El centrocampista noruego de la Real Sociedad Martin Odegaard, sigue deleitando con su buen fútbol y goles. (Foto: EFE).
El centrocampista noruego de la Real Sociedad Martin Odegaard, sigue deleitando con su buen fútbol y goles. (Foto: EFE).
Eliezer Benedetti

Mientras las aguas aún estaban calmadas en el Santiago Bernabéu, Martin Odegaard apareció en forma de huracán para causar estragos sin piedad la semana pasada. El joven noruego no dudó en batir las redes del equipo que eligió cuando tenía 16 años, pero del que hoy no puede vestir su camiseta: Real Madrid. Entonces, luego de eliminar a los merengues, el fenómeno de Odegaard volvió a presentarse este jueves con la Real Sociedad. El mediocampista anotó un golazo en la victoria 2-1 del club vasco sobre el Mirandés en la primera semifinal de Copa del Rey y continúa llamando la atención del club blanco.

Las grandes actuaciones de Odegaard nunca han pasado desapercibidas en su casa predilecta, el Bernabéu. Quiere volver y está haciendo mérito para ello. Fue uno de los artífices para el pase de la Real Sociedad a las semifinales de la Copa del Rey. Y ahora mantiene su racha goleadora, tras anotarle al Mirandés con un auténtico ‘latigazo’ en el encuentro de ida en San Sebastián. El joven noruego es la sensación del momento en el fútbol español.

Lo de Odegaard no es solo de ahora. Tiene tiempo. El joven de 21 años se ha convertido en la gran figura del club blanquiazul, repartiendo magia, asistencias y goles desde que inició la presente temporada. Por ello, el Real Madrid lo quiere de vuelta cuanto antes, pero no la tendrá nada fácil. El noruego fue cedido hasta junio del 2021 y la Real Sociedad no quiere perderlo anticipadamente.

Esta situación era complicada imaginarla años atrás, cuando Odegaard siendo aún más joven ya era vapuleado con críticas altamente negativas de parte de la afición madridista. Esos mismos hinchas blancos lo ovacionaron la semana pasada entre aplausos y arengas cuando salió del terreno de juego.

Odegaard tuvo un fugaz paso con la camiseta blanca. Por eso, el noruego tuvo que peregrinar por clubes como Heerenveen y Vitesse de la Eredivisie de Holanda, donde dejó huella con su gran talento. Incluso el Ajax pretendió comprarlo, pero el Real Madrid le puso el cartel de ‘no se vende’ siempre confiando en la explosión futura de Martin.

Martin Odegaard brilló en el partido contra el Real Madrid por la Copa del Rey.
Martin Odegaard brilló en el partido contra el Real Madrid por la Copa del Rey.

Tras años de maduración, Odegaard ya demuestra tener un fútbol más cuajado en la Real Sociedad y le está demostrando al Madrid lo que realmente vale. De hecho, el noruego ha mejorado sus registros, tras haber marcado siete goles y ocho asistencias en 23 partidos entre la Copa del Rey y La Liga.

Asimismo, los cuatro millones de euros en los que Odegaard estaba valorizado cuando fichó por el Real Madrid han aumentado considerablemente. Hoy por hoy, el noruego tiene un valor de mercado de 50 millones de euros.

Además de goles y asistencias, Odegaard regala magia. Siempre que el balón pasa por sus botas, está dicho que una jugada de peligro va a suceder. Ha sido lo mejor que la ha podido pasar a la Real Sociedad en esta temporada. Se puede decir que gracias al noruego, el club vasco hoy pelea por meterse a la Champions después de siete años. Está sexto, solo a dos puntos del Atlético Madrid, cuarto en la tabla.

A base de paciencia y perseverancia, Odegaard ya luce listo para vestir la camiseta del Real Madrid y ser la sensación de los merengues. El niño que inició su aventura blanca con 16 años ya es un jugador que puede triunfar en el Bernabéu.

PROMESAS INCUMPLIDAS

Cuando apenas era un niño, Odegaard ya estaba en el centro de atención en Europa. Se vivió una gran batalla por el chico que debutó con la selección absoluta de Noruega con apenas 15 abriles y que ya estaba sorprendiendo con su enorme talento. Ganó el Real Madrid el duelo. Entonces, aquel mediocampista fue pintado como un buen proyecto. Pero ahora le falta dar el gran salto para no ser uno más de los jóvenes talentosos que se quedaron en promesa.

Entre los casos más representativos se encuentra el nombre de Robinho. Aunque haya tenido algunos momentos de gloria en la selección brasileña y en su corto paso por el Real Madrid, nunca pudo despegarse del cartel de “joven promesa”. El brasileño, comparado constantemente con Pelé, no convenció en el Bernabéu.

Tras llevar una buena vida indisciplinada, Robinho perjudicó su carrera deportiva y le pasó factura también con el Manchester City y el AC Milán. Su paso en el fútbol europeo no fue fructífero. Por ello, su retorno a Brasil era un hecho. Actualmente, el delantero juega en la liga turca con el İstanbul Başakşehir, donde aún no ha podido celebrar ningún en gol en 15 partidos disputados la presente temporada.

Robinho condenado a 9 años de cárcel por violación grupal en Italia.
Robinho condenado a 9 años de cárcel por violación grupal en Italia.

Algo parecido sucedió con Bojan Krkić, quien era considerado el compañero o relevo ideal de Lionel Messi en el Barcelona, pero no pasó así. Bojan debutó con la azulgrana cuando apenas tenía 17 años y ese, supuestamente, sería el inicio de otra gran estrella. Se perdió con el pasar de las temporadas y se vio obligado a mudarse a Italia.

Bojan no pudo destacar con la Roma, el AC Milan, el Ajax y el Stoke City. Luego su nombre ya no aparecía mucho en el radar de los grandes equipos, tras estar en el Mainz 05 de Alemania y el Deportivo Alavés. Actualmente juega en la MLS para el Montreal Impact.

Bojan Krkic, la promesa que no se cumplió en el Barcelona
Bojan Krkic, la promesa que no se cumplió en el Barcelona

Asimismo, tampoco pudo cumplirse la promesa en jugadores como Paulo Ganso y Freddy Adu. El brasileño inició su carrera en las ligas menores del Santos hasta que en el 2008 debutó en la primera división, donde fue compañero de Neymar. Logró mayor reconocimiento en el Sao Paulo, donde se mantuvo desde el 2014 hasta el 2016. Luego fue anunciado como el gran fichaje de Sevilla, pero su paso no fue de los mejores. Actualmente es jugador del Fluminense.

Por su parte, Freddy Adu fue descubierto a los 13 años por ser el mejor jugador y máximo goleador de un torneo juvenil italiano. Fue el DC United quien lo convirtió en el jugador más joven en jugar en una liga profesional de Estados Unidos. Por ello, equipos como el Manchester United y el Inter de Milán lo tenían en la mira. Sin embargo, el estadounidense de origen ghanés no gozó de continuidad en el país norteamericano, por lo que la promesa del ‘Nuevo Pelé’ no se llegó a cumplir. Actualmente juega en Las Vegas Lights FC de la USL.

Entre otros casos representativos, está el de Stephan El Shaarawy. El italiano inició su carrera en las divisiones menores del Genoa. Luego pasó por el Padova y pudo llegar al club que le pondría los reflectores en el rostro: el AC Milan. Se mantuvo allí desde el 2011 hasta el 2015. A pesar de su talento y los 27 goles que anotó en las competiciones, sus lesiones e irregularidad ganó peso y su luz fue opacada. Hoy juega por el Shanghái Shenhua de la Superliga China.

Así como los mencionados, hay muchos casos más en el que pintaban como el “futuro Messi, Cristiano Ronaldo, Pelé o Maradona”, pero fracasaron por diversas situaciones propias o impropias del fútbol. Se espera que con Odegaard no sea lo mismo, pues aún tiene mucho por explotar.

MÁS EN DT