Los expertos recuerdan que los niños con sobrepeso y obesidad no solo corren el riesgo de sufrir enfermedades, sino también enfrentan un problema de salud mental: el ‘bullying’.
Los expertos recuerdan que los niños con sobrepeso y obesidad no solo corren el riesgo de sufrir enfermedades, sino también enfrentan un problema de salud mental: el ‘bullying’.
Lourdes Fernández Calvo

Si está pensando en regalar dulces en cantidades a los niños esta semana, piénselo dos veces. En el Perú, no solo la anemia y la desnutrición afectan a los menores. Un creciente problema de salud pública está generando preocupación: el exceso de grasa acumulada que se manifiesta en el sobrepeso y la obesidad infantil

Según el Ministerio de Salud (Minsa), la tendencia ascendente se presenta en los niños de entre 5 y 9 años. Las cifras del Observatorio de Nutrición y de Estudio del Sobrepeso y Obesidad del Minsa revelan que tres de cada diez niños de esa edad (32,2%) tienen una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. En el caso específico de obesidad, el aumento ha sido bastante marcado: pasó de 7,7% en el 2007 a 14,8% en el 2014. 

“Hay una tendencia en este grupo de niños que claramente seguirá en aumento”, alerta Jorge Hancco, médico con especialidad en salud pública del Minsa. 

Entre los niños y adolescentes de entre 10 y 19 años también hay un incremento ligero: uno de cada cuatro adolescentes de esa edad presenta grasa excesiva corporal. La diferencia entre hombres y mujeres es mínima. 

“También hay diferencias geográficas, los niños de entre 5 y 9 años de la costa sur y centro tienen mayor obesidad que los niños de la sierra norte, por ejemplo. Solo en Lima Metropolitana el 28,6% de niños son obesos”, agrega el doctor del Minsa. 

Menos es más

El incremento de niños con obesidad y sobrepeso no es exclusividad del Perú. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con exceso de grasa corporal.

Para Vivian Pérez, experta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta tendencia mundial es alarmante debido al consumo masivo de productos procesados con alto valor calórico y pobre valor nutricional, como las golosinas y las gaseosas. 

Pérez afirma que una de las causas de la obesidad infantil es la deficiente educación nutricional que tienen los padres, así como la falta de un buen sistema de etiquetado nutricional en los productos. “Con el sistema de octógonos nutricional que tiene Chile, y que recientemente se aprobó en el Perú, se ha podido reducir el consumo de gaseosas, por ejemplo”, agrega. 

El Minsa ha identificado otros dos factores de riesgo: la inactividad física y las loncheras escolares. Según el doctor Jorge Hancco, el apego de los menores a los videojuegos y la computadora debe ser reemplazado por actividades al aire libre y deporte. 

Con la Ley de Alimentación Saludable, además de incorporarse el sistema de los octógonos en los alimentos procesados cuyo contenido de sodio, azúcar y grasas saturadas exceda los parámetros establecidos, también se estableció la creación de los quioscos saludables en los colegios públicos del país. Según el Minedu, esta medida está camino a implementarse. 

Los expertos recuerdan que los niños con sobrepeso y obesidad no solo corren el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer, sino también enfrentan un problema de salud mental: el ‘bullying’.

Síguenos en Twitter como