Único pariente de la jirafa cerca de desaparecer por cazadores
Único pariente de la jirafa cerca de desaparecer por cazadores
Redacción EC

El okapi es un peculiar animal endémico del Congo producto del cruce de una cebra y una jirafa. De hecho, es considerado la especie más cercana a este mamífero de cuello largo. Considerado un fósil viviente, está cerca de desaparecer por culpa de la caza y deforestación, cuenta la serie de  "Great Big Story".  !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');

La personalidad del okapi es la de un huraño. Pasan toda su vida de forma solitaria en los densos bosques del norte del Congo, entre los ríos Uelle, Ituri y en las selvas de Aruwimi. Su investigación es complicada pues son también especies evasivas y huidizas. Viven en pareja o en pequeñas familias solo de forma ocasional.

El okapi es el único pariente vivo que tiene la jirafa. De hecho, de la familia de mamíferos artiodáctilos, los giraffidae, solo existen estos dos animales. Morfológicamente es similar a los primeros jiráfidos que aparecieron en la época del Mioceno, pero se caracteriza por su coloración roja en el cuerpo con patas que alternan pelajes blancos y negros.

Así como las jirafas, el okapi cuenta con una larga lengua que utiliza para tirar de las hojas de las ramas. Este órgano puede llegar a medir entre 35 y 45 centímetros y la utilizan incluso para limpiar sus ojos y oídos.

Son animales con un gran sentido auditivo. Sus grandes orejas pueden detectar la más mínima perturbación a su alrededor. Así como su pelaje la ayuda a camuflarse en el bosque, su audición le permite alertar y protegerse de depredadores -aunque esta capacidad le resulta algo inútil frente al 'máximo depredador', el hombre.

Se cree que en la última década, nada más, las poblaciones de okapis se ha reducido hasta la mitad por culpa de la deforestación y la caza. "La presencia de grupos armadas en su hábitat natural hace que los esfuerzos por su conservación sean casi imposibles", pese a la intensificación de medidas de los gobiernos locales.

El okapi es una animal totalmente protegido por las leyes del gobierno de la República Democrática del Congo y es un símbolo nacional para el país africano, aunque eso no evita que sea una especie vulnerable ya en peligro de extinción. 

MÁS DE YOUTUBE EN...

MÁS DE CIENCIAS Y TECNOLOGÍA...