Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en El Dominical

Curiosidades y ansiedades contemporáneas

Comprimidos: Inteligencia artificial, Google y la Guerra Fría

Juan Luis Nugent ofrece las noticias comprimidas de la semana. 

Ciencia

Nuevas pistas para entender cómo es que funcionan los recuerdos y las emociones.

Por: Juan Luis Nugent
Mapas de la mente

El filósofo y gurú de Silicon Valley Jaron Lanier sostiene que el concepto de inteligencia artificial tiene más de marketing que de precisión científica. Explica que para que en efecto pudiera existir algo así deberíamos tener claro qué es lo que se debe reproducir de manera artificial en primer lugar. Dicho de otro modo, para simular el ‘pensamiento’ tendríamos que tener claro cómo se compone este, cuál es la fórmula y la manera de sintetizarlo. Y lo cierto es que, de momento, dichas elucubraciones se mantienen más cerca de la filosofía que de la matemática. Pero hay quienes van por una senda que podría acercarnos a entender en qué consiste la experiencia humana a nivel orgánico.

El profesor Steven Ramírez, de la Universidad de Boston, tiene claro por dónde empezar: la memoria. Es por eso que se ha propuesto la ambiciosa meta de hacer un modelo en 3D de cómo funcionan los recuerdos en nuestro cerebro, comenta en un reciente reportaje de Wired. Años atrás, cuando aún era un estudiante, Ramírez hizo noticia por lograr introducir en el cerebro de un ratón el recuerdo de una experiencia que nunca vivió.

Esta vez, con un proceso similar, el científico busca identificar cuáles son las células del cerebro que contienen los componentes emocionales de un recuerdo. Una vez logrado esto, la idea es estimularlas para ver el impacto positivo o negativo que pueden tener en la memoria sobre un episodio determinado.

Lejos de paralelismos con la ciencia ficción contemporánea, Ramírez asegura que el propósito de este emprendimiento no busca encaminarnos hacia un mundo en el que los recuerdos puedan ser manipulados como el código de un software.
En un futuro no muy lejano, de hecho, estos hallazgos permitirán desarrollar fármacos más eficaces para el tratamiento
de enfermedades y padecimientos mentales. Y eso sí es un
artificio inteligente.

Google

¿Por qué Google no nos hace más fácil conocer todo lo que sabe de nosotros?

Gran hermano de compras
​​​En el escándalo por la forma subrepticia en la que se manejan los datos personales en la web, Google ha pasado piola hasta ahora. Como sugiere un artículo de The Verge, esto sucede porque sus servicios —calendarios, correos electrónicos, mapas— son ‘útiles’ para millones de personas y Google los da gratis, aun cuando sabemos que a cambio está construyendo una base de datos sin parangón en la historia. Una nota en CNBC, sin embargo, advierte de las graves implicancias que esto puede tener en nuestras vidas. Pruébelo usted mismo. Ingrese a www.adssettings.google.com y podrá ver las diversas compras que ha realizado por internet; o a https://myactivity.google.com y podrá encontrar el historial de sus búsquedas en internet. Y si va a www.google.com/maps/timeline verá todos los lugares que ha visitado. Aunque es posible modificar las configuraciones de privacidad de estos registros, no deja de sorprender por qué Google no comunica esto con la misma eficacia con la que nos vende publicidad a diario.

Guerra fría

Recientes hallazgos nos recuerdan los orígenes sexistas del aire acondicionado y el impacto que tiene en el desempeño de las mujeres.

Guerra fría 
Cuando se inventó el aire acondicionado se asumió que hombres y mujeres sentíamos calor por igual. Claro, esto fue en una época en la que la presencia masculina en los trabajos siempre excedía a la femenina. Sin embargo, como recuerda el New York Times se sobreestimó la temperatura del cuerpo femenino hasta en un 35 %. Pero esto no solo es un tema de comodidad y reivindicaciones de género. Un reciente estudio publicado en PLOS One ha encontrado que la productividad y el desempeño intelectual del personal femenino son más altos cuando la temperatura del ambiente de trabajo es ligeramente más alta. 500 individuos, hombres y mujeres, fueron sometidos a una serie de pruebas de razonamiento verbal y matemático bajo distintas temperaturas. Salomónicamente, los resultados revelan que, si encontramos ese punto medio en el termostato del aire acondicionado en el que nadie se queja, es probable que todos estén un poco más felices. Incluyendo a los jefes.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada