Slash habló con El Comercio sobre su rol como productor de cine
Slash habló con El Comercio sobre su rol como productor de cine
Redacción EC

RODRIGO BEDOYA FORNO

nunca pensó en meterse al mundo del cine. Su vocación era la música, tal como lo demostró siendo la guitarra de bandas tan reconocidas como y Velvet Revolver. Pero el músico siempre sintió una fascinación especial por el género de terror. “Me gustan las películas de terror desde que tengo uso de memoria; probablemente desde el mismo tiempo en que me comenzó a interesar la música. Las películas de terror siempre han sido mis favoritas”, explica el gran guitarrista, que debuta en la producción de películas con , que se estrena hoy.

En efecto, la película es la primera de la compañía de Slash, Slasher Films, que hace referencia no solo al sobrenombre del músico (cuyo nombre real es Saul Hudson), sino al subgénero de asesinos en serie que matan a jovencitas de las maneras más sádicas posibles. Pero, como dijimos, el músico nunca pensó ingresar a la producción de películas. “Fue una posibilidad que se me presentó hace algunos años. Nunca pensé en entrar al negocio del cine, pero alguien sugirió que sea productor de películas de terror por mi pasión hacia el género. Y pensé que eso sería interesante, así que comenzamos a buscar guiones. Una cosa llevó a la otra, y así nació ‘El llanto del diablo’”, explica.

PUERTA AL INFIERNO
La película parte de una leyenda urbana que rodea al pueblo de Stull, en Kansas: se dice que ahí está una de las siete puertas al infierno. Ahí llega el pastor Dan , junto a su familia, sin imaginar que los mitos alrededor del lugar resultan ser bastante ciertos.

“Miramos cientos de guiones durante un año, y lo que me gustó de este en particular es que era una historia simple, que involucraba a una familia, un monstruo y la religión, con un toque sobrenatural”, comenta Slash. “Eso me atrajo, esa era la película que me interesaba. Además, era una historia que podíamos hacer con el presupuesto pensado”.

“La leyenda dice que hay siete puertas al infierno, y están esparcidas por el mundo; la mayoría de ellas en Europa. Que pueda existir una puerta para el mundo de los muertos y que se encuentre en un pequeño pueblo de Kansas es una idea intrigante para cualquiera”, complementa el productor.

FANÁTICO DEL MIEDO
Slash reconoce una serie de películas que le inculcaron amor por el género. “Cuando era un niño, las películas que produjo Universal en los años 30, sobre Drácula, Frankenstein y el Hombre Lobo, fueron muy importantes. Cuando crecía, ‘El bebe de Rosemary’ me impactó, al igual que ‘La noche de los muertos vivientes’”, comenta el autor.
 
Pero si de un referente se trata, pues el músico lo tiene clarísimo. “‘La profecía’ es mi película meta: se trata de una historia muy bien dirigida y actuada”, comenta el productor.

Para el nuevo productor, el terror perdió un poco de su encanto en los años noventa. “Cuando crecía, el terror era muy popular y las películas eran muy buenas. Y eso se mantuvo hasta los ochenta. Pero en los noventa, creo que el género se fue para abajo, concentrándose en el horror de shock y lo gráfico, sin personajes ni historias. Y eso duró mucho tiempo. Hay muchas películas independientes de terror buenas, y en los mercados grandes el género ha comenzado a volver, pero ha tomado un tiempo”, puntualiza.

Slash es un fanático del cine. Y decidió poner ese amor a la práctica: qué mejor manera de hacerlo que con una productora de cintas de terror. Así nace “El llanto del diablo”, una cinta que promete. Sobre todo porque detrás está la pasión de alguien que ama al género.