Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Europa

"Vi cabezas decapitadas en cubos de basura, pero no me molestó"

La británica Shamima Begum se fue de su hogar a los 15 años para convertirse en una "esposa de combatientes" del Estados Islámico en Siria. Ahora quiere regresar a su país para dar a luz

Shamima Begum

Shamina Begum le dijo al diario The Times que no se arrepiente de haberse incorporado al Estado Islámico y no le molestó ver la cabeza cercenada de una persona ejecutada por la agrupación. (AP).

Londres. Shamima Begum es una adolescente británica embarazada que huyó del Reino Unido para incorporarse al Estado Islámico en Siria hace cuatro años quiere ahora regresar a Inglaterra, pero su retorno está sumido en la incertidumbre.

Shamima Begum dijo al diario The Times que lleva nueve meses de embarazo y que teme por la salud del bebé.

Las tres escolares que dejaron Londres por el Estado Islámico

Los niños del "califato" huyen del último reducto del Estado Islámico en Siria

Se intensifica la "batalla final" contra el Estado Islámico en Siria

"Al final ya no lo pude soportar más", dijo Begum en el artículo publicado el jueves, tras relatar que sus primeros dos bebés murieron de enfermedad y desnutrición. "Ahora lo único que quiero es regresar al Reino Unido".

Shamima Begum contó que vio "cabezas decapitadas" en cubos de basura, pero que fue algo "que no me molestó".

Según relató, tuvo otros dos hijos en Siria pero ambos murieron al parecer por desnutrición.

La joven de 19 años fue hallada por reporteros del diario en un campamento de refugiados en el norte de Siria. Era una de tres niñas del vecindario Bethnal Green que fueron a Siria a incorporarse al Estado Islámico en el 2015 cuando el grupo estaba tratando de atraer a niñas adolescentes a que se sumen a su autoproclamado califato.

Las niñas fueron a acompañar a una cuarta joven de Bethnal Green que ya se había incorporado al Estado Islámico. Begum le dijo al diario que las cuatro se casaron con combatientes del grupo extremista.

Shamima Begum

Shamima Vegum (derecha) viajó junto a otras dos adolescentes desde Londres hasta Turquía para unirse a Estado Islámico, acompañadas por una cuarta que ya pertenecía a la organización, en febrero de 2015. (AFP)

Se estima que una de las cuatro jóvenes murió en un bombardeo. Begum dijo que las otras dos están vivas, o al menos lo estaban hace dos semanas.

Las chicas viajaron desde el aeropuerto londinense de Gatwick con destino a Turquía después de decirle a sus padres que salían de casa para dar un paseo.

Una vez en Turquía, las adolescentes cruzaron la frontera a Siria y, tras llegar a la ciudad de Raqqa, permanecieron en una casa con otras mujeres que iban a casarse con radicales islámicos.

Según Begum, días después de llegar a Siria ella se casó con un joven holandés de 27 años que se había convertido al islam y estuvo con él hasta hace dos semanas, cuando abandonaron la localidad de Baghuz, el último territorio del Estado Islámico en el este sirio.

Reino Unido

Shamima Begum en una imagen del 20 de febrero del 2015 cuando viajó para unirse al Estado Islámico en Siria. (EFE).

Su marido, según contó, se entregó a un grupo de combatientes sirios y ella está ahora en un campo de refugiados junto con otras 39.000 personas en el norte de Siria.

Al relatar su vida en Siria, la joven dijo que se trató de "una vida normal, la vida que ellos (los radicales islámicos) muestran en los videos de propaganda. Es una vida normal".

Begum admitió, además, que no le molestó ver una cabeza decapitada que, según ella, era de un "enemigo del islam", y agregó que no está arrepentida de haber ido a Siria.

"No soy la misma escolar tonta de 15 años que huyó de Bethnal Green hace cuatro años. No me arrepiento de haber venido aquí", dijo.

De los dos hijos que tuvo, una niña murió hace un mes con un año y nueve meses, mientras que el otro, un niño, murió hace tres meses con ocho meses de edad.

Las declaraciones de Begum probablemente dificultarán que las autoridades británicas la consideren apta para reintegrarse a la sociedad civil.

El ministro de seguridad británico Ben Wallace declaró al canal Sky News que es "inquietante" que Begum no se arrepienta, y que lo más probable es que ella no sabía en lo que se estaba metiendo cuando fue a Siria.

El pueblo británico, añadió, tiene razón de estar inquieto por el retorno de una persona a un país "que aparentemente odia". Tales personas deben recordar, apuntó, que "las acciones tienen sus consecuencias".

Reino Unido

Kadiza Sultana (izquierda), Shamima Begum (centro) y Amira Abase pasan por un arco del seguridad en el aeropuerto de Gatwick el 23 de febrero del 2015. (AP).

Es posible que la joven enfrente un juicio penal si regresa al Reino Unido. Es ilegal en el país apoyar a un grupo proscrito como el Estado Islámico.

Sin embargo, también es posible que se integre a un programa estatal que ayuda a jóvenes extremistas a dejar a un lado esas ideas y reintegrarse a la sociedad.

Begum le dijo al reportero del Times Anthony Loyd que sabe que probablemente tendrá un recibimiento hostil si vuelve.

"Yo sé lo que todo el mundo opina de mí en mi país porque lo he leído todo en Internet", dijo la joven.

"Pero yo solo quiero regresar y tener a mi bebé. Yo haría lo que sea necesario para regresar y vivir tranquilamente con mi hijo".

Las autoridades británicas calculan que unos 900 británicos se fueron a Siria a sumarse al Estado Islmámico. De ellos, estiman que un 20% pereció y del resto, la mitad regresó.

Fuente: AP / EFE

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada