Módulos Temas Día

Más en Puno

Conoce la historia de la productora peruana de café que ganó premio mundial

Desde el 2004, Vicentina Phocco Palero se dedica a la producción de café en el distrito de Alto Inambari, en la región Puno. Su esfuerzo y perseverancia le ha dado resultados

Conoce la historia de la productora peruana de café que ganó premio mundial

Vicentina Phocco, junto a su esposo Pablo Mamani Apaza, se dedica a la plantación de cafetales desde el 2004. (Foto: Devida)

Devida

Antes de dedicarse a la producción de café, Vicentina Phocco Palero 
realizaba labores domésticas en su casa, ubicada en el distrito de Alto Inambari, provincia de Sandia, en la región Puno. Su esposo trabajaba eventualmente en la mina. El ingreso que percibía la familia apenas les alcanzaba para sobrevivir.

Fue en el año 2004 que Vicentina, junto a su esposo Pablo Mamani Apaza, decidió dedicarse al cultivo de café en su terreno situado en el valle del citado. Así nació el café marca "Quechua".

“Este oficio lo heredamos de mi suegro, aunque a mi esposo no le gustaba trabajar en la chacra, pero poco a poco se acostumbró y empezamos a cultivar café con el apoyo de las Naciones Unidas”, narró Vicentina Phocco.

Vicentina tenía la idea de convertirse en una de las mejores productoras de café. Luego de varios años, el esfuerzo de la productora puneña fue reconocido en la feria Global Specialtu Coffee EXPO Seattle 2018, en Estados Unidos, donde ganó el premio al mejor café de calidad.

Los granos de café que llevaron a Vicentina a ganar este galardón son cultivados en un área de tres hectáreas y medio, donde ella trabaja 10 horas al día haciendo limpieza de malezas y el control de plagas. Nos contó que solo pueden cosechar en cada luna llena. “Quiero seguir adelante, y exportar a otros países para educar a mis hijos”, dice Vicentina.

El volumen de su producción alcanza a 20 quintales por hectárea y los vende a $360 el quintal, y sus ventas las canaliza a través de la Central de Cooperativas Agrarias Cafetaleras de los Valles de Sandia (Cecovasa). “Nosotros vivimos del café”, refiere la productora puneña.

Cuando el reloj da las 3 a.m., Vicentina sabe que es inicio de su larga jornada. Ella se levanta a esa hora para preparar sus alimentos, y a las 7 a.m., junto a su esposo, se dirige hacia su chacra a través de un accidentado camino de herradura en el que tienen que caminar por 30 minutos. El Esfuerzo es grande, pero vale la pena.

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Tags Relacionados:

café

Puno

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada