amada crema.

Primer gol de Lolo Fernández en su último clásico, jugado en agosto de 1953. Su sacrificio, su disciplina, su caballerosidad, resume los pilares bajo los que fue fundado Universitario de Deportes.
Primer gol de Lolo Fernández en su último clásico, jugado en agosto de 1953. Su sacrificio, su disciplina, su caballerosidad, resume los pilares bajo los que fue fundado Universitario de Deportes.

El gol de antología

En el año 2019, el comercial de una cervecería recreó el mejor gol del Campeonato Sudamericano 1939 anotado en el partido entre Perú y Chile el 22 de enero. Lolo y el arco, 80 años después en un video que explotó en YouTube con millones de reproducciones para orgullo de todo el pueblo de Universitario de Deportes.

Cuando la televisión comenzaba a tejerse como ideas en la cabeza del escocés John Logie Baird, y la radio nacional cumplía apenas dos años transmisión, un gol de categoría máxima solo podía queda como recuerdo oral, del boca a boca de los presentes en el estadio, o en las páginas de los diarios.

El Comercio describió así el tanto. Vale emocionarse.

Golazo de 'Lolo' Fernández a Chile en la Copa América de 1939 fue recreado en 3D (VIDEO)
Golazo de 'Lolo' Fernández a Chile en la Copa América de 1939 fue recreado en 3D (VIDEO)

Los peruanos se mostraban más efectivos en su juego. Ya el team había tomado una consistencia uniforme, que le permitía frecuentar en sus avances en pos de la elevación del puntaje. Las líneas defensoras de Chile resultaban impotentes para contrarrestar las acometidas peruanas, que cada vez eran más peligrosas. Desde media cancha, Tovar, que había mejorado en su juego, cedió un pase largo a Jorge Alcalde, éste no tardó en impulsar la pelota hacia la derecha y Lolo, bien situado empalmó un potente tiro cruzado, que rindió irremediablemente la valla chilena por tercera vez. Fue uno de esos tiros formidables que el público esperaba. Por eso fue que la colocación del tercer goal, en la forma descrita, dio margen para el estallido de una prolongada ovación, mientras los delanteros peruanos congratulaban efusivamente a Lolo. Los cronómetros registraban los 25 minutos del segundo tiempo”.

El gol fue, por especialistas de la época, nombrado como el mejor del torneo. La anotación solo acrecentó el mito de Lolo Fernández y sus grandes hazañas. En aquella Copa América, el cañonero y máximo ídolo de Universitario de Deportes, había debutado con un doblete en la goleada 5-2 a Ecuador. Un domingo después, frente a Chile y tras un primer tiempo para el bostezo (El Comercio dixit), Fernández se echó el equipo al hombro y abrió el marcador con golpe de cabeza a los 46 minutos. A los 65′, tras una mano dentro del área del chileno Ponce, Lolo facturó de penal su doblete. El tercer tanto, el gol que ha traspasado las líneas de tiempo con imágenes 3D, llegó al minuto 70. Robó Tovar en el medio y centró hacia la izquierda donde estaba Alcalde. ‘Campolo’ vio de reojo a Lolo y cambió la dirección del balón. Lo demás fue una obra magistral. Fernández no dejó que la pelota cayera al campo y empalmó un derechazo que se clavó en la esquina izquierda del arco sur del Estadio Nacional de Lima.

'Lolo' Fernández fue goleador y campeón de la Copa América en 1939. Esta fue la única edición en que Perú ganó todos sus partidos. (Foto: GEC)
'Lolo' Fernández fue goleador y campeón de la Copa América en 1939. Esta fue la única edición en que Perú ganó todos sus partidos. (Foto: GEC)

Lolo no se detendría y en la siguiente fecha volvió anotar un doblete ante Paraguay (goleada 3-0). Solo en el último partido contra Uruguay no pudo poner su sello. Participó, sí, en el primer gol. “Lolo pasó a T. Alcalde, cuyo centro fue rechazado por la defensa, pero Teodoro con nuevo golpe de cabeza permitió a su hermano Jorge rematar también de un cabezazo que dio el primer goal peruano a los siete minutos de juego”, cita el Comercio del 13 de febrero.

Perú se terminó coronando campeón con otro gol combinado de los hermanos Alcalde. Uruguay descontó a través de Porta. El pitazo final detonó una algarabía total en el público, que invadió la cancha y cargó en hombros a sus nuevos héroes. Lolo y compañía habían cumplido la tarea. La felicidad al fin se vestía de blanco y rojo. Fue la primera vez que en estas tierras se pudo gritar: ¡Perú campeón!

MÁS EN DT...

VIDEO RECOMENDADO:

Karim Benzema anota el 1-0 del Real Madrid vs. Atalanta por Champions League. (Video: QTV Sport)