Juan Manuel Santos: "Gabo nos ha dejado la esperanza"
Juan Manuel Santos: "Gabo nos ha dejado la esperanza"

"Hoy asisto a este Palacio con el corazón adolorido y el alma agradecida para decir adiós, en representación de más de 47 millones de colombianos, al más grande colombiano de todos los tiempos, al maestro, ", dijo Juan Manuel Santos.

"Gabo deja el legado de sus obras,  sus novelas, cuentos crónicas y anécdotas. Pero antes que nada nos deja la esperanza, la determinación de unir nuestro pueblos (....) Como se lo dijo a Colombia y al mundo: no estamos condenados al mal (...) Hoy venimos desde Colombia hasta México y hay admiradores desde todos los rincones del planeta para ratificar nuestro compromiso con la utopía posible con una América Latina que supera su soledad y encuentra su segunda oportunidad sobre la tierra", continuó. 

Y luego, para terminar dijo: "Macondo es un mundo nuevo y antiguo a la vez donde son posibles las utopías de la paz. Que buscamos tantas veces juntos; de la justicia de la libertad, de la educación y sobre todo del amor. Hoy venimos trayendo el abrazo solidario a la Gaba. Esta gran mujer que llevó el mundo sobre sus espaldas para que su esposo escribiera. Venimos a dejar testimonio de que Gabriel García Márquez,  el más colombiano de los colombianos sigue vivo. Seguirá vivo en sus libros y textos, pero sobre todo vivirá para siempre en las esperanzas de la humanidad. Gloria eterna a quien más gloria nos ha dado". 

SOBRE LA CEREMONIA

Centenares de admiradores Gabriel García Márquez llegaron al Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana para despedirse de él en un homenaje que contará con la presencia de los presidentes Juan Manuel Santos (Colombia) y Enrique Peña Nieto (México).

Los restos del autor llegaron en una comitiva que arribó veinte minutos después de que partiera desde la casa del escritor colombiano, en el sur de esta capital, custodiada por agentes policiales durante el camino.

La urna con las cenizas del escritor la trajeron la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, y sus dos hijos, Gonzalo y Rodrigo. También llegó el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar.

Las cenizas fueron colocadas en el centro del vestíbulo del Palacio de Bellas Artes y adornadas con ramos de rosas amarillas, las favoritas del autor. Y un grupo de violinistas tocaron las canciones favoritas del autor.