Módulos Temas Día

Más en Política

Encuentro en clave naranja, una crónica del retiro de Fuerza Popular

La cita anual de la bancada fujimorista no solo definió comisiones. Reclamos, pedidos y decisiones coparon una reunión sobre la cual, hasta ahora, se conocía poco

Fuerza Popular

Si los cónclaves de los dos últimos años fueron el presagio de convulsos períodos legislativos, Fuerza Popular prefirió esta vez no tentar a la suerte: cambió Ate por Cieneguilla. (Ilustración: Víctor Aguilar/El Comercio)

Por Diego Chirinos y Martín Hidalgo

El hermetismo fue mayor; y el lugar, distinto. Si los cónclaves de los dos últimos años fueron el presagio de convulsos períodos legislativos, Fuerza Popular prefirió esta vez no tentar a la suerte.

La bancada naranja cambió Ate por Cieneguilla. El martes, a dos horas de su local partidario de Paseo Colón, empezaron los dos días de balances, autocríticas y preparación para un año congresal que se avizora complejo.

—A limar asperezas—
Las actividades del primer día se iniciaron antes de las diez de la mañana. Congresistas aún aletargados recibieron el breve saludo de su lideresa, Keiko Fujimori.

El paso siguiente era romper el hielo, en especial en una bancada cuyos integrantes –ahora son 62– aún no se conocen del todo luego de dos años.

“Hay miembros que no reconocen a otros o no recuerdan sus nombres, es un poco raro”, revela una fuente del grupo parlamentario.
Las horas transcurrieron entre el trabajo partidario y dinámicas externas. Como en los dos años anteriores, IDEA Internacional se encargó de estas últimas.

“Mantenemos la confidencialidad. Pero, de forma general, las charlas consistieron en preparar el trabajo de la bancada para el año. Proveímos legislación comparada, ejemplos de buenas prácticas en la región y metodologías para la toma de decisiones”, contó Percy Medina, jefe de IDEA Internacional en el Perú.

Entre dinámicas y trabajo en equipo, la bancada también se dio lugar para un momento a solas, sin la presencia de personas ajenas al partido. Aunque sin llegar a altos niveles de tensión, ciertos reclamos empezaron a aflorar, principalmente desde el bloque provinciano.

“No se nos escucha” y “no atienden nuestros proyectos” fueron algunas frases ensayadas. “Hay muchos proyectos declarativos”, retrucaban los fujimoristas de mayor experiencia.

“Diría que no hubo momentos de tensión. Lo que fijamos son criterios para filtrar más rápido proyectos declarativos y evitar que sean el grueso de la agenda cuando también hay problemas de fondo que discutir”, sostuvo la vocera de Fuerza Popular, Úrsula Letona.

El malestar provinciano, sin embargo, no se agotó ahí. En privado, transmitieron su incomodidad con lo que consideran un “trato diferenciado” en el aspecto comunicacional.

“Sienten que los del bloque denominado ‘mototaxi’ tienen mayor prioridad en la tarea del equipo de comunicaciones”, afirmó otra fuente cercana a Fuerza Popular.

La jornada terminó con promesas de mayor coordinación y una cena. Algunos fueron a las habitaciones, otros prefirieron dormir en sus casas.

—Final de decisiones—
El segundo día era esperado por muchos. Con la definición de las presidencias de comisiones en el horizonte cercano, la fría mañana hacía presagiar más de una ceja elevada. Pero eso podía esperar.

Tras un nuevo taller de integración, Juan Carlos del Águila, Daniel Salaverry y Miguel Torres expusieron uno a uno los proyectos que marcarán la agenda legislativa fujimorista de este año: una nueva ley de hidrocarburos, la insistencia en establecer un semáforo nutricional y la ampliación por 15 años del régimen de promoción agraria.

“Hubo dudas, respuestas y ahora cada uno de los colegas acogerá determinados aportes para enriquecer los proyectos”, dijo la congresista Milagros Salazar.

Alrededor de la una de la tarde del miércoles, llegó el plato fuerte del cónclave. Fuerza Popular eligió a los presidentes de sus 14 comisiones.

La competencia fue menor que años anteriores. La mayoría se decidió por unanimidad, aunque hubo uno que otro silencio incómodo.

El bloque evangélico de la bancada planificó postular a Tamar Arimborgo como alternativa para la Comisión de Educación. Esta prefirió, a último minuto, desistir de su candidatura en favor de Milagros Salazar y desencadenó el malestar en esa facción.

Osías Ramírez se postuló a sí mismo para presidir la de Presupuesto, que finalmente liderará Percy Alcalá. Milagros Takayama, Octavio Salazar, Dalmiro Palomino y Elard Melgar completan el grupo de no elegidos.

Ya con el anuncio oficial de las presidencias vía Twitter, todo indicaba un final de la jornada sin mayor sobresalto, hasta que una noticia llegó a oídos del titular del Parlamento, Daniel Salaverry. El presidente Martín Vizcarra quería llevar personalmente los proyectos de ley vinculados a la reforma política. Un “golpe bajo” a ojos de Salaverry.

Mientras el presidente del Congreso alzaba su reclamo televisivo, en la reunión pocos se enteraban de lo sucedido. Tenían la directiva de no utilizar sus teléfonos durante las actividades del cónclave.

Aun así, la potencial reforma política ya estaba en la agenda. Si bien no se votó sobre proyectos específicos, El Comercio pudo conocer que la idea de Fuerza Popular es no oponerse a prohibir la reelección de congresistas.

“No veo ninguna resistencia”, señaló una fuente de alto nivel en la bancada naranja.

El jefe del Estado no llegó ese día al Parlamento y, al caer la tarde, el fujimorismo dio fin a su encuentro con un discurso de Keiko Fujimori.

La lideresa del partido llamó a los parlamentarios a mejorar la comunicación en la bancada. También pidió tender puentes con el resto de bloques parlamentarios, tal vez a sabiendas del terreno perdido.

Tags Relacionados:

Fuerza Popular

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada