Módulos Temas Día

Todos trabajan para Keiko, por Enzo Defilippi

“En estas circunstancias, una de las pocas cosas que podría salvar a Keiko de la debacle es cooptar a Martín Vizcarra y reemplazar al presidente Kuczynski con él”.

Enzo Defilippi Profesor de Pacífico Business School

keiko

"Tengo la impresión de que el resto de congresistas que apoyan la moción (con excepción de los tres del Apra aliados con el fujimorismo) lo hacen más por figurettismo o para poder subirse al carro en caso la vacancia se produzca que por convicción". (Foto: El Comercio)

Como era previsible, el indulto a Alberto Fujimori cambió radicalmente el panorama político peruano. Hasta ese momento, su hija Keiko era la candidata con mayores posibilidades de ser presidenta en el 2021 (o antes, si prosperaba la anterior moción de vacancia). Hoy ya no es así. Tanto las investigaciones de la fiscalía y la comprobación de que su campaña recibió financiamiento de Odebrecht como la influencia de su padre entre sus votantes han generado una sostenida caída de su popularidad cuya tendencia pocos creen que pueda revertir. Esto, muy probablemente, incentivará la renuncia de más congresistas y generará un efecto aun más perjudicial para ella, pues su única estrategia (si aceptamos llamar así a lo que ha estado haciendo su partido) ha consistido en usar y abusar del poder que le otorgaba controlar una contundente mayoría parlamentaria.

En estas circunstancias, una de las pocas cosas que podría salvar a Keiko de la debacle es cooptar a Martín Vizcarra y reemplazar al presidente Kuczynski con él. Solo la discusión nacional que produciría la vacancia sería suficiente para desviar la atención de sus problemas judiciales (algo especialmente conveniente en un año electoral) y la amenaza de regresar a la cárcel pondría en jaque político a su padre. Además, siempre existe la posibilidad de que controlando el Ejecutivo se pueda ejercer algún tipo de influencia en la fiscalía.

¿Por qué Vizcarra pactaría con Keiko? Porque sin bancada una eventual presidencia suya sería inviable y ningún otro partido está tan desesperado como para ofrecerle lo mismo. De hecho, ya circulan rumores de que el acuerdo estaría cerrado. El elocuente silencio de Vizcarra y el súbito cambio de opinión de los congresistas keikistas sobre él (que ahora le ven condiciones de estadista cuando antes lo acusaban de corrupto e incompetente) refuerzan estos rumores.

Siendo esta la situación, cabe preguntarse por qué los demás partidos están dispuestos a apoyar una destitución que más que darle la estocada final a un gobierno políticamente moribundo le salvaría el pellejo a su principal adversario político. En mi opinión, por miopía, piconería y conveniencia.

Marco Arana, por ejemplo, parece estar tan desesperado por mostrar algún tipo de protagonismo que le permita ganarle el liderazgo a su archirrival de la izquierda, Verónika Mendoza, que no le importa hacerle el juego a su archirrival de la derecha, Keiko Fujimori. Los congresistas de Nuevo Perú, por otro lado, parecen estar tan picones por haber servido de tontos útiles del oficialismo (cuando creyeron que no habría indulto), que ahora no se hacen problemas para servir de tontos útiles del keikismo. No veo qué gran ventaja les puede generar la vacancia cuando ya no hay manifestaciones populares exigiéndola. Y tengo la impresión de que el resto de congresistas que apoyan la moción (con excepción de los tres del Apra aliados con el fujimorismo) lo hacen más por figurettismo o para poder subirse al carro en caso la vacancia se produzca que por convicción. La legalidad del proceso y sus consecuencias sobre el bienestar de los peruanos es lo que menos parece importar en este deprimente juego de intereses subalternos.

Dicen que nadie sabe para quién trabaja. En este caso, al menos, eso está bien claro.

Tags Relacionados:

Keiko Fujimori

Vacancia

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada