Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

¿Cómo dibujarías la historia?, por Crispin Startwell

“La filosofía de la historia parece prometer una comprensión de lo que podría suceder a continuación”.

¿Cómo dibujarías la historia?

"La fractura de las alianzas globales y el surgimiento de movimientos de extrema derecha han hecho que muchos cuestionemos la inevitabilidad de lo que generalmente llamamos progreso". (Ilustración: Víctor Aguilar)

La fractura de las alianzas globales y el surgimiento de movimientos de extrema derecha como los de Hungría, Brasil y Estados Unidos han hecho que muchos de nosotros cuestionemos la inevitabilidad de lo que generalmente llamamos progreso. Los desastres ecológicos, posiblemente relacionados con el cambio climático, aumentan el espectro de una historia humana que avanza inexorablemente hacia la autodestrucción.

La filosofía de la historia, que floreció en el siglo XIX y a principios del XX, y ha experimentado renacimientos periódicos en manos de pensadores como Arthur Danto y Francis Fukuyama, se propuso el proyecto extraordinariamente ambicioso de describir las fuerzas que dan forma a los eventos humanos: la estructura de la historia, su dirección, su objetivo, su punto e incluso su fin. Hay buenas razones para ser escépticos de tal proyecto que podríamos asociar, sobre todo, con los nombres de Marx y Hegel, y es posible que la historia no tenga una forma o dirección coherente. También puede ser que la forma de la historia dependa de nuestras decisiones y no de fuerzas impersonales. Pero la filosofía de la historia es un proyecto seductor porque, entre otras cosas, parece prometer una comprensión, incluso aproximada, de lo que podría suceder a continuación.

La línea de tiempo básica, que aún adorna las aulas de las escuelas, sigue siendo la forma en que muchos de nosotros imaginamos cómo llegamos a donde estamos. Su ubicuidad sugiere que dibujar la historia, tratar de capturar gráficamente la forma del tiempo, en una página o en nuestra imaginación, es fundamental para entender el pasado y el futuro. Si se pueden entender.

Solo hay una historia o un curso de tiempo, en este punto de vista, y toda la humanidad es arrastrada por ella. Al inclinar hacia arriba el extremo derecho, retratamos “la interpretación Whig de la historia”, término acuñado en 1931 por el historiador Herbert Butterfield para describir lo que él consideraba un optimismo progresivo ingenuo; la idea de que la historia se dirigía directamente hacia la libertad y la ilustración. Muchas veces hemos obtenido la misma imagen de líderes progresistas como Martin Luther King y Barack Obama, quienes cuentan la historia de Estados Unidos como una marcha hacia la justicia, caracterizada por la participación de grupos oprimidos, presentada como casi inevitable.

Por otro lado, muchos teóricos y muchas culturas han imaginado el tiempo como circular o al menos cíclico, lo que incluso es sugerido por el ritmo del día y la noche, o el de las estaciones.

Nietzsche, por ejemplo, especuló que un número finito de átomos en el tiempo infinito asumiría las mismas configuraciones una y otra vez. Pero muchas filosofías antiguas, como el estoicismo, y algunas religiones ancestrales creían en la rueda del tiempo (o ‘kalachakra’). Solemos hablar de esto de manera informal, cuando decimos que la historia se repite, y ciertamente la idea de que vivimos en una era en la que los fascistas y los capitalistas se enfrentan a los socialistas de todo el mundo suena como 1930, 1890 y 1850.

Sin embargo, las repeticiones son sorprendentes pero no exactas, por lo que quizás, más bien, la historia tenga una estructura de bucle.
Es cíclica, pero a menudo se duplica en su camino hacia adelante. Aquí podríamos pensar en el progreso logrado a través de un renacimiento de los valores tradicionales, o movimientos de reforma radical que hacen lo que casi parece ser una apelación reaccionaria a la fuente o el origen, como en la filosofía de Confucio o la reforma de Martín Lutero. El discurso inaugural de Obama, por ejemplo, describió su victoria como progresista y como un retorno a los valores de la fundación de Estados Unidos, como la parte superior del ciclo, por así decirlo. Una fortaleza de esta imagen es que explica los aparentes contratiempos como continuaciones del camino a seguir.

Los relatos más ambiciosos de la historia en el siglo XIX fueron los de Hegel y Marx, que describían la estructura en términos de “dialécticas” u opuestos que se reconciliaron en un nivel superior en la siguiente fase: culturas o clases en conflicto, o espíritus de la era que se fusionaron y trascendieron en los albores del siguiente período, lo que a su vez generó un nuevo conflicto o tensión.

Por ejemplo, Marx describió la economía feudal como generadora de un conflicto entre señor y siervo, que finalmente fue superado por el surgimiento del capitalismo burgués, que a su vez dio lugar a un conflicto entre propietarios y trabajadores que inevitablemente conduciría al comunismo. Hegel consideró el arte romántico de su época como una síntesis y trascendencia del arte simbólico o icónico (egipcio, por ejemplo) y los estilos griego y renacentistas, superando la aparente oposición entre razón y pasión, o razón y subjetividad. Ambos, como Fukuyama, pensaron que todo estaba conduciendo hacia algún tipo de estado final extático o al menos satisfactorio.

Sin embargo, una vez que dejamos a los físicos y cosmólogos participar en la discusión, las cosas pueden volverse extrañas, y Stephen Hawking (siguiendo a Richard Feynman y otros) concluye de la mecánica cuántica que “el universo tiene todas las historias posibles”.

Es una ‘big bang’ no solo de materia, sino también de infinitas líneas de tiempo, cada una de las cuales puede ser una línea, un bucle, un círculo o un espiral. En este punto, sin embargo, la complejidad podría ser demasiado grande para producir muchas predicciones. O más bien, si predijeras que todo lo que posiblemente pueda suceder ocurrirá, acertarás y fallarás al mismo tiempo.

Si yo tratara de dibujar la historia, la dibujaría como una espiral circular: todo en una sola línea de tiempo, pero cruzándose y volviéndose a cruzar, sin avanzar hacia adelante o hacia arriba, sino floreciendo o expandiéndose hacia afuera, haciéndose más complejo con cada espiral por la acumulación de acontecimientos.

Esa es la forma que creo que tendría la historia –si pensara que la historia tiene una forma–. Yo lo llamo la teoría del espirógrafo.
En cualquier caso, dependiendo de cómo se dibujen las líneas, nosotros iremos dando vueltas, resolviendo nuestras contradicciones, regresando al pasado, o teniendo todos los futuros posibles.

–Glosado y editado–.
© The New York Times

Tags Relacionados:

Filosofía

Historia

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada