(Foto referencial. Fuente: Archivo)
(Foto referencial. Fuente: Archivo)
Daniel Macera

Anualmente, el Perú pierde aproximadamente US$250 millones debido a la , de acuerdo a cifras del Gobierno Regional de Loreto. Los números a nivel global son incluso más impactantes: según el para el Medio Ambiente, este delito movió en el 2016 entre US$50,7 mil millones y US$152 mil millones y se estima que entre el 15% y 30% de toda la madera comercializada en el mundo se hace a través de esta actividad, de acuerdo a Interpol.

En el Perú, algunas de las razones por la cuales la tala ilegal es tan difícil de erradicar es la falta de formalización, la agricultura de subsistencia, ausencia del Estado y “la lógica de hacer dinero rápido”, explica Michael Valqui, coordinador del proyecto Amazonía Resiliente de PNUD.

En referencia al comercio maderero, el director académico del Foro de la Economía del Agua, Gonzalo Delacámara, afirma que “en el Perú existen muy buenos incentivos para tomar muy malas decisiones”.

VALOR AGREGADO

El Estado Peruano, como parte del objetivo de desarrollo sostenible (ODS) ‘Ecosistemas Terrestres’, firmó un compromiso internacional para velar por la conservación de bosques y poner fin a la deforestación.

En este contexto, diversos expertos señalan que una de las soluciones a la tala ilegal es darle mayor peso al sector forestal en la economía nacional, lo que impulsaría a las empresas a cuidar los bosques, que se convertirían en la materia prima del negocio.

“Se cree que el sector forestal se restringe a la madera, cuando los bosques tienen muchos otros valores. Se debe apostar por productos exportables no maderables como la castaña y similares, que dan cifras mayores a US$100 millones”, afirma Valqui.

En coincidencia, Kurt Holle, cofundador de Rainforest Expeditions, sostiene que existe una tendencia mundial hacia los ‘superfoods’ (frutas, granos, hierbas, raíces), que el Perú debería aprovechar.

Otra forma de darle más valor económico a los bosques, explica Holle, es fomentar el ecoturismo. De hecho, según la Organización Mundial del Turismo, el movimiento económico de esta actividad ha venido creciendo más del 10% en los últimos años.

“El Perú ya tiene tres o cuatro destinos establecidos en la Amazonía y la tendencia es a que esto siga creciendo mucho más”, concluye.

RECONOCIMIENTO A LA SOSTENIBILIDAD

Para hacer conocida la Agenda 2030, así como los objetivos de desarrollo sostenible que la sustentan, la ONU, Perú 2021, KPMG y El Comercio lanzaron la iniciativa Perú por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (PODS).

Esta iniciativa incluye un reconocimiento a los esfuerzos de empresas de todo tamaño y ONG que contribuyan al cumplimento de la agenda y la creación de plataformas digitales con información de esta agenda.

El premio será entregado en setiembre de este año.