Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

La censura china y el comercio, por Tim Wu

“Protegidos de la competencia, las empresas de Internet chinas han crecido enormemente”.

Tim Wu Profesor de Derecho en la Universidad de Columbia

2018

"¿Por qué permitir que un país haga negocios en EE.UU. si este no deja hacer negocios en el suyo?". (EFE)

Es desconcertante ver que, en las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, se ha dejado de lado el mercado chino de Internet. China censura a casi todos los competidores online extranjeros, incluidos Google, Facebook y Wikipedia. Incluso Peppa Pig, un personaje de dibujos animados británico, ha sido censurado de forma intermitente.

China ha defendido durante mucho tiempo su censura como un asunto político, un intento legítimo de proteger a los ciudadanos de lo que el gobierno considera “información dañina”, pero no tienes que ser un teórico para darte cuenta de que la censura es también una barrera efectiva para el comercio internacional. La economía global de Internet vale por lo menos US$8 billones y sigue creciendo, sin embargo, la administración Trump se ha centrado en otras áreas y no parece haber presionado para obtener concesiones en este tema.

Protegidas de la competencia, las empresas de Internet chinas han crecido enormemente en la última década. Parte de este crecimiento refleja la habilidad y la innovación de los ingenieros chinos, pero es difícil creer que esto no haya sido ayudado por la censura.

Y las barreras a la competencia extranjera tienen también otros efectos. Sin mejores opciones, los usuarios chinos se ven obligados a soportar empresas como Tencent, propietaria de la aplicación de mensajería privada WeChat, y la compañía de pagos en línea Ant Financial, cuyas violaciones de privacidad son incluso más problemáticas que las de Facebook y Cambridge Analytica. Al tolerar la censura china, Estados Unidos alienta a otros países a hacer lo mismo.

¿Por qué Estados Unidos no está exigiendo el cambio? No es como si no tuviera capacidad de apalancamiento. Empresas chinas como Tencent y el minorista en línea JD.com han realizado agresivas operaciones en Estados Unidos, buscando aprovechar el mercado abierto. La Oficina de Comercio de Estados Unidos incluso mencionó el bloqueo de Internet chino como una barrera comercial en el 2016. ¿Por qué permitir que un país haga negocios en EE.UU. si este no deja hacer negocios en el suyo? El principio básico de la política comercial es la reciprocidad. En este tema Estados Unidos se ha desarmado unilateralmente y lo están tomando por tonto.

Particularmente desconcertante es la actitud de las principales firmas estadounidenses de Internet, víctimas de la política comercial china, cuya estrategia ha sido en gran medida una de apaciguamiento. Google se retiró del mercado chino en el 2010 debido a las preocupaciones sobre la censura y el espionaje industrial. Sin embargo, el año pasado nos enteramos de que estaba construyendo un motor de búsqueda censurado para el mercado chino y pidiendo acceso.

El apaciguamiento no es una efectiva política exterior ni comercial. Estados Unidos, con la economía más grande del mundo y su sector de Internet es importante. Debería estar negociando desde una posición de fortaleza. Si Trump quiere ser duro con China en materia de comercio, debería exigir un acceso significativo al mercado de Internet.

Así es como la negociación comercial siempre ha procedido, y el Internet no debería ser una excepción.

© The New York Times.
–Glosado y editado–

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada