Max: 26 Min: 19.5
Dólar C: 3,250 V: 3,360
Euro C: 3,976 V: 4,067
Publicidad - Redacción
 
Martes, 31 de enero de 2006
El testigo afortunado

Profesor peruano obtuvo el XIII Premio de Novela Breve Juan March Su obra "Los testigos" fue elegida por unanimidad En la agencia de Carmen Balcells ya leen su segunda novela



MADRID. Una novela borgiana sin disimulo y a mucha honra. Eso es lo que ha querido hacer el profesor peruano afincado en Nueva York Jaime Begazo en "Los testigos", su primera novela. Esta obra le ha merecido el XIII Premio de Novela Breve Juan March. Begazo recibió la dotación del galardón, 12.000 euros (15 mil dólares), la semana pasada en una ceremonia realizada en Palma de Mallorca, sede de la Fundación Bartomolé March, donde también se presentó la edición del libro.

"Los testigos", novela que ya circula por las librerías de España, es la historia de un profesor de literatura en EEUU especializado en Borges que consigue una entrevista con su admirado maestro. En la casa de Borges en Ginebra, el profesor pregunta al autor argentino por un personaje que solo se nombra una vez y de pasada en "Emma Sunz", uno de los cuentos que forman El Aleph. Se trata de Milton Sills. Para explicar la presencia de este personaje, que parece de relleno, Borges dará un giro espectacular a la narración. En España, tras recibir el galardón, Begazo concedió la siguiente entrevista a El Comercio.

¿Cómo surge la trama de "Los testigos"?
Lo tenía en la cabeza desde hace cinco años, cuando un alumno mío, Álex, me hizo notar la presencia de la figura de Milton Sills en "Emma Sunz". Al principio pensé en un cuento largo.

¿Está de acuerdo en que la novela se asemeja en narración y desenlace a lo que sería un escrito borgiano?
Efectivamente. No lo escondo, de alguna manera he tratado de imitar la forma de Borges, hasta su forma de hablar. Tuve cuidado de utilizar palabras que usaría Borges como "faite", frases como "hace la guardia", argentinismos a los que recurriría Borges quien, sin embargo, no hablaba totalmente como argentino. Solamente los que han leído a Borges pueden darse cuenta de todas las claves.

¿Cómo nace su tardía vocación literaria?
Tenía 21 años cuando leí "Rayuela" y desencadenó en mí la crisis existencial y el deseo de irme del Perú. Fue una obra que me afectó muchísimo. Nunca pensé ser escritor, siempre he sido profesor, daba clases preuniversitarias en Perú. Ahora que me han dado un premio voy a escribir más, me siento legitimado.

¿En qué corriente literaria se enmarcaría?
Los periodistas españoles que me han entrevistado continúan con la muletilla del realismo mágico como definición de todo o casi todo lo que se hace en Latinoamérica. Me han preguntado insistentemente si lo que hago es realismo mágico, aunque muchos ni siquiera habían leido la novela. No estoy en ninguna corriente. Este libro me ha salido borgiano porque he querido, insistí en que pongan una foto de Borges en la portada.

¿Qué influencias citaría?
Si tuviera que hablar de influencias, sobre todo en mi próxima novela, tendría que mencionar al Arturo Pérez Reverte de "La tabla de Frandes", "La carta esférica" o "El Club Dumas". También me gusta mucho Antonio Muñoz Molina.

¿Y de la literatura peruana?
Admiro sobre todo al primer Vargas Llosa. Me gustan las obras de Alonso Cueto y Fernando Ampuero.

¿De qué trata su próxima novela? ¿Dónde será publicada?
El original está siendo leído en la oficina de Carmen Balcells. Trata sobre un español que regresa a Colombia 20 años después. Se encuentra allí con una gran sorpresa, que es padre. Otra colección de cuentos podría ser publicada en una editorial de Palma de Mallorca.



Yolanda Vaccaro
Corresponsal
4 Perfil

Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa