FASCINANTE DESCUBRIMIENTO

Pingüino gigante vivió en el Perú hace 40 millones de años

Hallazgo desdice teorías hasta ahora aceptadas por la comunidad científica. Grupo investigador estuvo integrado por peruanos y norteamericanos

Por Gabriela Machuca Castillo

Una investigación de la Universidad de Carolina del Norte divulgada ayer reveló el descubrimiento de dos nuevas especies de pingüinos, las cuales habrían vivido en las costas del Perú hace aproximadamente 40 millones de años. Esta constatación echaría por tierra hipótesis previas en las que se señalaba que la especie había alcanzado zonas cálidas hace tan solo 10 millones de años.

Pero no solo eso. La primera de las nuevas especies halladas, el gigantesco Icadyptes, medía más de un metro y medio de altura y tenía un pico de más de 20 centímetros de largo con forma de puñal. Esta procedería de Nueva Zelanda y tendría una antigüedad de 36 millones de años.

La segunda, el Perudyptes, medía 76 centímetros, era originaria de la Antártica y data de hace 42 millones de años, lo que la hace uno de los seres más primitivos en la historia evolutiva del pingüino.

En conversación con este Diario, Julia A. Clarke, jefa del equipo de investigación de los fósiles, subrayó la relevancia del estudio al afirmar que estos dos eran los más completos descubiertos hasta la fecha y que, por ello, eran vitales en la dilucidación de la evolución y expansión del pingüino. Hipótesis anteriores sostenían que este se habría desarrollado primero en latitudes alejadas del Ecuador y que luego habría migrado a lugares más cálidos, pero hace tan solo 10 millones de años, y no 40 millones, como ahora se sabe.

Las conclusiones del estudio también señalaron que las especies habrían vivido en estas costas en uno de los períodos más cálidos de los últimos 65 millones de años.

Ello no quiere decir, empero, que el pingüino esté preparado para cambios climáticos drásticos, como los producidos por los efectos del calentamiento global. La paleontóloga fue clara al indicar que el que los antepasados de estas aves procedan de zonas cálidas no significa que las actuales estén a salvo.

"Estas especies peruanas son las ramas anteriores de la familia en el árbol genealógico de los pingüinos. Son parientes lejanos de los actuales", explicó Clarke.

TRABAJO EN EQUIPO
Los resultados del estudio fueron publicados ayer en "Proceeding of the National Academy of Science", una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo. Pero aun cuando se distinga como un logro estadounidense, investigadores peruanos tuvieron una participación importante.

En principio, los fósiles fueron descubiertos por un explorador en el 2005, quien luego los donó al Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Tiempo después, este se comunicaría con Clarke para saber si estaba interesada en colaborar con la investigación.

Junto con su colega Daniel Ksepka, Clarke vino a estudiar los vestigios al mismo museo. Los trabajos se hicieron en coordinación con el científico peruano Marcelo Stucchi, bajo el auspicio de la National Science Foundation.

Del consultor: Hallazgo para reflexionar
Por Ernesto Bustamante,
biólogo

El estudio de los investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte rompe el paradigma de la evolución de los pingüinos, que se originó con el descubrimiento de estos fósiles por científicos peruanos en el 2005.

Estas especies peruanas de pingüinos prehistóricos constituyeron el inicio de dos ramificaciones troncales de su árbol genealógico y, comparativamente, vienen a ser primos lejanos de los pingüinos contemporáneos.

No se puede concluir que los pingüinos modernos no se verían afectados por el cambio climático de nuestra era, con base en el hallazgo de que estas aves descienden de ancestros que estuvieron adaptados a vivir en altas temperaturas.

Sin embargo, esto es especialmente cierto, puesto que el patrón de calentamiento global que la Tierra sufre en nuestra época está ocurriendo en una escala de tiempo muchísimo más corta que la que experimentó nuestro planeta hace millones de años. Ese fenómeno no les daría tiempo a las actuales especies de pingüinos a que 'involucionen' y se readapten.