Miguel Neyra

La madrugada del 16 de setiembre, el templo de San Sebastián, construido en el siglo XVII en , se incendió por causas que aún se investigan. El 80% de su estructura se vio afectada y 24 lienzos de valor incalculable –varios de ellos pintados por el notable artista Diego Quispe Tito– se destruyeron, además de diversas esculturas.

En toda esta región hay 142 construcciones religiosas (entre iglesias, templos, monasterios y capillas) que son consideradas Patrimonio de la Nación; otras 12 están en trámite para lograr tal denominación.

Después del trágico incendio en San Sebastián, y por indicaciones del ministro de Cultura, Jorge Nieto, todas las edificaciones religiosas patrimoniales de la región Cusco son inspeccionadas por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). “Hasta el momento hemos inspeccionado ocho iglesias y templos; no podemos dar detalles de lo hallado, pero sí hemos hecho observaciones”, dijo a este Diario Gustavo Infantas, director del Indeci-Cusco.

—Nada está normado—
Lo peor de la tragedia en San Sebastián es que podría repetirse en otros espacios similares. Lo dice una voz autorizada en el tema, como Jorge Escobar Medrano, profesor especializado en patrimonio y restauración de la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cusco. “Todas las iglesias de Cusco están en alerta roja, pues hay serios problemas con las instalaciones eléctricas. Lo que ha ocurrido en San Sebastián es grave, pero es también un toque de alerta para las demás”, señaló Escobar.

El problema de las instalaciones eléctricas –explicó Escobar– no está en los cableados que se instalan cuando se lleva a cabo la puesta en valor de estas construcciones. El peligro real se concentra en las instalaciones eléctricas mal hechas que colocan las hermandades y los feligreses al querer iluminar y adorar a sus santos durante las festividades especiales.

“Estas son instalaciones que pueden crear cortocircuitos. No hay ningún control, esto no está normado. La solución no es prohibirlo, porque es parte de la fe de las personas, pero sí concientizarlas de que este tipo de acciones deben ser supervisadas”, advirtió Escobar. 

Vidal Pino, jefe de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC), explicó que se han organizado campañas para que los feligreses busquen la asesoría necesaria antes de realizar conexiones que representen un riesgo.

—Crisis en San Blas—
El sacerdote Carlos Tolentino, párroco de los templos de San Cristóbal y San Blas –que también se encarga de las relaciones públicas del Arzobispado de Cusco–, comentó que ha pedido con urgencia el cambio en las instalaciones eléctricas en ambas iglesias.

 

El templo de San Blas –Patrimonio de la Humanidad– presenta graves daños en algunas partes de su infraestructura. (Víctor Zea)

El templo de San Blas –Patrimonio de la Humanidad– presenta graves daños en algunas partes de su infraestructura. (Víctor Zea)

Cuando se registró el incendio en San Sebastián, Tolentino reconoció que el arzobispado no tenía recursos para realizar las inspecciones de las instalaciones eléctricas. Sin embargo, especificó que esto depende de cada templo o iglesia. “En San Blas hay recursos para los mantenimientos, pues provienen del turismo. En otros, como San Cristóbal, simplemente no los hay”, dijo.

Vidal Pino comentó que su sector destinará fondos para estas labores, pero mencionó otras alternativas. “Debemos trabajar a la manera de una mesa de donantes, para que Cultura, el sector privado, la Iglesia y la feligresía puedan colaborar con recursos para el mantenimiento”.

El Comercio recorrió ayer el templo de San Blas, uno de los más antiguos y emblemáticos de Cusco. A simple vista, se observan los graves daños que tiene su techo, y el ala izquierda ha sido clausurada debido a filtraciones de agua. Este templo está a la espera de la financiación para su puesta en valor. Lo de San Sebastián debería haber servido de lección.

UNA DOLOROSA TRAGEDIA

Más presupuesto. Tras el incendio en el templo de San Sebastián, el gobernador regional de Cusco anunció que pedirá al Congreso que proponga un proyecto de ley para intervenir esta iglesia.

Duelo. El Concejo Municipal de San Sebastián declaró en duelo al distrito durante una semana.

A salvo. Las obras de arte religioso que lograron ser rescatadas del fuego fueron derivadas a otros templos.

TAGS RELACIONADOS