(Foto: AFP)
(Foto: AFP)
Redacción EC

El depredador se ha convertido en la presa. Especialistas de la Universidad de Basilea (Suiza) han reportado que mantis religiosas en varias partes del planeta se están alimentado de aves, una conducta fuera de lo común.

Usualmente, las mantis tienen una dieta basada en otros insectos y arañas. Han sido vistas también alimentándose de vertebrados como ranas, lagartos, salamandras o serpientes. Sin embargo, el nuevo estudio -publicado en The Wilson Journal of Ornithology- muestra que su dieta se está expandiendo.

Se trataría de un fenómeno mundial. Se han documentado 147 casos de mantis devorando pequeñas aves a lo largo de 13 países -en todos los continentes, con excepción de la Antártida-. El registro más temprano data de 1864, pero el 67% se observó entre el 2000 y el 2015.

Asimismo, se halló que 12 especies y 9 géneros de mantis han adoptado esta conducta. Por otro lado, 24 especies y 14 familias de aves se han vuelto las presas de estos insectos, siendo los colibríes los más vulnerables.

"El hecho de que el comer de aves esté tan extendido en mantis religiosas, tanto taxonómicamente como geográficamente hablando, es un descubrimiento espectacular", comenta Martin Nyffeler, autor principal del estudio.

De acuerdo al trabajo, las mantis atrapan y sujetan a las aves, para luego perforarles el cráneo y devorar sus cerebros. Todo esto ocurre mientras los pájaros luchan por escapar. Se cree que el insecto llega a la cavidad craneal a través de los ojos.

A través de un comunicado, los expertos indican que hace décadas se liberaron en EE.UU. varias especies de mantis como una medida para acabar con las plagas de insectos. Esyo explicaría porque el 70% de los casos registrados de mantis alimentándose de aves se dieron en dicho país.

Algunos sitios web recomiendan liberar mantis en los jardines para acabar con los insectos invasores que se alimentan de plantas. Pero esto representaría un peligro para los pájaros.