Gladys Pereyra Colchado

Este 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental y en nuestro país la esquizofrenia se encuentra entre las 10 principales causas de discapacidad por enfermedades.

A propósito de esta fecha, recordemos el reciente caso sobre la 'secta del fin del mundo' donde al menos tres de sus integrantes padecen alteraciones psicológicas.

----

Cuando la policía rompió las puertas de una vivienda del Jr. Carlos Mellet en Chorrillos y encontró a once personas -entre ellos tres menores- hacinados y esperando el “fin del mundo”, , líder de la secta, no dejaba de gritar que cumplía el mandato de santos y ángeles.

Lejos de los supuestos designios divinos, las voces que la joven decía escuchar en su cabeza se explican por una enfermedad mental que afecta al 1% de la población. De acuerdo al diagnóstico psicológico preliminar, incluido en el atestado policial, Novoa Quiroz sufre de  paranoide. Además, otros dos miembros de la familia padecen alteraciones de índole psicológico.

Según los exámenes practicados a la lideresa de la secta que esperaba el “fin del mundo”, la joven padece de esquizofrenia paranoide. (Captura ATV)

Solo en el primer semestre del 2016, el Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado – Hideyo Noguchi” (INSM) atendió a 2.148 pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, de los cuales 206 son nuevos y 1.942 son continuadores.

No obstante, el INSM estima que en Lima existen 32 mil personas con esta enfermedad que no reciben el tratamiento adecuado. A nivel nacional, la cifra aumenta a aproximadamente 100 mil.

Enfermedad vs. estigma
El médico psiquiatra Abel Sagástegui Soto, jefe del Departamento de Esquizofrenia del INSM, explicó a El Comercio que se trata de una enfermedad crónica (permanente) originada por alteraciones bioquímicas en el cerebro. El riesgo hereditario es de alrededor del 12% si uno de los padres la padece y entre el 50% y 70% si ambos fueron diagnosticados.

“Las personas que tienen esquizofrenia no se reconocen como enfermas porque todas las ideas que tienen, las alucinaciones que sienten y perciben las consideran reales”, precisó. Bajo estas circunstancias, el papel de los familiares o amigos es fundamental para la detección temprana de la enfermedad.

Para el especialista el problema es que aún existe un estigma hacia esta enfermedad. No obstante, afirmó que en el 70% de los casos diagnosticados presenta un pronóstico positivo. Es decir, el paciente -siempre y cuando siga el tratamiento- puede llevar una vida competitiva.

“Es muy importante recibir un tratamiento precoz porque mientras más tiempo pasa hay un peor pronóstico y las posibilidades de recuperación son menores”, dijo.

Los síntomas
Debido a que en esta enfermedad los pacientes difícilmente notan que existe un problema, quienes los rodean deben estar atentos a los siguientes síntomas: cambios en el carácter y forma de comportarse, alteraciones en el sueño (sin preocupaciones importantes que lo justifiquen), alucinaciones auditivas y visuales, aislamiento e incluso la pérdida de interés en su cuidado personal.

“Cuando estos cambios de conducta y de sueño duran más de dos semanas probablemente hay una enfermedad detrás que los está ocasionando”, detalló Sagástegui.

Entonces, ¿cómo actuar? El médico psiquiatra Abel Sagástegui recomienda a los familiares acudir al INSM o al área de psiquiatría de cualquier hospital del país. Solo un especialista puede diagnosticar y dar un tratamiento apropiado para cada caso.

Enfermedades mentales en el Perú

El trastorno mental más común en Perú es la depresión cuya prevalencia es el 17% a nivel nacional y es la quinta causa de pérdida de vida útil. A esta le siguen las adicciones y los trastornos de ansiedad.

De acuerdo a los estudios epidemiológicos del INSM, en el Perú hay aproximadamente un millón 700 mil personas que sufre de depresión, pero solo el 25% acude a recibir atención en un centro de salud y el otro 20% se da cuenta de que necesita atención, pero no hace nada al respecto.

En el caso de la depresión, durante el primer semestre del 2016 se han atendido 1.939, de los cuales 625 son nuevos y 1314 son continuadores.