Módulos Temas Día

Más en Política

“Identificamos más de S/2 mil millones en gastos no críticos”

El ministro de Economía, David Tuesta, explica que, mientras la recaudación y la inversión pública han venido cayendo, el gasto corriente del Estado ha continuado incrementándose

David Tuesta

Tuesta explica que la reciente experiencia con los Juegos Panamericanos demuestra que hay que centralizar y empaquetar los proyectos en un solo operador para reducir la corrupción en la obra pública . (Foto: Juan Ponce/ Video: El Comercio)

El titular del MEF, David Tuesta,  explica en esta entrevista sus planes para la recomposición del gasto público y para optimizar la recaudación tributaria. También anuncia la derogación de la actual ley de reconstrucción con cambios y su reemplazo por un nuevo texto “que todos puedan leer y entender”.

—Podríamos estar creciendo al doble de lo que estamos creciendo. ¿Qué vamos a hacer para volver a crecer a tasas altas?
En los últimos meses hemos tenido una serie de situaciones que han afectado las expectativas de empresarios y algunos consumidores. Pero ahora esa etapa parece ya superada, y los mercados están esperando que el Estado cumpla su rol, que es el de reducir incertidumbres. Eso se debe hacer con claros lineamientos de hacia dónde va a ir la política económica, cuál va a ser el rol del Estado, cómo va a dirigir su política fiscal. Ese es el primer pilar. El segundo es el encendido, que requiere un fuerte impulso en inversión pública. Eso significa una recomposición del gasto y mejorar la ejecución de la inversión pública para tener un efecto multiplicador, porque no somos capaces de ejecutar eficientemente ni siquiera los recursos escasos que tenemos.

—Hay justamente un problema de recursos, de bajos ingresos fiscales, déficit…
Así es. Tenemos que ordenar la casa en la parte tributaria para tener más ingresos y aumentar la inversión de capital. Acá se ha estado cometiendo un tremendo error, sin querer: desde el 2011 la recaudación ha ido cayendo, hemos perdido cuatro puntos del PBI, y sin embargo se han ido reduciendo también impuestos. De esos cuatro puntos de PBI, la mitad es consecuencia de la caída de los precios de los minerales, pero el otro 50% es política tributaria debido, por un lado, a estas reducciones y facilidades que se han estado dando y, por otro lado, a que no se le ha señalado a la Sunat cuál es el objetivo. Se ha priorizado el objetivo de conciencia tributaria, pero ha habido cierto relajo en la persecución de la evasión, que acá es abierta. El propio sector privado te da consejos sobre cómo recaudar y te dice: “Tengo un cliente que prefiere no pagar porque sabe que va a ir al Tribunal Fiscal y va a pagar en 6 u 8 años”. Esa es una práctica usual. Entonces, ya he conversado con el superintendente Shiguiyama; él ha hecho un plan muy interesante en la parte digital, tiene muchísimos datos, tiene una mina de oro en información para hacer cruces y empezar realmente a recaudar y a pedir información para que la gente explique qué ha pasado. Me ha mostrado los planes que tiene y yo creo que pronto vamos a ver resultados.

—¿Se van a incrementar tasas o impuestos? ¿Se va a retornar a las tasas anteriores?
Estamos evaluando qué medidas son las adecuadas para generar los ingresos necesarios y que al mismo tiempo sean lo más neutras posibles para la reactivación económica. Como dije, nuestra primera acción es que la Sunat empiece a recaudar de verdad. Eso no es subir tasas, es solo que se pongan a trabajar. Pero estamos examinando los selectivos al consumo, algo que ya estaba anunciado en el Marco Macroeconómico Multianual del año pasado. Hay necesidad de equiparar las tasas según el daño o contaminación que generan a la población. Es el caso de los diéseles, de algunos vehículos más contaminantes.

—¿Cuánto se podría recaudar con eso?
Dos mil millones de soles o quizá un poco más. Es un ajuste necesario que se ha venido postergando. Estamos viendo desde renta hasta IGV, y el régimen Mype Tributario, que tiene la lógica de dar gradualidad, pero, desde un punto de vista recaudatorio, lo único que se ha visto es que el 95% de las personas que están en este régimen son gente que ya estaba pagando en el régimen general. Solo un 5% son nuevos.

—Casi no hay nuevos porque en la parte baja se ha mantenido el RUS y el RER, y entiendo que el régimen Mype Tributario era el primer paso hacia la unificación en un solo régimen tributario eliminando el RUS y el RER, de modo de incorporar a todos, desde abajo, con los comprobantes electrónicos…
Bueno, pues, sí. Efectivamente, es un tema que hay que ir viendo a futuro, hay que ver todos los pros y contras, pero en cualquier caso para eso el componente digital tiene que estar desarrollado. Yo entiendo claramente que muchos sentimos que somos pocos los que realmente pagamos, que ya nos descuentan demasiado. Cualquier simplificación de un sistema tributario que sea progresiva, en la que todos paguen –porque todo el mundo tiene que contribuir–, se basa en tener un buen sistema de administración, buena información. Y yo creo que lo digital ya está ayudando. Cuando he conversado con el superintendente, veo que de verdad se ha avanzado muchísimo. Pronto vamos a tener muy buenas noticias de la efectividad de la recaudación. Malas noticias probadamente para el que no paga. Lo siento.

—¿Qué sentido tiene mantener el RUS que es un método para evadir y una manera en la que la informalidad se disfraza de formalidad, y que no está conectado a la cadena tributaria?
Yo creo que en general todos los sistemas focalizados, especiales, incluyendo el Mype Tributario, que dan mayores facilidades por ser pequeños, etcétera, tienen que tener un buen control porque si no son una fuente de forado.

—Por eso, tener un solo régimen gradual sería lo ideal porque ahí no hay manera de sacarle la vuelta a un régimen pasándose a otro, de evadir...
Sí, en el papel. Pero este es un tema para verlo al detalle. Yo prometo en otro momento comentarle para que vea casos que usted se va a sorprender. Va a defender menos el régimen Mype Tributario…

—Es que es el primer paso para ir a un solo régimen… ¿Van a eliminar el régimen Mype Tributario?
Hoy está tal cual. Estamos evaluando absolutamente todo, eso es lo que le puedo decir.

—En el Ministerio de Economía están estas mesas ejecutivas como la forestal. ¿Se está considerando algunas facilidades tributarias para desarrollar el enorme potencial forestal? ¿Las mesas van a permanecer en el MEF?
Mira, las mesas de competitividad están avanzando de forma extraordinaria. El MEF es un facilitador. Es mejor que estén en el MEF para resolver cuando hay pedidos económicos. De lo tributario hemos hablado menos. La cosa ha avanzado muy bien haciendo cambios en temas de seguridad, de normativas, de cómo el sector público está involucrado. Son mesas que hacen operar al sistema, a los sectores.

—Mencionaba Ud. que el encendido requiere también una recomposición del gasto. ¿Eso qué significa?
La recomposición del gasto nos va a ayudar también a tener más inversión en capital. Porque al mismo tiempo que caía la recaudación, caía también la inversión pública, pero el gasto corriente seguía subiendo. Mil veces, absurdo. Entonces, necesitamos contener todo lo relacionado a contrataciones en el sector público y contener incrementos salariales.

—Bueno, parte del incremento del gasto corriente se debe a los incrementos de sueldos a los maestros y a otros sectores…
Correcto, y mientras tanto la recaudación cayendo. Cualquiera en su casa sabe que, si la billetera va perdiendo dinero, no podemos gastar más. Hemos identificado más de 2 mil millones de soles en gastos no críticos como gastos de publicidad, cocteles, viajes. De hecho estoy yendo la próxima semana a la reunión del FMI y voy a viajar en económica. Y ganar eficiencia en las compras: vamos a meterle mucha fuerza a Perú Compras porque todavía cada entidad compra papel, etc., con lo que los costos se incrementan en 50%.

—¿Y cómo van a hacer para acelerar la inversión pública?
Mire, estamos trabajando de manera muy articulada con el presidente y el primer ministro, que tienen experiencia porque han sido gobernadores regionales. Vamos a reforzar el trabajo de la Autoridad de Reconstrucción, dándole todo el apoyo en la gestión y en la agilización de los expedientes. Y para que algunos proyectos por cuantía y por su nivel crítico tengan un proceso de ‘fast track’. También que hay aspectos normativos que no se trabajaron correctamente.

—¿Van a pedir facultades legislativas para eso?
Sí, efectivamente. Vamos a derogar la ley actual de reconstrucción con cambios y vamos a poner un articulado nuevo con un texto que todos puedan leer y entender. Se van a dar flexibilidades, pero tiene que quedar muy claro en qué casos, bajo qué condiciones, y que las sanciones para aquellos pillos que se aprovechen de eso para robar sean altísimas.

—Eso nos conecta con la cumbre: ¿cómo van a reducir la corrupción en la obra pública?
La última experiencia con los Panamericanos demuestra que hay que centralizar, pues los gobiernos subnacionales no tienen todas las capacidades. Hay que estandarizar los proyectos y empaquetarlos bajo un operador centralizado. Eso permite simplificar el control de la corrupción. Y la contraloría tiene que participar activamente en todos estos procesos desde el inicio.

“Yo creo que se puede elevar el nivel de crecimiento potencial”

— Si queremos potenciar la inversión privada en las pequeñas y medianas empresas, que dan mucho empleo, hay que facilitar la contratación formal. Pero resulta que en el Gabinete tenemos un ministro de Trabajo claramente opositor a introducir mayores niveles de libertad a los mercados laborales…
Totalmente de acuerdo en que, si hacemos una comparativa clara, nuestro mercado laboral es hiperrígido. Pero nuevamente acá tenemos que partir del ‘real economics’. Acá al final nos enfrentamos a un marco social y político histórico en el que es complicado hacer esfuerzos. Por lo menos deseamos que esa rigidez no se incremente más, y considerando la historia eso ya es bastante ambicioso.

— Bueno, que no se vuelva más rígido ya sería pues...
…No creas, acá nada es imposible. Podría ser más rígido aún porque todavía tenemos espacio para seguir escalando en el ránking. O sea, hay algunos pocos países que están peor todavía. Acá el tema es parar. Lo que vamos a plantear es un espacio de diálogo, un espacio de construcción de una agenda que al menos el gobierno que venga en el 2021 la retome. Soñar no cuesta nada, pero vamos a intentarlo.

— Pero hay una serie de pequeñas reformas que se pueden ir haciendo para que haya más trabajadores con derechos, pero en esto no se va a avanzar nada entonces...
Lo que hemos visto es que esos cambios que usted me comenta son pequeños, pero tienen un tremendo costo político. El tema es que, como ministro de Economía, tengo que definir claramente dónde están mis prioridades en el tiempo que tenemos. Lo más importante, hoy 2018, es impulsar la reactivación que eleve en lo que podamos nuestro nivel potencial de crecimiento.

— ¿Pero usted cree que se va a poder subir el potencial de crecimiento y la tasa de formalización para aumentar a su vez la recaudación con este nivel de rigidez?
Sí, yo creo que se puede elevar el nivel de crecimiento potencial, pues el crecimiento potencial implica tres elementos: la productividad laboral, la productividad del factor capital y la infraestructura. Entonces, gran parte de la apuesta de este gobierno es impulsar la inversión en infraestructura privada y pública. La minería, por ejemplo.

— ¿Van a potenciar por fin Pro Inversión?
Sí, estamos empezando a contratar a gestores, asesores internacionales potentes, que no sé por qué no se hacía antes. Vamos a hacer una reforma profunda en Pro Inversión de la mano del actual director, Alberto Ñeco, que es muy bueno, pero faltaba este empoderamiento. Las APP van a ser repotenciadas y habrá anuncios de nuevos proyectos.

— Usted formuló la propuesta de reforma integral del sistema de pensiones en la Comisión de Protección Social, que finalmente no se tomó. Luego de la ley del 95,5, vamos a la destrucción total del sistema de pensiones. ¿Va a retomar su propuesta?
Lo que hizo la Comisión de Protección Social fue plantear un informe que inicie el diálogo. Por razones que conocemos, ese diálogo se suspendió. Entonces, lo primero que se tiene que hacer es retomar ese espacio en el que, de manera ya abierta, las AFP tendrán su opinión, el sector público tendrá su opinión, otros sectores que quieren que se abra mayor competencia tendrán su opinión.

— Existe un proyecto de ley para pasar los casi 300.000 CAS a la 728 o 276, en lugar de pasar al régimen de la Ley de Servicio Civil que da los mismos beneficios pero con meritocracia. ¿Le van a dar voluntad política a la implementación de la Ley de Servicio Civil?
Sí, apoyamos el objetivo de unificar el régimen laboral y mejoras salariales sobre base de la meritocracia, pero creemos importante refrescar la Ley de Servicio Civil con algunas mejoras para que su aplicación sea más rápida. Y tenemos que construir los recursos fiscales necesarios, pues el principal problema por el cual no se ha avanzado es precisamente el costo de la nueva plantilla.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018
Ir a portada