Melissa Anderson y Lola de 2 años y medio de edad.
Melissa Anderson y Lola de 2 años y medio de edad.
Andrea Carrión

El día en que Melissa Anderson se enteró de que Lola buscaba hogar, todo cambió. Llevaba meses guardando luto por las tres perritas que había perdido y le dolía pensar en reemplazarlas por otra mascota. Pero ver en Facebook que esta cachorra y sus hermanas habían sido recogidas de un tacho de basura en San Juan de Lurigancho, hizo que su pena se transformara en acción.

Lola tenía unos 2 meses de edad cuando fue rescatada.
Lola tenía unos 2 meses de edad cuando fue rescatada.

Han pasado más de dos años desde aquella publicación y Lola no ha sido la única vida que ha cambiado gracias a Melissa. Esta experiencia la animó a expandir su ayuda y ha sido clave para poder hacerlo.

“Soy hija única y crecí con mascotas en casa. Me encantan los animales y mi sueño siempre fue tener un albergue, pero a medida que fui creciendo me di cuenta que es un poco complicado. Así que cuando me enteré de Club WUF, descubrí otra manera de ayudar a los perros”, comenta Melissa.

Melissa junto a sus compañeros en el voluntariado que hicieron recientemente en el albergue Patitas del Camino.
Melissa junto a sus compañeros en el voluntariado que hicieron recientemente en el albergue Patitas del Camino.

Club WUF es una plataforma web que ofrece a sus afiliados beneficios en productos y servicios para sus mascotas, y además les permite ser parte de una comunidad interactiva. Por otro lado, con el aporte de los afiliados, WUF dona alimento para perros sin hogar, mejora la infraestructura de los albergues, promueve campañas de adopción y educación, y realiza campañas de esterilización para perros y gatos.

“Además de aprovechar el descuento en alimento que ofrece Club WUF, también he podido hacer voluntariado en el albergue Patitas del Camino. Fue una experiencia hermosa, de las más lindas de mi vida. Es tan triste ver cómo la gente deja a los animalitos abandonados y es muy gratificante poder hacer algo por ellos, al menos darles un poco de tu tiempo para que se distraigan y reciban un poco de amor y atención”, agrega Melissa.

Según Melissa, donar su tiempo a perros que no tienen un hogar fue de las mejores experiencias de su vida.
Según Melissa, donar su tiempo a perros que no tienen un hogar fue de las mejores experiencias de su vida.

Club es una comunidad creada por WUF con el propósito de mejorar la calidad de vida de los más de 6 millones de perros sin hogar que se estima hay en el Perú. Para Melissa afiliarse a Club WUF es su forma de multiplicar su ayuda.

“Si por uno u otro motivo no puedes adoptar, pues ésta es una excelente manera de ayudar a perros que no tienen la suerte de tener un hogar”, señala.

Lola seha convertido en mucho más que su mascota, es su compañera.
Lola seha convertido en mucho más que su mascota, es su compañera.


WUF es una asociación sin fines de lucro dedicada a la promoción de la adopción, el trabajo de concientización sobre la realidad de los perros en estado de abandono y la ejecución de proyectos que contribuyan a la construcción de un mundo mejor para todos los perros.

Para más información o para conocer a los Wufs que están en espera de un hogar, visita o . Para más información sobre Club WUF visita