Módulos Temas Día
huellasdigitales

Premio al alma, corazón y vida de cinco peruanos

<strong>El 3 de junio de 1987 la fiesta criolla llegó a la Organización de Estados Americanos. Aquel día por primera vez en la historia de la OEA se premio a cinco artistas de un solo país, el elegido fue el Perú y sus máximos exponentes: Jesús Vásquez, Óscar Avilés, Arturo “zambo” Cavero, Augusto Polo Campos y Luis Abanto Morales. Han pasado 25 años y recordamos aquella presentación de la mano de Óscar Avilés, quien contó detalles de un concierto lleno de emoción, orgullo y puro corazón.</strong> <img alt="OEA ARTISTAS.jpg" src="http://blogs.elcomercio.pe/huellasdigitales/OEA ARTISTAS.jpg" width="480" height="349" class="mt-image-center" style="text-align: center; display: block; margin: 0 auto 20px;"/>

El 3 de junio de 1987 la fiesta criolla llegó a la Organización de Estados Americanos. Aquel día por primera vez en la historia de la OEA se premio a cinco artistas de un solo país, el elegido fue el Perú y sus máximos exponentes: Jesús Vásquez, Óscar Avilés, Arturo “zambo” Cavero, Augusto Polo Campos y Luis Abanto Morales. Han pasado 25 años y recordamos aquella presentación de la mano de Óscar Avilés, quien contó detalles de un concierto lleno de emoción, orgullo y puro corazón.

OEA ARTISTAS.jpg“¿Ya han pasado 25 años, tan rápido?”, es la impresión de nuestra primera guitarra al preguntarle por el concierto “El Perú canta a América”, en el que, junto a cuatro compañeros musicales, se convirtió en patrimonio artístico de América.

Tras la gestión de Luis Gonzales Posada, entonces embajador de Perú en la OEA, se realizó esta premiación histórica pues era la primera vez que esta organización premiaba a cinco artistas de un solo país.

Ellos fueron homenajeados por sus excepcionales méritos y relevante acción a favor de la música de las Américas, así lo detalla el pesado diploma de honor que carga en manos Óscar Avilés, y que le fue otorgado por el secretario general de la OEA, Joao Clemente Baena Soares.

oea2.JPG

Lo primero que se le viene a la mente al maestro es el auditorio repleto de peruanos, todos ansiosos por presenciar tan importante evento. “Hasta las escaleras estaban repletas, ya no cabía nadie más en el lugar”, recuerda con cariño.

Mientras Avilés sigue añorando uno de los mejores momentos de su carrera musical, los viejos periódicos de la fecha le ayudan a revivir algunas anécdotas, como la que sucedió junto a Jesús Vásquez.

Doña Jesús deleitaba al público asistente con su aguda voz y su vestido blanco, y él la acompañaba elegantemente con su fiel compañera en mano. “Fue increíble, estaba cantando con Jesús cuando se me ocurrió hacer un solo de guitarra. El público aplaudió a rabiar. Eso se llama creación, y sucedió en el auditorio de la OEA”, declaró por aquel entonces.

Muchos años después el recuerdo sigue intacto. “Ese día fue la primera vez que compartía un escenario con Jesús, cantamos Blanca Luz”, dijo.

Sin embargo, el momento más emotivo fue, sin duda, cuando cantó junto a Arturo “Zambo” Cavero; esa presentación estremeció a todos los asistentes quienes se pararon de sus asientos para aplaudir a estos dos grandes de la música criolla.

“Allí vi la emoción y el cariño que tenía el ‘Zambo’ a nuestra patria. Cantó los valses de Augusto Polo Campos ‘Contigo Perú’ y ‘Se llama Perú’, y lo gracioso fue cuando le dije: ‘Arturo, la próxima vez vamos a poner una fábrica de pañuelos’”, nos cuenta entre risas.

Ha pasado el tiempo y la sensación que se siente al ver el video es idéntica, y más si se tiene al costado a uno de sus protagonistas, quien aplaude y hasta parece que lagrimea al ver a su compañero y amigo con cajón en mano.

“Es una emoción que no te imaginas, cómo se fue el ‘Zambo’ carajo. Claro que lo extraño”, recuerda hasta el último país que visitaron juntos, Suecia.

Si bien dos de los homenajeados ya se nos adelantaron -Jesús Vásquez y Arturo ‘Zambo’ Cavero-, revivir aquel momento es una forma de agradecerle cada composición y cada interpretación que hicieron juntos, todo para enriquecer nuestra música.

Como bien dice Óscar Avilés, a sus 88 años, “es uno de los momentos en que siento que todo se hizo por el Perú, la patria. La ley que siempre he llevado en mi vida es: primero Dios, segundo mi patria y tercero mi familia, solo así podemos llegar a tener esto, un recuerdo que se vive como si fuera el mismo momento”. Solo nos queda decirles: Gracias Maestros.

(María Fernández Arribasplata)
Fotos: Agencias/ Lili Córdova

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos