Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

#EstamosHartas: ¿de qué se trata la campaña “Hombres por la igualdad”? [VIDEO]

#EstamosHartas: Hombres contra el machismo

Combatir la desigualdad no es tarea solo de mujeres pero ¿cuál es el rol de los hombres en este desafío? Iniciativas como “Hombres por la Igualdad” del Ministerio de la Mujer pretenden dar luces a ello.

[Actualización 20/06]
El Ejército Peruano se sumó a la campaña “Hombres por la igualdad” del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), iniciativa que busca que los hombres disminuyan su tolerancia frente a la violencia, a través de un cambio de creencias y actitudes. 

Según este ministerio, esta iniciativa se desarrolla en 171 distritos y, entre 2018 y 2019, se ha sensibilizado más de 70 mil varones. Este año se espera llegar a 35.850 hombres de colectivos y de la comunidad.

Gloria Montenegro

Ejército se suma a campaña emprendida por el MIMP contra la violencia de género

[Nota original 15/05]
Simone de Beauvoir decía, en el Segundo Sexo, que el problema de la mujer siempre había sido un problema de hombres. Que la historia de ellas había sido construida por ellos. Que la suerte de ellas había estado siempre en manos de ellos. Que ellos habían creado los valores, las costumbres, las religiones y decidido en base a sus proyectos, temores, necesidades e intereses.

El feminismo o la búsqueda hacia una sociedad más igualitaria no es una guerra de sexos, pero tampoco una batalla que solo unas han de librar. Aunque así ha ocurrido históricamente, combatir la desigualdad no es tarea solo de mujeres. La pregunta que aún no muchos logran responder es: ¿cuál es el rol de los hombres en este desafío? Iniciativas como “Hombres por la Igualdad” del Ministerio de la Mujer (MIMP) pretenden dar luces a ello.

Hombres por la igualdad 4.

Funcionarios del Ministerio de la Mujer se juntan con líderes de distintas comunidades para conversar sobre los beneficios de la igualdad de género.

Hombres por la Igualdad
Una vez por semana, cerca de 15 a 20 hombres se juntan para conversar sobre los beneficios de la igualdad entre hombres y mujeres. Lo hacen en algún local disponible -previa coordinación con la municipalidad- de los 119 distritos a nivel nacional. 

Hablan sobre estereotipos de género -creencias generalizadas que dictan cómo debe ser o actuar la mujer o el hombre-, sobre el machismo, las tareas del hogar, la crianza, y en general, los compromisos que deben asumir los hombres para erradicar la violencia contra la mujer. Se preguntan ¿qué define a una mujer? ¿qué define a un hombre? Y ensayan respuestas sin miedo al qué dirán.

A ellos nadie los obliga. Lo hacen porque quieren cambiar. Porque conocen de primera fuente los beneficios del cambio. Varios líderes comunitarios son convocados por el MIMP para que estos llamen a otros a asistir a las sesiones grupales. Quienes están ahí llegan porque entre ellos se “corre la voz”. La voz del líder es representativa y como es de esperar, genera seguidores. El efecto así es multiplicador.

La intervención tiene un enfoque comunitario: participan funcionarios, sociedad civil, organizaciones sociales y autoridades locales. Estas reuniones buscan formar colectivos de hombres que desarrollen un activismo comunitario que luego los lleve a realizar charlas, talleres, actividades que ayuden a deconstruir las creencias y actitudes que reproducen y justifican la violencia contra la mujer.

El Comercio estuvo en una de estas sesiones en San Juan de Lurigancho. La cita fue a las 6p.m. Algunos iban acompañados de sus familiares, agarrados de la mano de su esposa y sus hijos. Fueron jóvenes de 25 hasta señores de 70 años (porque nunca es tarde para desaprender malos hábitos). Los hombres llegan expectantes. Aquella vez llegaron algo desorientados por la presencia de una cámara de video, dos reflectores y dos periodistas mujeres.

Nuevas masculinidades
La dinámica ese día empezó con la presentación de un video que contaba la historia de dos amigos: Pepe y Raúl. El primero estaba comprometido con las cargas domésticas, la paternidad, el trato equitativo y respetuoso con su esposa; el segundo no. 

Los participantes debían identificar qué veían “mal” en el discurso de cada uno y qué resultaba positivo. “Raúl trata a su esposa como si fuera su propiedad”, advirtió uno de los participantes. Enseguida, les solicitaron dibujar el perfil de un hombre y una mujer y escribir qué características se les suele atribuir a cada uno.

Hombres por la Igualdad 3.

Una de las actividades consistió en describir las cualidades que la sociedad suele atribuirle a los hombres y a las mujeres.

La reunión les permite cuestionar su masculinidad. Es decir, repensar qué tipo de hombre esta sociedad les dicta ser. Como dice el MIMP que promociona esta iniciativa, la masculinidad hegemónica brinda un modelo tradicional y socialmente construido desde el ejercicio del poder y la violencia. Por eso, la estrategia, en palabras del coordinador del proyecto José Reyes, busca formar hombres en nuevas formas de masculinidad: una que sea respetuosa de las mujeres, democrática y comprometida con establecer una relación igualitaria de pareja.

“La mayoría de los hombres hemos sido creados y socializados de una manera machista porque vivimos en una cultura machista; desde niños se nos ha enseñado o dicho que no debemos llorar, que no debemos tener miedo o que hay que ser jefes. Por eso, cuando somos adultos, llegamos con estos estereotipos de género y al establecer relaciones, repetimos estos patrones que son las que establecen y perpetúan la violencia contra la mujer”, destaca Reyes.

Los funcionarios del MIMP también son hombres y no es casualidad. “Tenemos un espíritu gregario y ciertos códigos; si se sienten en confianza, van a ir soltando las cosas que sienten y no van a tratar de aparentar o tener una fachada que muchas veces los hombres tienen cuando hay mujeres en el entorno”, explica el especialista.

Hombres por la Igualdad 5.

Eddy Martín es uno de los participantes de la iniciativa del Ministerio de la Mujer. Está convencido de las bondades de adoptar prácticas igualitarias.

¿Cómo se convencen de que la igualdad de género los favorece? “Todo hombre quiere ser un buen padre y quiere tener una buena relación de pareja”, señala Reyes. El programa les ofrece una alternativa para lograrlo. Una que ataca la raíz del problema: el machismo. Una que los libera de seguir mandatos que los perjudica. 

“Le damos la oportunidad para que el hombre resignifique qué tipo de masculinidad quiere ejercer porque no estamos condenados a ser machistas o violentos”, explica. En el 2018, 60,240 hombres a nivel nacional fueron informados a través de acciones preventivas de promoción de los beneficios que trae poner en práctica una masculinidad más igualitaria.

Testimonios
Amílcar López Arteaga junta las piernas y yergue la espalda con una sonrisa en el rostro. Parece la de un niño. Se sienta tranquilo. Nadie diría que es un ex militar. Lidera una agrupación familiar y antes de contar su testimonio, cuenta que vive en una zona violenta. 

“Yo era machista, pero hoy siento un cambio total; es otro mi hogar”, me dice. Antes no ayudaba en los quehaceres del hogar y ahora que lo hace, su esposa, cuenta, lo quiere más y sus hijos también. Reconoce incluso que alguna vez les inculcó a no lavar los platos porque “eso era cosa de mujeres”. Admite que él siempre tenía la última palabra al tomar decisiones en el hogar. “Después de las sesiones me he dado cuenta de que estaba totalmente equivocado”, sostiene.

Hombres por la Igualdad 1.

La reunión permite a los hombres cuestionar su masculinidad y repensar qué tipo de hombre quieren ser.

Eddy Martín Cerrillo también participa del programa Hombres por la Igualdad. Está convencido de que vivimos en una sociedad machista donde la mujer ocupa pocos espacios y sus opiniones son subvaloradas. “Ahora el hombre debe comerse el pleito y hacer entender que esta sociedad debe cambiar”, comenta. Él también reconoce que tuvo actitudes machistas, que criticaba a los hombres que tenían el pelo largo porque no era varonil, y que alguna vez reaccionó con violencia frente a su sobrino. Verlo llorar fue el punto de no retorno.

“Yo vengo de un hogar disfuncional. Mi papá era policía, normalmente le pegaba a mi mamá y ella nunca lo denunció. Me pegaba a mí también. Me decía que no llore. Si hacía mal la tarea, me rompía el cuaderno. Recuerdo que hubo un tiempo en que la construcción de mi comportamiento fue por eso, y luego me dije que no podía repetir esa historia”, relata. Eddy Martín dice que por su profesión de ingeniero viaja fuera de Lima y cuenta que uno de estos viajes lo marcó especialmente: “Si acá hay machismo, allá lo ves elevado a la ‘N’. Una vez conocí a un señor que me quiso regalar a su hija. Me dijo: llévatela a Lima que yo tengo nueve. Ella te va a lavar la ropa y planchar la camisa”.

A las calles
Esa noche, los veinte integrantes del colectivo salieron a las calles. Lo hicieron con pancartas que decían: “¡Hombres contra el machismo!”, “Mi fuerza no es para lastimar!”. Llevaban un delantal para insistir que las tareas del hogar son de hombres. Y de color rosa para desterrar la idea de que los colores tienen género. Vestidos así, lanzaban arengas: “¿Qué buscamos? ¡Una vida libre de violencia!”, gritaban. La caminata fue hasta a la estación Bayóvar del Metro de Lima. Ahí leyeron un manifiesto por el derecho a una vida sin violencia. Los transeúntes postraban sus miradas sobre ellos y varios se replegaron.

#EstamosHartas: Hombres contra el machismo [VIDEO]

En la estación Bayóvar del Metro de Lima leyeron un manifiesto por el derecho a una vida sin violencia.

La iniciativa del MIMP no busca desplazar a las mujeres en una causa que las tiene a ellas como protagonistas, pero sí definir cuál es ese rol “de reparto” que los hombres están llamados a cumplir. Como dice Michael Kimmel, sociólogo especialista en temas de género, en un TedTalk “no se puede empoderar a las mujeres y a las niñas, sin que participen los hombres y los chicos”. Quizás habría que replantear la frase de De Beauvoir para que el hombre, antes que el problema, sea ahora parte de la solución.

Los interesados en formar parte de la estrategia comunitaria “Hombres por la igualad” pueden hacerlo llamando al teléfono 419 7260 o acercándose a los Centros de Emergencia Mujer (CEM) más cercanos.

Hombres por la Igualdad 2

Hombres por la igualdad es un programa del Ministerio de la Mujer que busca promover y practicar el discurso de la igualdad entre hombres.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada