La alimentación de nuestras mascotas debe ser balanceada sea si optamos por croquetas, comida natural o por la dieta barf. Lo mejor siempre será asesorarse de un especialista.
La alimentación de nuestras mascotas debe ser balanceada sea si optamos por croquetas, comida natural o por la dieta barf. Lo mejor siempre será asesorarse de un especialista.
Patricia Castañeda Alva

Al igual que en la alimentación humana, la clave para tener sanos es una balanceada. El ingeniero zootecnista y especialista en nutrición de perros y gatos, Jesús Antonio Mauricio Pisco, afirma que los alimentos que consuman nuestros animales de compañía deben cubrir todos los nutrientes que necesitan. Las croquetas no son sinónimos de saludable, tampoco la comida natural lo es. Todo depende del requerimiento nutricional del animal y de la calidad de los ingredientes que se utilicen. En esta nota, te brindaremos herramientas para que puedas elegir la comida que mejor le va a tu engreído de cuatro patas.

La alimentación para los animales de compañía puede ser en croquetas, casera o barf. Eso dependerá del tutor del animal y del especialista de quién se haya asesorado. Pero, siempre es importante que quien brinda la información nutricional sea un especialista y no alguien que haya tomado un curso corto, porque poco tiempo no es suficiente para aprender todo sobre el sistema digestivo de los animales y de los nutrientes que necesitan.

Mauricio, quien tiene una especialización en alimentación de mascotas por la Universidad Mayor de San Marcos, explica que una alimentación puede ser balanceada y no casera; o casera y balanceada, pero eso dependerá de cuán meticulosos son los tutores. “Nutrición es el valor de la comida, y no todos los alimentos nutren”, añade.

Nutricionista Jesús Antonio Maurcio, especialista en alimentación de perros y gatos, y de fauna silvestre.
Nutricionista Jesús Antonio Maurcio, especialista en alimentación de perros y gatos, y de fauna silvestre.

Personalmente, considero que las croquetas de buena calidad son las más completas. Una alimentación natural o casera puede ser completa pero si está mal balanceada puede tener exceso de nutrientes que el perro o gato no necesita y podrían ser contraproducentes. Las croquetas de calidad o de gama alta han sido formuladas por especialistas”, cuenta.

La alimentación natural exige que alguien sepa formular las dietas, y no todo el mundo lo sabe hacer. Puede ser que algunos veterinarios hayan aprendido o que el tutor sepa de forma empírica pero a veces no lo respetan todos los días. Y para dar comida natural se debe ser muy disciplinado. No se debe hacer, por ejemplo: ‘como no encontré zanahoria, le pongo papa’. No. Rompen la dieta de la mascota y nutricionalmente los alimentos pueden ser muy distintos”, aclara.

Comida comercial o de gama baja

El especialista en alimentación felina y canina Jesús Antonio Mauricio explica que lo mejor será optar por alimentación en croquetas o paté de gama alta, es decir comida que no se venda en supermercados. “La comida de gama baja es económica porque está hecha con insumos económicos y que a la larga pueden generar problemas renales, hepáticos o de alergias”.

Las croquetas económicas son un grave problema para los tutores. La salud y la alimentación de las mascotas debe ser el primer punto del presupuesto mensual. La alimentación es lo más importante, por eso me dedico a esto. Mediante la comida podemos prevenir enfermedades. Las croquetas económicas se hicieron para poder brindar comida a los albergues en donde hay mucha población de perros y gatos, y que no pueden costear un alimento de gama alta. Entonces, se entiende que comprar un alimento económico, termina siendo mejor que un alimento casero mal balanceado. Pero los tutores que tienen dos o tres mascotas pueden buscar una opción que vaya con su presupuesto pero que no sea de gama baja, porque si un producto es económico los insumos son económicos, el proceso, el almacén y todo es barato. Además, muchas veces los lotes tienen diferentes ingredientes porque como se busca insumos económicos, si algo sube, lo podrían cambiar”, indica.

Las marcas premium y super premium o de gama alta las pueden comprar aquí o en México y siempre son los mismo ingredientes”, explica.

La veterinaria Leire Artziniega coincide en que es mejor brindar alimentos de gama alta. “Lo que pasa con la comida ‘lowcost’ o de bajo costo, es que le ponen aditivos, colorantes y conservantes, que incluso pueden llegar a ser cancerígenos”, añade.

La especialista en felinos, explica que tampoco debemos dejarnos llevar por el título de premium o super premium en la etiqueta. “Eso es marketing. Lo que debemos hacer es leer los ingredientes. Por ejemplo, en el caso de los gatos, que son felinos y por ello carnívoros, las croquetas no pueden tener como primer ingrediente maíz o soya. Deben tener alguna proteína de origen animal. Si no la tienen muchos gatos tienen alergias en la piel o intestinales. Luego los ves muy gorditos por el exceso de grasa o muy flaquitos porque no logran subir de peso debido a las constantes heces pastosas”, explica.

Veterinaria Leire Artziniega, especialista en medicina felina, tiene una cuenta de Instagram en donde comparte información sobre cuidado de los gatos. Su cuenta es @catvet.pe
Veterinaria Leire Artziniega, especialista en medicina felina, tiene una cuenta de Instagram en donde comparte información sobre cuidado de los gatos. Su cuenta es @catvet.pe

Según explica la veterinaria Artziniega, los gatos debido a las modificaciones que han pasado sus genes hasta ser domesticados tienen una mayor predisposición a enfermedades renales, por eso es mejor darle comida equivalente (croquetas de gama alta) porque han sido formuladas para evitar enfermedades. “En su genética ya tienen predispuestas enfermedades de riñón e hígado por ello, debemos darle la mejor comida para evitar que esas enfermedades progresen”, cuenta.

Dieta B.A.R.F.

Hace algunos años, la dieta B.A.R.F. para perros y gatos se ha vuelto más popular en el Perú. Este tipo de alimentación está compuesta principalmente por alimentos crudos y, según los especialistas consultados para este informe, puede funcionar muy bien para perros, pero no es la misma historia para los felinos.

Los perros tienen un apetito voraz, se van a comer todo lo que les pongas en su plato en las horas que normalmente está acostumbrado. Sin embargo, los gatos comen poco a poco, no comen todo de inmediato y al ser una comida cruda, es decir sin pasar por una cocción, podría ser que muy fácil que se malogre”, indica el nutricionista Jesús Antonio Mauricio.

La dieta barf debe ser formulada por un especialista. En Lima, algunos de los especialistas son: veterinaria Rocío Tataje (En Instagram está como @lanutrizoonista) y el veterinario Erik Valdivia (En Instagram está como @veterik_valdivia).
La dieta barf debe ser formulada por un especialista. En Lima, algunos de los especialistas son: veterinaria Rocío Tataje (En Instagram está como @lanutrizoonista) y el veterinario Erik Valdivia (En Instagram está como @veterik_valdivia).

La dieta barf debe estar formulada por un especialista que conozca del tema y asegure que se cubren todos los requerimientos. Es más fácilmente manejada en perros, comenta.

La cofundadora de la veterinaria Gatuario, Camila Sánchez-Carrión, explica que “como médicos orientamos, más no podemos forzar a que una familia elija un alimento balanceado”. “Existen muchos motivos por los cuales yo prefiero un alimento balanceado (croquetas o comida húmeda en lata). La mayoría de gatos que atiendo que comen dietas barf presentan diarreas crónicas, fracturas sin antecedentes de traumatismo, cardiomiopatías dilatadas, entre otros problemas de salud”, añade.

Formular una dieta casera para gatos es muy complicado, llegando a generar complicaciones metabólicas por no cumplir con el requerimiento nutricional adecuado”, explica.

La médico veterinaria Camila Sánchez-Carrión tiene una cuenta de Instagram en donde brinda información sobre salud felina. La encuentran como @hablemosdegatos .
La médico veterinaria Camila Sánchez-Carrión tiene una cuenta de Instagram en donde brinda información sobre salud felina. La encuentran como @hablemosdegatos .

Dentro de la comida barf, podemos encontrar dos corrientes, la que el tutor del animal prepara en casa al ser asesorado por un veterinario o nutricionista animal y la que se compra en un supermercado. “Muchas personas que están en contra de la industria de las croquetas, ignoran que detrás de la alimentación barf también hay una industria cada vez más grande”, indica Mauricio.

Cadena de frío

Si al final, decides optar por una dieta barf para tu perro, te recomendamos que asegures que haya una correcta cadena de frío para garantizar la inocuidad del insumo con el que prepararás su comida. Y si es comida empaquetada que cuente con el registro sanitario correspondiente.

El nutricionista Mauricio explica que cuando compren en un supermercado o petshop se aseguren que el alimento se ha mantenido todo el tiempo congelado, desde que salió de la planta hasta que llegó a la casa. El establecimiento debe ser de su confianza y que no haya tenido la congeladora malograda, ni que la comida haya estado expuesta al sol.

Una vez que están en casa, las albóndigas o hamburguesas de comida congelada, deben ser porcionadas en tapers o bolsas herméticas según lo que coma el perrito en casa. No se debe estar sacando y metiendo las bolsas en la congeladora. Si se malogra la cadena de frío podría generar problemas intestinales al can.

Las albóndigas deben ser porcionadas y nunca almacenadas todas juntas.
Las albóndigas deben ser porcionadas y nunca almacenadas todas juntas.

Finalmente, el nutricionista explica que si se opta por preparar la comida barf en casa con insumos caseros, se compre los ingredientes en lugares de garantía porque al ser un alimento crudo podrían tener parásitos como el Toxoplasma gondii (que se pueden encontrar en la carne) o bacterias como la Salmonella typhi.

Croquetas

Si finalmente, optas por comprar croquetas para tus perros y gatos, es importante que se considere la calidad de los ingredientes y del producto final. Artziniega al igual que Mauricio coinciden en que la alimentación del animalito, sea gato o perro, debe ser según su edad, actividad física y condición médica. Por ejemplo, si un gato o perro es geronte, es decir adulto mayor, es posible que tenga algún problema renal, por ello se debe buscar comida especial para ellos, probablemente, con poca cantidad de proteína. Y si el animal es un cachorro, el alimento que le debemos dar será alto en proteínas y calorías.

Al igual que cuando se compra comida barf, se debe tener en cuenta que la comida no debe estar expuesta al sol, porque podría afectar el contenido de la bolsa. “La luz y el calor pueden hacer que se pierdan las vitaminas. Además, el calor muy fuerte como el de verano, las proteínas y las grasas pueden rancearse”, añade Mauricio.

Además, el nutricionista explica “que los sacos o bolsas de comida no pueden estar en el piso. Si ven que los establecimientos ponen las bolsas de comida en el piso, pueden pasarles humedad y con eso generarse hongos”.

Las croquetas deben ser almacenadas en un lugar fresco y lejos del calor y sol.
Las croquetas deben ser almacenadas en un lugar fresco y lejos del calor y sol.

En el caso de las comidas para perros que suelen tener maíz, hay que tener en cuenta que el maíz es un producto que fácilmente se llena de hongos pero que no se van a notar hasta que estos microorganismos entren a edad reproductiva.

Mauricio explica que hay que prestar mucha atención en cómo los petshops almacenan o colocan la comida, sobre todo de gatos, porque ellos solo comen croquetas y comida húmeda, y si no se sigue un correcto almacenamiento pueden perder nutrientes y eso afecta directamente a la salud de estos felinos.

Comida húmeda

La veterinaria experta en felinos Leire Artziniega explica que cuando compramos comida en croquetas estamos cubriendo necesidades básicas como la taurina, pero el alimento seco tiene muy poca cantidad de humedad y los gatos necesitan mantenerse hidratados.

Existe un mito que la comida húmeda engorda al gato, pero eso no es cierto. Lo que lo engorda es no jugar con él o que se vuelva sedentario. Al igual que en los alimentos balanceados de mala calidad, los alimentos húmedos de mala calidad contienen malos ingredientes que incluyen aditivos o saborizantes”, cuenta.

La especialista indica que hay comida húmeda que puede ser parte de la ración diaria y otros que son premios. “Hay que saber leer las etiquetas, ver el porcentaje de humedad, cuánto de proteína tienen, si están enriquecidos con vitaminas o nutrientes”, enfatiza.

La comida húmeda enlatada debe ser libre de aditivos.
La comida húmeda enlatada debe ser libre de aditivos.

Granel

Otro consejo que brinda Mauricio es no comprar comida a granel. Cuando se compra en mercados o en tiendas por granel, muchas veces quien compra no sabe cuándo vence ese producto, si realmente le están dando el producto que está comprando o es otro. Además, tienen los sacos en el suelo y muchas veces todo el tiempo abiertos, generando que el alimento se malogre o pierda nutrientes.

No sabemos cómo está almacenando la bodega este producto. Además, muchos veces tienen abiertas las bolsas y venden otros productos que pueden generar contaminación. No sabemos la fecha de vencimiento. No sabemos si tienen hongos o si han caminado roedores por ahí. El riesgo de comprar a granel es muy alto”, añade.

Comida para perros. (Foto: Pixabay)
Comida para perros. (Foto: Pixabay)

Almacenar en casa

El nutricionista Mauricio explica que una vez que decidamos comprar el producto idóneo para nuestros gatos y perros es muy importante que sepamos dónde y cómo vamos a almacenar nuestras bolsas de comida.

Si compramos bolsas grandes no debemos ponerlas en el piso, porque puede entrar humedad y generarse hongos. “Yo recomiendo almacenar en sacos pequeños en la alacena o en un lugar fresco. El paquete debe tener cierre fácil o esos ganchos que usan para sellar. Si compras una bolsa grande, lo puedes vaciar en bolsas herméticas o en contenedores para dividir y lo ideal es que esté sobre una superficie donde haya una ventilación, es decir que haya un espacio vacío. Si se cumple esto, no habrá humedad y en consecuencia no habrá hongos”, complementa.

Se debe evitar que el sol les caiga encima, si el sol le da directamente, no es un buen lugar para almacenar las croquetas. Tampoco pongamos la comida cerca del balón de gas, nuestros perros y gatos pueden oler si el aroma de gas se impregna”, afirma Mauricio.

Nutrición en neonatos y cachorros

La veterinaria y especialista en neonatología felina Paz Bringas explica que si encontramos gatitos bebes de días o semanas de nacidos, debemos comprarles fórmulas especiales para ellos y no darles leche de vaca.La leche de vaca contiene propiedades y cantidades que cubren los requerimientos energéticos de los terneros, que no son los mismos que los que necesitan los gatitos bebes para crecer y desarrollarse correctamente. Dentro de las diferencias más resaltantes están la cantidad de grasa y proteínas, que es significativamente mayor en la leche de las gatas que de las vacas”, añade.

Otro dato importante que la médico veterinaria de Gatuario explica es que “la leche de vaca contiene lactosa y los gatos son intolerantes a ella por lo que puede provocar un cuadro de diarreas en el neonato siendo altamente peligroso para su salud”.

La médico veterinaria Paz Bringas es especialista en neonatología felina. Para conocer más sobre el tema, puedes seguirla en Instagram como @paz.kittenvet .
La médico veterinaria Paz Bringas es especialista en neonatología felina. Para conocer más sobre el tema, puedes seguirla en Instagram como @paz.kittenvet .

Bringas hace hincapié en la importancia de brindarle comida según la edad del animalito. “En general, los cachorros desde el día uno hasta el año de edad están en constante crecimiento y desarrollo del organismo y la buena alimentación es la base para que ese crecimiento sea lo más óptimo posible”,

Después que termina la alimentación vía fórmula maternizada o si aún están con sus madres, continúa la etapa del destete. Este periodo es importante por dos cosas principalmente. “La primera es porque los gatitos están terminando de desarrollar su sistema digestivo y su microbiota intestinal que lo va a acompañar por el resto de su vida. Si provocamos un desbalance alimenticio o damos un alimento que no pueden digerir bien en esta etapa podemos generar daños importantes a nivel de la microbiota intestinal o de las paredes del estómago e intestinos, lo que llevará al desarrollo de patologías como síndrome de malabsorción. En segundo lugar, es una etapa muy estresante para los cachorros y algunos pueden tomar mucho tiempo en adaptarse, por lo que si forzamos o realizamos un mal manejo de la dieta podemos tener como consecuencia una malnutrición y pobre desarrollo del cachorro”, explica.

Hidratación

Los especialistas recomiendan que en casa hayan varios potes de agua fría para mantener adecuadamente hidratados a los perros y gatos.

La veterinaria Leire Artziniega recomienda potes grandes de vidrio para que sea más atractivo para los engreídos de cuatro patas. De esa forma se podrá evitar enfermedades renales a futuro. En el caso de los gatos, que suelen ser más pesados para tomar agua, siempre se pueden adquirir fuentes de agua para ellos, pues estos felinos prefieren tomar el agua que corre y que no está quieta en un pocillo.

Asegúrate de que el perro esté siempre bien hidratado. Es necesario cambiar el agua de su plato por lo menos dos veces al día para que esté siempre fresca. También le puedes poner hielo para mantenerla fría. (Foto: Thinkstock)
Asegúrate de que el perro esté siempre bien hidratado. Es necesario cambiar el agua de su plato por lo menos dos veces al día para que esté siempre fresca. También le puedes poner hielo para mantenerla fría. (Foto: Thinkstock)

Alimentos que no deben consumir

Los perros y gatos no deben consumir alimentos de la olla común de la casa, porque esta contiene sal, especias y otros alimentos como el ajo y cebolla, que son peligrosos para ellos. La sal podría generar un problema renal; las especias, problemas digestivos, en el caso del ajo y cebolla pueden ser tóxicos para ellos.

Otros alimentos que no deben consumir son: chocolate, alcohol, café, té, embutidos (alto contenido de sodio), uvas, pasas, nueces, entre otros.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más