En marzo de este año,   visitó el set del programa de “No culpes a la noche” y contó una anécdota sobre su relación con Gabriel García Márquez que hoy vale la pena recordar.

En la conversación, la periodista intentó indagar sobre la relación del autor con , pero este le dijo: "Hay temas sobre los que yo no habló y uno de esos temas es García Márquez. Yo he escrito un libro sobre él. Mis opiniones sobre su obra literaria que son, desde luego, muy positivas, están allí".

"Mis relaciones personales con García Márquez son personales. No las exhibo públicamente. No soy un escritor exhibicionista (...) Pongo algunas barreras sobre esos temas, porque creo que son temas personales", añadió Vargas Llosa, quien finalmente accedió a contarle una anécdota: la vez en la que el pasajero de un avión lo confundió con Gabo.

Según relató el autor peruano, la azafata del vuelo le comentó que un pasajero le había pedido insistentemente que le permita acercarse a él para saludarlo, pues era un gran admirador suyo. Vargas Llosa accedió.

"Era un señor que estaba verdaderamente conmovido. Le temblaba la voz y me dijo: 'Usted no sabe cuánto lo admiro, no sabe cómo me ha cambiado la vida leerlo. Yo estaba conmovido con estas manifestaciones pero me dijo: 'Sobre todo "Cien años de soledad" que es un libro que he leído tantas veces' (...) No me atreví a decirle que estaba equivocado. Me pareció que lo iba a desencantar (...) Creo que es la única vez en mi vida que he mentido sobre mi identidad", dijo Vargas Llosa.